Archivo del sitio

Manipulación (noticia local)

Hoy me he encontrado saliendo hacia el trabajo un tráfico inusual a las 7 de la mañana. ¿Atascos tan temprano?, ¿huelga de Metro? Sí, hoy había convocado paros en el Metro de Madrid. Lo que nadie dice es que para fomentar el atasco y que haya una mayor repercusión mediática demonizando las acciones promovidas por los maquinistas del Metro de Madrid es que alguna mente preclara ha decidido cambiar la frecuencia de los semáforos (al menos en mi trayecto habitual así ha sido). Con el cambio de frecuencia, reduciendo sustancialmente el periodo de paso (semáforo verde) en las vías principales y a poco que hubiera algo más de tráfico da como resultado atascos inducidos.

Esta manipulación claramente malintencionada se ve además refrendada por la mala prensa que ya titula lo que quieren que ocurra aunque en el desarrollo de la noticia se contradigan ellos mismos. Vemos en la gacetilla “El País”, cada vez más tendenciosa, titula que la huelga de Metro de Madrid provoca problemas en la hora punta y un poco después asegura que no hay balance de los paros y que la situación es como la de cualquier viernes habitual.

Ahora a criticar las acciones emprendidas por los trabajadores del Metro y la mala gestión del equipo de Carmena. Todo bien organizado para, una vez más, influir en la opinión de todos nosotros y nosotras. De lo de Urdangarín ni hablo….

elpais1

Este viernes ha comenzado el calendario de huelgas convocado por el sindicato de maquinistas de Madrid. El colectivo de ha anunciado parones parciales que se dividen en tres turnos: de 06.05 a 8.40 horas; de 13.20 a 16.25 y de 17.00 a 19.55. La empresa pública, que depende del Gobierno autonómico, ha fijado unos servicios mínimos del 65% en esas franjas horarias. Los paros parciales se extenderán al próximo lunes y a todos los siguientes viernes hasta llegar a un acuerdo. La huelga, según ha subrayado el sindicato profesional, afectará a todas las líneas de Metro sin excepción. Te estamos contando en directo el desarrollo de la huelga de los maquinistas.

elpais2.png

 

Manifestación 27 de Julio…quizá no todos rememos en la misma dirección

En estos tiempos de crisis, de recortes injustos y antisociales la población española parece que empieza a reaccionar, a moverse, a manifestar su disonformidad y expresar su descontento, su indignación. El camino que sigue el gobierno, ahogando sin piedad a los más desfavorecidos, incidiendo en penalizar más a los que menos tienen y, en cambio, respetando y favoreciendo a los que más podían aportar, a los que han originado la situación en la que hoy nos encontramos está por fin encontrando respuestas incluso de aquellos que hace no tanto tiempo se sentían protegidos y aletargados pensando que con ellos no iba esta historia. Es alentador ver a la gente protestar en la calle, luchar en contra de este sistema injusto gobernado por unos pocos, por los llamados mercados o por los intereses económicos que manejan el sistema, que no son los elegidos por el pueblo, ya vemos que estos últimos son sólo su brazo ejecutor. En todo ese maremagnum de protestas y manifestaciones hay de todo como en botica, en general todas me merecen el mayor de los respetos, algunas incluso las considero referentes como la de los profesores en contra de os recortes en la enseñanza pública o la más reciente, que ya he mencionado en alguna entrada anterior, de los mineros. Pero alguna tiene cierto tufillo, tengo la impresión que aprovechando la coyuntura algunos grupusculos intentan desestabilizar el sistema, no en el camino de mejora que a mi me gustaría si no por el contrario incidiendo en teorías más conservadoras disfrazándolas de progresistas.
En concreto quiero hablar de la convocatoria del próximo día 27 de Julio. Se está convocando por Internet, ya sea por mensajes y/o redes sociales , una manifestación en contra de las subvenciones a partidos políticos, sindicatos, reducción de los cargos públicos, disolución del senado…. Aparentemente suena bien, todos estamos cansados de aquellos representantes públicos que se aprovechan de sus cargos y se suben salarios, que reciben subvenciones, de determinadas duplicidades, algunos de los puntos que se encuentran en la misiva son muy razonables.
Pero el fondo del asunto es ciertamente sospechoso. Extrañamente el discurso coincide con el de la presidenta de la Comunidad de Madrid, se corresponde con algunas de las mejoras que el Tea Party español hace suya. Parece que le interesa volver a un centralismo rancio, quizá en un poder más concentrado, menos partidos minoritarios, más poder para el gobernante único, beneficiar aún más, si cabe, el bipartidismo y el gobierno claro de centro-derecha muy contrario al estado del bienestar que desearíamos gozar y por el que han peleado partidos de izquierdas (ahora minoritarios) y sindicatos. En época de Franco todo el poder recaía en una persona, quizá están pensando en algo parecido.
La realidad desmonta algunas de sus premisas, de todos los cargos electos de nuestro país sólo un porcentaje tiene salario no simbólico. Otra cosa son temas de corrupción y mal uso de ese estatus. Evidentemente algunos de los puntos como he dicho son razonables, otros son directamente falacias.
Es altamente curioso que en el paquete de privilegiados a los que hay que recortar no aparezcan ni la iglesia, ni la casa real, ni el ejército, ni se hable de las grandes fortunas, ni de corrupción. Por supuesto no habla nada del origen de la crisis, de ese sistema capitalista del que muchos se están aprovechando, de la insultante avaricia y codicia de los bancos, de esas grandes fortunas que los maneja.
Da la impresión de que esa convocatoria puede tener al menos un par de orígenes:
-De algunos que se quedan en lo anecdótico, que sólo ven la punta del iceberg y que emplean consignas manidas y tendenciosas para recabar seguidores poco informados o simplemente desesperados.
-De neofascistas, Tea Party español o similares que se aprovechan de la coyuntura para sacar aún más partido de la crisis, desviando la atención de los objetivos a combatir y de paso incidir en minar aquellos elementos del sistema que no les agrada como puede ser partidos de izquierda o sindicatos ya que van contra sus intereses.
En cualquiera de los casos, si bien son distintos por su transfondo siendo uno de ellos generado por una falta de rigor y el otro por un interés peligroso, seguro que hay muchísima gente que con buena fe seguirá esas directrices y convocatorias. yo creo que hay que saber distinguir qué se pide, cuál es el objetivo de nuestras reivindicaciones, cuál es el camino de la lucha, nuestros enemigos. Ser beligerantes pero con conocimiento y no seguir cualquier bandera. A veces el sistema es tan inteligente que puede sacar frutos de los movimientos que aparentemente van en su contra, dirigiéndolos y manipulándolos. Me sigo asombrando de lo actual que es y será Maquiavelo.

Huelga General 29 de Marzo

Se ha escrito mucho acerca de los motivos para rechazar la nueva reforma laboral, o lo que es lo mismo para rechazar el nuevo ataque de los mercados-estados-sistema a los derechos de la mayoría de las personas, trabajadoras y trabajadores en activo o no, perpetrado por el gobierno (en este caso el del PP, en otras ocasiones el del PSOE). En este mismo blog he escrito acerca de la reforma laboral y de lo que siginificaba.Ver reforma laboral otra vuelta de tuerca

Hoy sólo hay que hacer una entrada muy clara, muy escueta, simplemente quiero manifestar mi apoyo a la acción planteada por los dos sindicatos mayoritarios CCOO y UGT. A esta convocatoria de Huelga General también se han unido más de 1000 asociaciones  y espero que sea secundada ampliamente.

La reforma laboral es uno más de los recortes que está realizando el gobierno del PP al albur de la necesidad de atajar la crisis económica mediante el desmantelamiento del estado de bienestar. Pasado mañana, ligado a los nuevos Presupuestos Generales del Estado, encontraremos que han dado una nueva vuelta de tuerca y que han limitado o eliminado determinados servicios a la ciudadania alegando que es menester ajustar los presupuestos, cumplir el objetivo de déficit marcado por la Unión Europea, negando la mayor que es que el gobierno es, o debería ser, gestor de recursos y bienes del estado al servicio de sus conciudadanos. Si mañana hay un seguimiento masivo de la Huelga y de las posteriores manifestaciones estamos poniendo unos primeros cimientos para evitar que ese sea el camino que transite el gobierno, que vea que hay un clamor popular en contra de esas medidas y con ello consigamos frenar su desaforada insaciabilidad. El gobierno, títere de los mercados y cómplice necesario, ha de ser puesto en su sitio, debemos parar las continuas agresiones y marcarle alternativas viables para que esta estafa, a la que se nos está sometiendo, sea desenmascarada, juzgada y condenada.

Uno de los índices que se manejan para constatar la repercusión de la Huelga, además del conteo de los participantes que suele ser muy dispar en función de la fuente, son los datos de consumo. En concreto, el más  relevante es el de energía aunque el consumo en general también se suele considerar. Por ello mañana además de no ir a trabajar y participar en las manifestaciones convocadas sería muy interesante tener en cuenta lo siguiente:

  • Reducir a la mínima expresión el consumo de energía, de agua o de gas.
  • Procurar realizar sólo las llamadas telefónicas imprescindibles
  • No utilizar Internet
  • No poner combustible a nuestros vehículos
  • No consumir nada en locales comerciales, no comprar, no acudir a locales de ocio, recuerda que es un día de Huelga y todo debería estar cerrado.
  • En definitiva CERO CONSUMO

Reforma Laboral, otra vuelta de tuerca

Las algo más de 60 páginas que constituyen el Real Decreto 3/2012 suponen un compendio de agresiones a los trabajadores y trabajadoras, tanto para los que tienen un empleo actualmente como para los parados, que, salvo contadas excepciones, no verán una mejora en sus expectativas de conseguir un puesto de trabajo y mucho menos a partir de ahora con unas condiciones dignas. Es una oda a lo precario, a la desregulación, destruye, aniquila derechos, tiende con inquina la balanza de las relaciones laborales hacia el ya pesado plato de la patronal. Tiende a convertir la mano de obra en un mero instrumento de producción, pisotea derechos, cercena las mínimas seguridades y estabilidad necesarias. Sin ser adivino, ni gurú, no va a suponer creación de empleo, todas las partes conocen eso, quizá pueda suponer un trasvase de empleo estable a empleo precario, de empleo de personas de más de 40 años a empleo de jóvenes. Puede que en el mejor de los casos la población activa se rejuvenezca, pero originará claramente dramas sociales, personas que en el final de su vida laboral perderán el puesto de trabajo y no tendrán ninguna expectativa de volver al mercado laboral. Personas que mal vivirán en los últimos años de prestaciones sociales hasta alcanzar una jubilación menguada porque en los últimos años no han cotizado. Los nuevos contratos con indemnización nula para muchos durante el primer año, sin indemnización ni causa necesaria de despido puesto que estarán en periodo de prueba, hará que el mercado laboral se pueble de asustadizos trabajadores siempre amenazados por la Espada de Damocles de la pérdida del recién adquirido puesto de trabajo. La macabra broma de regularizar las causas de despido objetivo supone que las empresas con ganancias netas podrán deshacerse de empleados si sus expectativas de crecimiento no se corresponden con las previstas, reducir ganancias, no ya entrar en pérdidas, legitima al empresario para descargar plantilla indemnizando con 20 días por año trabajado. En ese sentido deja de tener relevancia los 33, o antiguos 45, días por año trabajado de indemnización cuando el despido era declarado improcedente, es decir, cuando el empresario sin causa justificada sacaba fuera del mercado laboral a algunos de sus empleados, ahora encontrar causas objetivas será sencillo. En esas condiciones los empresarios tendrán, a partir de la entrada en vigor del real decreto, trabajadores y trabajadoras más sumisos, ellos los denominarán más productivos, personas con miedo a exigir derechos, a protestar cuando las condiciones laborales no sean las adecuadas, personas que estarán sometidas, aún más si cabe, a las arbitrariedades y los caprichos de los empresarios. Sin miedo a exagerar damos un paso hacia una semiesclavitud encubierta, volvemos al “si señor”, al caciquismo de hace dos siglos.

Aunque el foco de las discusiones y de los recelos se ha centrado en la forma de salir de la empresa, es decir el despido, eso no es lo más trascendente en este Real Decreto. Efectivamente ha sido una reforma agresiva, no por la profundidad de los cambios, que también, si no por el  violento y ofensivo ataque a los trabajadores y trabajadoras en aspectos tan esenciales como la desregularización de las condiciones de trabajo, de salario, de negociación. Esta ley es un atentado contra los derechos de los trabajadores y trabajadoras en el sentido de que no sólo no se tendrá estabilidad en el empleo, fundamental, si no que además no se tendrá estabilidad en las condiciones laborales, el descuelgue de los convenios que ya ha sido caballo de batalla en otras negociaciones es un hecho sin ambigüedades en esta ley. El Convenio Colectivo pasa a ser papel mojado, sólo cuando la empresa vaya bien, mejor dicho, cuando el empresario decida que es oportuno conservarlo, los acuerdos entre trabajadores y empresario se mantendrán. El empresario tendrá casi manos libres para cambiar las condiciones pactadas, y aquí conocemos los distintos tipos de empresas y empresarios. No porque pensemos que los empresarios son malos por naturaleza, si no porque su objetivo claro es obtener ganancias, tener beneficios, son insaciables en ese sentido, y los trabajadores y trabajadoras con derechos son para ellos son un mal necesario y cuantos menores sean las responsabilidades que adquieren para con ellos mejor. En este sentido el gobierno del PP da una vuelta más de tuerca obligando a los negociadores de los convenios colectivos a dotarse de mecanismos de arbitraje, imagino que antes de crear una ley de huelga que seguro hace en los próximos meses, con el fin de evitar conflictos cuando al empresario se le ocurra olvidarse de las condiciones pactadas en Convenio. Si no se llega a acuerdo con los representantes de los trabajadores habrá un procedimiento de arbitraje, todo menos llegar a las pocas medidas que tienen los trabajadores y trabajadoras para incidir en el cambio de paso en una negociación, una de las pocas herramientas y además es una que a ningún trabajador le gustaría utilizar, la huelga. Con esta ley además de dejar las manos libres al empresario para hacer y deshacer en su empresa, se menoscaba el trabajo de los representantes de los trabajadores y además se tiende a evitar la que se utilice alguna de las herramientas de defensa de los derechos o de las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras dejando en última instancia la decisión a personas externas, a jueces seguro que del tipo que declara no culpable al honorable Camps y declara culpable al rojo Garzón.

También en este real decreto se da vía libre a los empresarios para solicitar y ejecutar EREs, hasta ahora la autoridad laboral debía autorizar esta medida excepcional para adecuar la carga de trabajo a la capacidad de la empresa, para autorizar los despidos colectivos. Hasta la aprobación de esta ley era necesaria como digo la aprobación de la administración, para evitar conflictos de todos era sabido que era más sencillo la autorización de un ERE ya fuese de suspensión temporal de empleo como de extinción si había acuerdo entre el empresario y la representación legal de los trabajadores. Eso suponía llegar a pactos beneficiosos para los trabajadores y trabajadoras, al menos limitaba considerablemente los efectos que el ERE podía producir. A partir de ahora tendremos EREs mucho más conflictivos sin duda en las empresas donde haya una representación de los trabajadores con fuerza y habrá una mayor precariedad y desamparo en el resto de empresas. Los trabajadores y trabajadoras pasan a ser meros espectadores de las decisiones del empleador. Mucho se habla de las condiciones de las relaciones empresas-trabajadores en los países más desarrollados de Europa, se habla de que el mercado laboral español es muy rígido, ahora se da manga ancha a los empresarios y se niega el poder de negociación a los representantes de los trabajadores. No se dice en cambio que en países como Alemania los representantes de los trabajadores tienen sindicatos unitarios sectoriales con unas infraestructuras y un poder de negociación tal que incluso en algunos casos son coparticipes en las decisiones empresariales, tienen voz y voto en las juntas directivas, existe la cogestión. Desde esos mismo países se nos acusa de rigidez y se pretende que nos convirtamos, aún más si cabe, en un corralito de mano de obra barata y sin derechos para el beneficio de las grandes multinacionales que tienen sus cuarteles generales en esos países que lideran las economías mundiales. Qué mejor que tener dentro de su influencia geográfica mano de obra barata y sin derechos para el mayor beneficio de sus empresas.

El decreto ley da para escribir mucho más, aquí sólo estoy trasladando mis primeras impresiones, es un documento que no tiene desperdicio y espero que haya mucho debate en la sociedad y una respuesta adecuada a este atentado tan alevoso como inútil si lo que pretende, que no, es minorar la lacra del desempleo. Salvo los más ciegos y acérrimos seguidores del PP espero que el resto sea capaz de ver a donde nos lleva este gobierno. De momento tampoco han hecho nada que me sorprenda, son políticas de derecha, sus políticas, que sólo puede desconcertar a los que viven en los mundos de Yupi y se hayan dejado encandilar por unos cantos de sirena embaucadores y tramposos. Siempre digo que un currito que vote a la derecha, y soy consciente que han sido muchos millones, es que sólo tiene el perdón de la ignorancia, que es muy osada, pero a veces hasta esa comprensión se la negaría.

Hay muchos más puntos para analizar pero esto empieza a ser un tocho muy largo para una entrada, ahora queda hablar someramente de la respuesta. Hablan de una Huelga General, yo creo que les importa una mierda al gobierno y a esos mercados a los que tanto debemos una Huelga General ahora. Un gobierno recién elegido está demasiado entero como para que una medida de ese tipo le cause la mella necesaria. Los mercados, el mismo gobierno, tienen asimilado la posibilidad de esa Huelga y las pérdidas económicas que le vayan a causar. Evidentemente si hay una convocatoria de Huelga General la apoyaré, pero creo que ahora tal y como están las cosas sólo sería una medida para que algunos se justifique y otros la utilizarán también como excusa para explicar que nada ha mejorado. Ahora mismo soy más partidario de un acoso diario, de movilizaciones diarias, de salir todo el mundo a la calle sin pausa. De reflejar la clara confrontación contra las medidas adoptadas, de que haya un clamor popular cada día más enérgico y contundente en contra de lo legislado, que el país sufra un terremoto democrático en las calles de nuestras ciudades. El camino que marcó el 15M es, para mi, básico. No creo que un día de manifestación o un día de Huelga General sean eficaces. El levantamiento de la clase popular es imprescindible, la senda a seguir pasa por no dar cuartel a aquellos que nos fustigan, a aquellos que atentan contra nuestros derechos, a aquellos que utilizan el poder para beneficiar a unos pocos en contra de la mayoría, a aquellos para los que somos simplemente los de abajo, los que nos utilizan para su beneficio. No podemos conformarnos con ser los que pagan las crisis que crean otros, somos los que debemos ostentar el poder, mientras que no seamos consciente de ello no tenemos nada, seguiremos siendo sólo su mano de obra, los que consumen sus productos, los que mantienen sus estatus.

Quizá en los próximos días haya negociaciones y endulcen la ley en el parlamento o bajo determinadas concesiones a los agentes sociales. Sin embargo yo creo que esa ley no hay por donde cogerla, no creo que unos parches cambien en su esencia la agresión que supone. Así pues el único camino es la derogación y eso sólo se podría conseguir si hay una auténtica revolución social, un movimiento ciudadano, un clamor diario popular. Es fácil decir todo esto, es sencillo escribir aparentes trivialidades pero al final si no hay una oposición clara a lo que está ocurriendo nos veremos en nuestras guaridas olisqueando el peligro y esperando que no nos toque y el día que tengamos la mala fortuna de ser parte directamente implicada no nos quedará más que hincar la rodilla y aguantar lo que no hayamos sabido defender con anterioridad.

 

Huelga General

Se está hablando mucho de la Huelga General, de la necesidad de parar el País para dejar claro al gobierno que el camino que está siguiendo de recortes para las clases más desfavorecidas no es el correcto. Mañana mismo, día 8, los funcionarios pararán por el recorte en sus salarios. La pregunta creo que es:

¿A quién favorece una Huelga General en este momento?

A mi me sorprende que partidos de izquierda, partidos conservadores y patronal nos animen a hacer una Huelga General. Todos esos colectivos, además de miles de trabajadores y trabajadoras evidentemente, coinciden en presionar para  que los sindicatos, “que han estado callados, amagados y serviles a los intereses del gobierno”; convoquen a todos los trabajadores y trabajadoras a una Huelga General. En todo este debate hay piezas que no encajan, compañeros de viaje que no cuadran, peligrosos y me parece que demasiado interesados. Que una patronal fuerce la situación en una negociación con los sindicatos, que se cierre en banda esperando que el gobierno legisle, probablemente lejos de sus objetivos y casi animando a que sus representados se vean perjudicados por una huelga, podría resultar algo extraño, si bien el objetivo último va más allá de alcanzar parte de sus deseos, el objetivo claro es apoyar la estrategia de la derecha, que evidentemente es la suya también, puesto que es la que le va a representar. El objetivo tanto de  la patronal como de la derecha más conservadora, ( y no quiero decir que el PSOE sea izquierda ni mucho menos) es organizar un caos tal que se tengan que convocar elecciones, un caos que redunde en su beneficio, en la perdida de credibilidad de un gobierno ya poco creíble. Pescar en aguas revueltas con el fin de conseguir que parte de los votantes del PSOE no voten por desencantados y descontentos y que otra parte les voten a ellos. En este sentido si los partidos de izquierdas piensan que también ganarán creo que salvo un puñado de votos, serán tan perjudicados como los demás con un gobierno conservador.

Alguien puede preguntar, ¿si el PSOE es conservador y el PP también qué diferencia hay? Hagamos la Huelga y que gobiernen los otros y si siguen cercenando derechos, si siguen golpeando al débil se les hace otra Huelga y se les vuelve a echar hasta que entre un gobierno que luche por los intereses de todos nosotros y nosotras. Evidentemente quien maneja los hilos en esta sociedad, no sólo en España  si no en todo el mundo, es el capital, los gobiernos occidentales son sólo marionetas manejadas por intrincados y complejos mecanismos al albur de lo que los mercados decidan. En lo único que se diferencian o se pueden diferenciar es en como manejan determinados temas sociales, o como gestionan algún tema económico menor. A la derecha más conservadora, más radical, no le tiembla la mano a al hora de perjudicar a los más desfavorecidos y desprotegidos si el mercado, si el capital se lo exige. La derecha, digamos que más socialdemócrata tiene más complejos y más problemas en tomar determinadas decisiones y eso mal que le pese a alguno ha permitido que no hayan realizado determinadas acciones en contra de todos nosotros y nosotras, que las reformas planteadas hayan sido de un calado bastante menor que las que hubiera planteado el PP sin lugar a dudas. Aún debemos recordar el decretazo que nos llevo a la Huelga General en el último gobierno Aznar. Con esto no quiero engancharme en la famosa frase “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”

¿Existen alternativas a la Huelga General que no hagan el juego a los enemigos de los que menos tienen?

Yo creo que sí, hay que estar en la calle, manifestarse, proponer alternativas a las acciones que intentan llevar a cabo el Gobierno. Mensajes claros de lo que se puede y de lo que no se puede hacer, en ese sentido creo que en la entrada “Plan de choque anticrisis del Gobierno de España” se pueden lees algunos caminos a seguir por el Gobierno en cuanto a reformas antes de tocar los derechos de los que realmente estamos sufriendo la crisis, que son en primer lugar los que perdieron su empleo o nunca lo consiguieron tener, después los que están viendo cercenados o ven como pueden desaparecer determinados derechos adquiridos, como son los primeros sacrificados en aras de solucionar una crisis que generaron los poderosos por su afán de lucro y de poder.

Evidentemente si hay una huelga general habrá que seguirla, pero creo que estamos haciendo el juego a los que por historia son nuestros más acérrimos enemigos. Una Huelga avalada por la extrema derecha, por la patronal y seguida por los trabajadores y trabajadoras no parece que sea muy inteligente. Nunca he votado al PSOE, no creo que lo vote nunca, ni como voto útil. Pero tampoco me apetece poner en bandeja de plata el gobierno de este país a los que seguro darán una vuelta de tuerca más en recortes, en pérdida de derechos, en pérdida de libertad. Hay que luchar por que las medidas para salir de la crisis sean asumidas primero por los que la originaron y cuando ellos hayan pagado, si aún hay que arrimar el hombro, que nos llamen al resto. Pero no permitamos que seamos únicamente nosotros y nosotras los que suframos las consecuencias. No tiremos piedras sobre nuestro tejado, luchemos, exijamos cambios, pero con cabeza.

Para relajarse sólo lo justo y volver a coger fuerzas para pelear: