Archivo del sitio

Igualdad y 8 de Marzo

Hoy, Día de la Mujer Trabajadora, he oído un argumento para no secundar paros, movilizaciones y, en definitiva, estar en contra de todas las reivindicaciones desarrolladas por colectivos feministas, sindicales y sociales que me ha llamado poderosamente la atención. La frase que me ha hecho dar la vuelta y prestar oídos ha sido literalmente:

“Yo no quiero ser igual que los hombres, ellos son hombres y nosotras mujeres y somos por naturaleza distintos.”

La aseveración la hacía una mujer. Me gusta fijarme es estos detalles, prestar atención a las situaciones que se desarrollan en mi entorno y en algunas ocasiones ponerme en el lugar de la otra persona e incluso analizarlas.

La cuestiones que se me plantean son: ¿Hay un error conceptual?, ¿es un problema de educación?, ¿social?, ¿lenguaje, quizá?; está claro que para mí, se nota en la negatividad de las preguntas, es un problema y algo realmente pernicioso. Entiendo que la secuencia de preguntas deberían estar formulada al revés, al menos me parece que gana sentido empezar por la última.

Sí, el lenguaje es nuestro instrumento indispensable para comunicarnos, el problema es cuando o no sabemos o no queremos utilizarlo correctamente. Estoy totalmente de acuerdo que las mujeres no quieran ser como los hombres, como los hombres no quieren, seguro, ser como las mujeres. Cada sexo tiene sus diferencias, ya sean puramente anatómicas, sensitivas o,  como en muchos casos, culturales. Cuando se habla de igualdad claramente no se refiere a que los hombres nos feminicemos ni las mujeres se masculinicen. Parece una tontería aclarar esto pero la persona a la que escuché esa frase se refería a eso. Tener un par de dedos de frente, o no querer caer en errores conceptuales, no dejarse arrastrar por los hábitos enraizados en nuestras culturas, no permitir que la longeva dictadura del patriarcado siga determinando los roles de hombres y mujeres haría que no hiciese falta clarificar el término Igualdad cuando se refiere a género.

Cuando decimos Igualdad y nos referimos a género, ahí puede agarrarse alguien interesadamente, no necesitamos seguir escribiendo lo que todos deberíamos conocer y que por sabido escatimamos, como son los términos: derechos, oportunidades y obligaciones. Quizá para evitar este tipo de argumento interesado no deberíamos dar por hecho nada y ser más claros. Hablamos de Igualdad de Derechos para mujeres y hombres, Igualdad de Oportunidades e Igualdad de Obligaciones para hombres y mujeres. Que no haya lugar a duda, que no dé lugar calculadoras y torticeras interpretaciones, la Igualdad que se reclama es clara y justa, es una cuenta pendiente que se debe pagar con intereses de un capital ya amortizado en siglos de explotación y expoliación del hombre a la mujer.

Aclarar algo que en el siglo XXI debería ser tan evidente me hace sentir extremadamente frustrado. No sé si por eso he tenido la necesidad de poner negro sobre blanco algo que al releerlo me hace incluso sonrojar.

 

1200px-Igualtat_de_sexes.svg.png

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 11.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 23.000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 5 Film Festivals

Haz click para ver el reporte completo.