Archivo del sitio

Los nadies y la República

Hoy celebramos otro año más el aniversario de la segunda república en España. Algunos, no sé cuantos realmente, ansiamos la llegada de la tercera república. No queremos seguir siendo súbditos, siendo vasallos de un rey impuesto. Dios no pone ni quita rey, dios no es más que un ente donde cobijarte, que cubre tus miedos, que justifica tus errores. No quiero ni bastón para andar en forma de dios ni rey que me tutele sin haberle elegido. Los niños necesitan tutores, los hombres y mujeres como mucho necesitamos gestores.

Un año y un día después del fallecimiento de Eduardo Galeano “los nadie” seguimos exigiendo tener voz, necesitamos ser oídos, necesitamos ser vistos. La base sigue soportando el peso de la sociedad, dejemos que los castellets se derrumben, no queremos altas almenas desde donde el jerarca mira de soslayo a su pueblo. Somos adultos, no necesitamos tutelas. Nuestros errores los pagamos, nuestras ignorancias las debemos asumir. La libertad de equivocarse es inherente a una sociedad adulta. Pero desde luego lo que no es de recibo es que por linaje haya alguien que tenga unos privilegios por encima de los demás. “los nadie” somos más, somos la mayoría. Lástima de no tener conciencia de “nadie”, lástima creernos algo, alguien. Que listos fueron al llamarnos clase media, burguesía, que hábiles al ensalzarnos. Seguimos siendo “los nadie” pero es una pena no asumirlo, no creerlo. El día que “los nadie” recuperemos conciencia de clase, de mayoría, de realidad pondremos los pies en el suelo y no necesitaremos mirar hacia arriba para ver quien domina o manda, será nuestro el poder, nosotros seremos el poder. Mientras seguiremos en ese mundo de “Matrix” que tan bien han diseñado los estrategas del capital. Seguiremos siendo “los nadie” en un sueño de democracia mentirosa en el que las cartas están trucadas, marcadas, por las grandes corporaciones. Naipes que pensamos nos dan buena jugada pero cuando nos damos cuenta la banca ha tenido una mejor mano. Ciegos aburguesados, mansos engreídos, ovejas adiestradas bajo un manto mentiroso que nos hace creer que somos libres.

Una república no nos hará mejores, más libres, más solidarios. La palabra no es más que eso. Pero evidentemente es un paso para ser más humanos, más adultos, menos vasallos y más responsables. Al final todo lo que somos es lo que nos creamos, nadie vendrá a regalarnos nada pero déjennos equivocarnos.

Viva la república en cuanto nos debería hacer más iguales, viva “los nadie” por que somos la mayoría aunque aún no seamos consciente de que estamos en ese saco.

 

Anuncios

Ciudadano, ni súbdito, ni vasallo….

abdica_9730_1El rey abdica, tres palabras que dan rienda suelta a la esperanza. El que tiene en su poder la decisión de ser nuestro amo o no, ha decidido que es necesario otro rey para sus vasallos. Su primogénito, sangre de su sangre y por ende un ser superior, con privilegios emanados del ADN es el sustituto natural. No hay lugar a dudas, a preguntas, a cuestionar la legitimidad de la decisión. El Reino de España es por linaje de su propiedad, el siglo XXI se torna decimonónico, sino medieval, el feudalismo, pasado por un maquillaje que huele a rancio, aboga por la modernidad encarnada en el Heredero y el Monarca delega su incuestionable “poder” en su descendiente.

Voces centradas en medio de la llamada derecha y de la fingida izquierda avalan la decisión del benefactor, elogian sus virtudes,  nos recuerdan su denodado trabajo realizado en las casi 4 décadas. Nos hablan de estabilidad, de seguridad, de continuidad con el nuevo jefe de estado. Las alabanzas dedicadas al que ya es pasado se combinan con las esperanzas puestas en el futuro. Nos cuentan lo que les debemos como institución, lo que somos por su benevolencia y por su bien hacer. Loas de lameculos casposos que se indignan y se ofenden porque algunos no entendemos los conceptos más básicos de progreso y democracia.

Mientras tanto, miles de personas salen a las calles a pedir que se les escuchen. Las únicas armas que portan para pedir el cambio son la de la razón, la dignidad, la libertad de discrepar y de pensar que otro Estado es posible. Un Estado en el que se elija a los dirigentes y a los que se les pueda pedir responsabilidades, una democracia no secuestrada por unas élites privilegiadas. Salen a las calles portando palos únicamente para llevar el estandarte de la justicia y equidad, rojo, amarillo y morado sólo simbolizan la idealización de una igualdad cercenada. Nadie va a forzar nada, sólo se pide que se tenga en cuenta al pueblo, que sea el pueblo quien decida que Estado quiere. República o Monarquía son opciones que no pueden imponerse, somos los ciudadanos los que, en libertad, debemos decidir.

Hace tiempo me apeteció escribir sobre la República y creo que hoy están más vigentes, si cabe, esos breves textos de hace unos meses y me gustaría recordarlos.

14 de Abril

Celebrando el aniversario de la 2ª República

14 de Abril

Hoy es 14 de abril. Hace muchos años, tantos como 79, en España se proclamo la segunda República. Un régimen que intentó buscar la luz, saliendo de las catacumbas en las que se había instalado  España durante la  dictadura del general Primo de Rivera, avalada por el rey Alfonso XIII, con la pretensión clara de  modernizar las sociedad española en todos sus sentidos, político, social y económico.

Intentando recordar un poco la historia:

Después de la salida en 1930 de Primo de Rivera tras las revueltas  estudiantiles y la oposición de los intelectuales, encabezados por Unamuno, hay una estrategia por parte de las fuerzas que se sienten republicanas con el fin de sustituir la forma de gobierno y en la aplicación de reformas que abordasen los problemas históricos del estado, entre los que se encontraba la reorganización territorial. El Almirante Aznar, que tomo el testigo en el gobierno, después de que dimitiese el general Berenguer tras un periodo de conflictos laborales y sociales,  convoca  elecciones municipales para el 12 de Abril de 1931. Las urnas dieron el triunfo a los candidatos republicanos en los grandes núcleos urbanos, donde la libertad de voto es real y se precisa mayor número de sufragios a pesar del dominio monárquico en el campo, más subyugado por los terratenientes y el voto del miedo. El conde de Romanones considera que las elecciones han sido un plebiscito nacional contra la monarquía y aconseja al rey abandonar España, negociando con el Comité revolucionario el traspaso de gobierno.

El 14 de abril se proclamó un régimen que había de concitar todas las esperanzas por parte de las clases populares españolas, pero también todas las inquinas por parte de los poderosos. La República se proclamó en España y pronto se vio que los poderosos iban a impedir con todas sus fuerzas y con todo su dinero que en España hubiera democracia y justicia social. España intenta transitar por el camino de la modernidad y justicia social, se proclama la libertad de fe, el voto femenino, la educación universal, …Por desgracia vino en un tiempo de crisis y además en tiempos en que toda la reacción se unió en movimientos fascistas que llevarían a la Segunda Guerra Mundial. Todo ello llevó al fracaso de la  II  República,  y a la instauración de un estado autoritario representado por un general golpista que se levantó, contra el gobierno democráticamente elegido por el pueblo,  un desgraciado 17 de julio de 1936.

Hoy, con una España en la  que los hijos y nietos de aquellos que perpetraron el golpe de estado del 17 de julio, en la que sus herederos intelectuales aún tiene tanto poder como para evitar que sus víctimas sean reconocidas y que los crímenes perpetrados durante ese periodo negro de la historia de España salgan a la luz; una España donde se pretende incluso sentar en el banquillo a los que buscan justicia, es menester rendir homenaje a los hombres y mujeres que quisieron traer la democracia y la lucha por la igualdad social a nuestro país.

Tenemos democracia, quizá no sea perfecta aunque en un país avanzado europeo es lo menos que podemos exigir, los partidos invierten más tiempo en luchar por sus intereses partidistas que por mejorar las condiciones de sus conciudadanos. Tenemos un rey que nadie ha elegido directamente, que aún en el siglo XXI basa su status en prebendas medievales, en derechos de cuna frente a derechos que debería otorgarle el pueblo que es en definitiva el único en que reside o debe residir el poder de permitir que alguien le gobierne o le dirija.  El pueblo es y debe ser soberano, no un vasallo.

En este 14 de Abril y esperando aún la III República

¡SALUD Y REPÚBLICA!


Ya que estoy en ello, para los que quieren que queden impunes los crímenes de la dictadura y la Guerra Civil, dos fragmentos de poesías.

España no es España, que es una inmensa fosa,
que es un gran cementerio rojo y bombardeado:
los bárbaros la quieren de este modo.
Será la tierra un denso corazón desolado,
si vosotros, naciones, hombres, mundos,
con mi pueblo del todo
y vuestro pueblo encima del costado,
no quebráis los colmillos iracundos.

Miguel Hernández, Viento del Pueblo

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

Antonio Machado, El crimen fue en Granada