Archivo del sitio

iPad

He leído la noticia de que El iPad estará por fin en el mercado estadounidense el 3 de abril, según noticias de la propia Apple, en España a final de ese mismo mes.

Apple espera vender en su país de origen 1,5 millones de estos ordenadores, aunque la consultora Gartner pronostica que las ventas en todo el mundo podrían superar los diez millones de unidades. Esto último me sorprende realmente, parece que todo lo que toca Apple o Steve Jobs se convierte en oro. La presentación del iPad en su momento fue tremendamente mediática, como todo lo que hace esa compañía. Parece que cada vez que presenta un nuevo artilugio media humanidad cree que va a ser la presentación de alguna nueva vacuna, algún medio de acabar contra el hambre, contra el cambio climático o que va a ser la panacea para acabar con todas las guerras, Steve Jobs no va a presentar nunca el Santo Gríal. Pero, he aquí que leo la noticia de que el nuevo Gadget de Apple va asalir al mercado en unos días y estoy escribiendo sobre la noticia y sobre el aparatejo en cuestión. La noticia al margen de fechas decía lo siguiente:

En la nota oficial de la compañía no se informa de cambios en el aparato anunciado por Steve Jobs en enero. Desde entonces se había especulado con que el iPad incluyera una cámara, dispositivo que se echaba en falta. Sí ha anunciado que la tableta será compatible con “casi todas” las aplicaciones del teléfono iPhone y del reproductor multimedia iPod (más de 140.000).
En palabras de Jobs, el iPad, está “a medio camino entre el teléfono y el portátil”. Es un navegador de Internet, un reproductor multimedia para escuchar música o ver vídeos y películas; una consola de videojuegos y un lector de libros electrónicos con pantalla a color. Por supuesto, táctil y en pantalla de 10 pulgadas (25,4 centímetros).
La presentación en enero tuvo disparidad de críticas. Las más escépticas vinieron del lado de la competencia, como Bill Gates (Microsoft) o Satoru Iwata (Nintendo). Ninguno de los dos mostró asombro o preocupación por el nuevo aparato. Sin embargo, los analistas prevén que la salida del iPad tendrá una inmediata repercusión en la bajada de precios de aparatos de su gama, no sólo en los libros electrónicos, sino también en los netbooks, los miniportátiles que han animado el mercado en los últimos años y que cuestan unos 250 euros.

Ahora mis reflexiones se centran en el cacharro en sí y qué va a aportar al universo tecnológico en el que estamos imbuidos. De momento es extraño pensar en cómo cambiamos un aparato pequeño y que funciona bien, como el iPod Touch por uno grande y que tiene carencias, es como cambiar los nuevos portátiles por la antiguas salas de ordenadores, inmensas, con la misma o menor capacidad de computación.

Evidentemente no tengo un iPad, creo que tampoco lo voy a tener, por lo que he podido leer no va cubrir ninguna de las posibles “necesidades” tecnológicas que me puedan surgir. Los dispositivos electrónicos al fin y al cabo, a parte de caprichitos, son herramientas que deben hacer nuestra vida un poco más sencilla, cómoda o, al menos, más divertida. No entiendo de activistas en pro o en contra de una determinada marca, seguidores fieles de una línea de trabajo o de la mercadotecnia de una compañía que sólo debería dar servicio tecnológico, no entiendo a los hooligans, ni en los deportes como el futbol ni en tecnología, que también los hay. Los seguidores de los gurús al final son los más manejables, maleables y manipulables.

Qué nos ofrece el iPad y por qué no tengo intención de comprarlo, pues según el artículo y las presentaciones de Steve Jobs, es un todo en uno. Pero realmente es un todo en uno válido? Yo creo que no, y eso es lo que me gustaría indicar.

El  iPad no me ofrece absolutamente nada nuevo que necesite y tampoco resulta un reemplazo para ninguno de los aparatos que ya tengo. El iPad no es un ordenador, ni siquiera un tablet a pesar de lo que se diga no es una herramienta adecuada para correr programas pesados, no es un eReader, aunque quiera sustituirlo ya que no tiene tecnología adecuada en la pantalla y al cabo de unos minutos acabaríamos con los ojos rojos (hasta mi Sony Prs-505 me da mejores prestaciones), no tiene teléfono, ni cámara, el básico no tiene ni acceso a Internet por 3G, es un dispositivo muy grande para llevarlo por la calle simplemente para ver películas y fotos. Además hablamos de películas y vemos que aunque es capaz de reproducir HD con la capacidad de almacenamiento que tiene, 16-64 Gb,  no permite tener almacenadas más que unas pocas películas en ese formato. Apenas dispone de puertos de conexión, ni siquiera HDMI.

Da la sensación de que en vez de un avance tecnológico es un retroceso, hace básicamente lo mismo que un iPod Touch, pero es más voluminoso. Definitivamente, a pesar de que miles de seguidores de Apple harán colas para conseguir los primeros dispositivos, iPad no estará en la lista de cacharros que pulularan por mi casa.

Anuncios