Archivo del sitio

De vacaciones por Irlanda

Este año ha tocado darse una vuelta por Irlanda, he residido en Dublín durante unas semanas y hay algo que me ha llamado la atención sobremanera y que a pesar de tener noticias de ello la realidad ha superado lo esperado. Me refiero a la vida en la calle de los Dublineses, es ciertamente sorprendente como en un país cuyo clima no acompaña demasiado, sus habitantes estén tan predispuestos a salir, divertirse, convivir con sus vecinos, a disfrutar de sus ciudad y , claro está, de sus bares.

Es adictivo salir a diario en Dublín, más al encontrarse en las calles y en los pubs diariamente, a cualquier hora,  actuaciones de artistas anónimos. Además, lo más llamativo es que son muy buenos, da gusto pararse en una calle y dedicar un buen tiempo a disfrutar de lo que te ofrecen. En los pubs, además no sólo disfrutas con el repertorio del artista sino que además disfrutas con el ambiente que crean.

En definitiva, Dublín, Irlanda un sitio para disfrutar con sus gentes. Ah, y como muestra vale un botón, voy a incluir una actuación de un grupo de chicas que me encantó. Bueno, podría dedicar el blog durante un tiempo a subir vídeos de gente actuando grabados en Dublín, Kilkenny o Galway, pero creo que con uno valdrá de momento

Quién pudiera tocarla…..

Tengo unos dedos pequeños y juguetones, no, esto no es el inicio de un cuento erótico, es simplemente el inicio de mi excusa ante mi reconocida incapacidad de tocar cualquier instrumento musical. Los dedos que se me lían, que toman vida propia y se convierten en garras torpes delante de un teclado o encima del mástil de una guitarra. A mis muñones tengo que añadir una inconsistencia mental en todo lo referente a recuerdos ordenados. Mi dificultad para recordar es cada vez más preocupante, en el tema musical soy incapaz de recordar notas, melodías, ni siquiera las que más impacto me pueden causar en un momento dado. Tengo recuerdos de sensaciones, de cómo determinadas músicas han impresionado mi cerebro, pero no se quedan, al menos yo no consigo encontrarlas cuando las busco. Sólo queda el recuerdo de lo que significaron, si me gustaron, si me disgustaron, si me fueron indiferentes, pero nunca las podré tararear, silbar, explicar, cuanto menos interpretar. La unión de mis dedos rebeldes con la incapacidad de recordar armonías, composiciones, unido a mi falta de atención generalizada y mi impaciencia por hacer las cosas me limita totalmente en una disciplina que adoro y que me gustaría dominar o, al menos, me gustaría practicar.
Creo que a pesar de mi incapacidad sé reconocer la buena música, al menos tengo bastante bien definido cuales son mis gustos musicales. No voy a exponer aquí una lista de compositores o temas de mi interés, pero sí me apetece poner un video que he visto hace poco de uno de mis músicos predilectos. La envidia me corroe cuando lo veo, pero al final acaba ganando el placer de escucharlo y disfrutarlo.
“Divenire” interpretado por Ludovico Einaudi, creo que un placer para los sentidos.

Nueva ortografía de la lengua española

Como se ha publicado en distintos medios de comunicación se está ultimando la elaboración de la nueva edición de la “Ortografía de la lengua española”. La Comisión Interacadémica, se reunión  en San Millán de la Cogolla del 1 al 3 de noviembre pasados, dando los últimos retoques a los dictámenes que ahora deberán estudiar las veintidós instituciones que componen la “Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE).”  El siguiente paso se dará en Guadalajara (México), el 28 de noviembre, tras el  debate final se aprobará el nuevo texto y se publicará a finales de Diciembre.

El académico coordinador de la obra, el español Salvador Gutiérrez Ordóñez, ha avanzado algunas de las propuestas debatidas. Sus declaraciones y, digamos, filtraciones, han causado un gran revuelo en distintos medios de comunicación, foros, blogs…El tema no es baladí, el mundo hispanohablante es extremadamente extenso, el español presenta variedades fónicas, morfológicas, sintácticas y léxicas en función, no sólo del país, si no incluso de la región. Sin embargo, comparte unas mismas normas ortográficas. Así pues, algo tan vivo como la lengua debe estar periódicamente revisada y actualizada, adaptándola a los diversos movimientos, sociales, culturales e incluso económicos. Debe ser difícil mantener una coherencia y una unidad en un tema tan influenciado por el entorno como es la lengua.

Desde 1741 la Real Academia Española (RAE) viene realizando distintas ediciones de la “Ortografía de la lengua española”. La obra tiene un carácter  esencialmente normativo en la que se exponen las reglas de escritura, complementadas con normas orientadoras destinadas a facilitar su enseñanza y aprendizaje. La aportación de las distintas academias de los países hispanohablantes asociados ha originado la búsqueda de la uniformidad lingüística en todo el entorno al que es afecto. Los as­pec­tos más no­ve­do­sos de esta edi­ción, según la RAE, son los si­guien­tes: Or­to­gra­fía ra­zo­na­da, am­plia, ex­haus­ti­va, cohe­ren­te, sim­ple, mo­der­na y pan­his­pá­ni­ca.

Los cam­bios más lla­ma­ti­vos que in­tro­du­ce la nueva Or­to­gra­fía han sido divulgados por distintos medios de difusión al hilo de las declaraciones del coordinador de la obra. Según se ha publicado tenemos:

La i grie­ga será ye. Al­gu­nas le­tras de nues­tro al­fa­be­to re­ci­bían va­rios nom­bres […] La nueva Or­to­gra­fía pro­po­ne un solo nom­bre para cada letra: be para b; uve para v; doble uve para w; ye para y (en lugar de i grie­ga). […] Por su­pues­to, la desa­pa­ri­ción de la i grie­ga afec­ta tam­bién a la i la­ti­na, que pasa a de­no­mi­nar­se sim­ple­men­te i.

Ch y ll ya no son le­tras del al­fa­be­to. Desde el siglo XIX, las com­bi­na­cio­nes de le­tras ch y ll eran con­si­de­ra­das le­tras del al­fa­be­to, pero ya en la Or­to­gra­fía de 1999 pa­sa­ron a con­si­de­rar­se dí­gra­fos, es decir, “sig­nos or­to­grá­fi­cos de dos le­tras”. Sin em­bar­go, tanto ch como ll per­ma­ne­cie­ron en la tabla del al­fa­be­to. La nueva edi­ción los su­pri­me “for­mal­men­te”. Así, pues, las le­tras del abe­ce­da­rio pasan a ser 27.

Solo café solo, sin tilde. Hay dos usos en la acen­tua­ción grá­fi­ca tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­dos a la tilde dia­crí­ti­ca […]. Esos dos usos son: 1) el que opone los de­ter­mi­nan­tes de­mos­tra­ti­vos este, esta, estos, estas (Ese libro me gusta) fren­te a los usos pro­no­mi­na­les de las mis­mas for­mas (Ese no me gusta). 2) El que mar­ca­ba la voz solo en su uso ad­ver­bial (Lle­ga­ron solo hasta aquí) fren­te a su valor ad­je­ti­vo (Vive solo).

Como estas dis­tin­cio­nes no se ajus­ta­ban es­tric­ta­men­te a las re­glas de la tilde dia­crí­ti­ca (pues en nin­gún caso se opone una pa­la­bra tó­ni­ca a una átona), desde 1959 las nor­mas or­to­grá­fi­cas res­trin­gían la obli­ga­to­rie­dad del acen­to grá­fi­co úni­ca­men­te para las si­tua­cio­nes de po­si­ble ambigüedad (Dijo que ésta ma­ña­na ven­drá / Dijo que esta ma­ña­na ven­drá; Pa­sa­ré solo este ve­rano / Pa­sa­ré solo este ve­rano). Dado que tales casos son muy poco fre­cuen­tes y que son fá­cil­men­te re­suel­tos por el con­tex­to, se acuer­da que se puede no til­dar el ad­ver­bio solo y los pro­nom­bres de­mos­tra­ti­vos in­clu­so en casos de po­si­ble ambigüedad”, esto dice la co­mi­sión de la nueva Or­to­gra­fía, que, eso sí, no con­de­na su uso si al­guien quie­re uti­li­zar la tilde. Café para todos. No obs­tan­te, la RAE lleva dé­ca­das pre­di­can­do con el ejem­plo y desde 1960, en sus pu­bli­ca­cio­nes no pone tilde ni a solo ni a los de­mos­tra­ti­vos

Guion, tam­bién sin tilde. Hasta ahora, la RAE con­si­de­ra­ba “mo­no­sí­la­bas a efec­tos or­to­grá­fi­cos las pa­la­bras que in­cluían una se­cuen­cia de vo­ca­les pro­nun­cia­das como hia­tos en unas áreas his­pá­ni­cas y como dip­ton­gos en otras”. Sin em­bar­go, per­mi­tía “la es­cri­tu­ra con tilde a aque­llas per­so­nas que per­ci­bie­ran cla­ra­men­te la exis­ten­cia de hiato”. Se podía, por tanto, es­cri­bir guion-​guión, hui-​huí, riais-​riáis, Sion-​Sión, truhan-​truhán, fie-​fié… La nueva Or­to­gra­fía con­si­de­ra que en estas pa­la­bras son “mo­no­sí­la­bas a efec­tos or­to­grá­fi­cos” y que, cual­quie­ra sea su forma de pro­nun­ciar­las, se es­cri­ban siem­pre sin tilde: guion, hui, riais, Sion, truhan y fie. En este caso, ade­más, la RAE no se li­mi­ta a pro­po­ner y “con­de­na” cual­quier otro uso. Como dice Sal­va­dor Gu­tié­rrez Or­dó­ñez, “es­cri­bir guión será una falta de or­to­gra­fía”.

4 o 5 y no 4 ó 5. Las vie­jas or­to­gra­fías se pre­pa­ra­ban pen­san­do en que todo el mundo es­cri­bía a mano. La nueva no ha per­di­do de vista la mo­der­na es­cri­tu­ra me­cá­ni­ca: de la ya ve­tus­ta má­qui­na de es­cri­bir al or­de­na­dor. Hasta ahora, la con­jun­ción o se es­cri­bía con tilde cuan­do apa­re­cía entre ci­fras (4 ó 5 mi­llo­nes). Era una ex­cep­ción de las re­glas de acen­tua­ción del es­pa­ñol: “era la única pa­la­bra átona que podía lle­var tilde”. Sin em­bar­go, los te­cla­dos de or­de­na­dor han eli­mi­na­do “el pe­li­gro de con­fun­dir la letra o con la cifra cero, de ta­ma­ño mayor”.

Catar y no Qatar. Aun­que no siem­pre lo fue, re­cuer­da el coor­di­na­dor de la nueva or­to­gra­fía, la letra k ya es ple­na­men­te es­pa­ño­la, de ahí que se eli­mi­ne la q como letra que re­pre­sen­ta por sí sola el fo­ne­ma /k/. “En nues­tro sis­te­ma de es­cri­tu­ra la letra q solo re­pre­sen­ta al fo­ne­ma /k/ en la com­bi­na­ción qu ante e o i (queso, quiso). Por ello, la es­cri­tu­ra con q de al­gu­nas pa­la­bras (Iraq, Qatar, quó­rum) re­pre­sen­ta una in­con­gruen­cia con las re­glas”. De ahí que pase a es­cri­bir­se ahora: Irak, Catar y cuó­rum. ¿Y si al­guien pre­fie­re la gra­fía an­te­rior: “De­be­rá ha­cer­lo como si se tra­ta­se de ex­tran­je­ris­mos cru­dos (Qatar y quo­rum, en cur­si­va y sin tilde)”.

 

Desde el desconocimiento, y sin querer emendar la plana a nadie, creo que lo que se ha publicado son, en general, ajustes en la ortografía de carácter menor, sin que sea una revolución lingüística que atente contra lo razonable.

Que determinadas letras cambien su nombre, como la “y”, la “v” o la “w”, o que las letras “compuestas”, “ll” o “ch” dejen de tener cabida en el abecedario por no ser consideradas letras únicas no parece que sea algo para rasgarse las vestiduras. Probablemente los que nos hemos educado llamando a la “y”- y griega- lo sigamos haciendo y no pase nada, supongo que los españoles nos tendremos que adaptar al resto de países que la llaman “ye” y deben ser mayoría.

El tema de los extranjerismos es relativo, entiendo que se utilicen letras plenamente de  nuestro idioma si representa el mismo fonema, si bien es cierto que lo lógico sería aplicar la grafía de los nombres propios lo más cercana al original. Pero ahí puede que sea más coherente la defensa de nuestras letras para un mismo sonido, no tengo criterio.

En cambio, otras de las nuevas normas sí que me parecen poco eficaces, cuanto menos, incluso me parecen ciertamente peligrosas a la hora de comunicarnos por escrito o entender las frases que leemos.  Hasta ahora, el ad­ver­bio “solo” y los pro­nom­bres de­mos­tra­ti­vos “este”, “ese”, etc., se uti­li­za­ban con tilde para evitar confusiones en las frases, la tilde daba coherencia a lo que se quería decir y evitaba errores de interpretación. Eliminar la tilde de esas palabras tendrá como consecuencia que no seamos capaces de entender el significado de determinadas frases. Cuando leamos “quiero un café solo”, ya no sabremos si es sin leche o que no quiero nada más. La Aca­de­mia esgrime el argumento de que son casos poco frecuentes y que el contexto resuelve la duda. Desde luego el ejemplo indicado es significativo y como ése (desde el año próximo ese),  hay muchos casos en los que es im­po­si­ble dis­tin­guir el sig­ni­fi­ca­do por el con­tex­to. Al menos hemos de agradecer que no condene su uso y se pueda seguir utilizando, quizá en la ortografía definitiva cambien de idea.

También entiendo que podrá ser causa de confusión quitar la tilde de la “o” entre números, no todo el mundo escribe en ordenador, alguno aún tiene cuaderno y bolígrafo, alguno escribe cartas manuscritas. Al margen de eso en función de la tipografía que empleemos en el ordenador es posible aún confundir el cero con la “o”, dando lugar a equívocos.

El tema del hiato y la desaparición de la tilde pues no lo veo, si la hago monosílaba me suena mal y me cuesta leerla,  “guion” para mí no es “guión”

El lenguaje es algo vivo, hay doctos en la materia que lo cuidan, que lo miman y que lo adaptan a los nuevos tiempos. Si bien, a veces, determinados cambios no son del gusto y del agrado de todos. Como he dicho anteriormente parece que las modificaciones, al menos en lo que conozco, no son muy importantes, salvo las que indico con anterioridad y no me gustan. Veremos el resultado de los estudios cuando salga a la luz el nuevo volumen de la  ortografía y como afecta al lenguaje escrito. Nuestro lenguaje, el que comparte tantos millones de hispanohablantes tiene mucha salud, mucha vida y está en constante evolución. Esperemos que la evolución no signifique un detrimento del entendimiento por eliminar determinadas reglas que hasta ahora, entiendo, funcionaban bien y cumplían con la misión de hacer el lenguaje escrito un medio de comunicación sencillo y entendible.

 

 

El retrato de Dorian Gray

Hace unos días estuve viendo la nueva versión del Retrato de Dorian Gray. La verdad es que la película está bastante pasable, se hace entretenida, quizá deja algo de lado los fundamentos últimos del por qué, de los motivos que llevan al protagonista a convertirse en lo que finalmente se transforma. Supongo que la esencia de la obra de Óscar Wilde no puede encorsetarse en un simple psicothriller, pero el resultado distrae. El director prefiere construir la película entorno a un espectáculo visual que no profundiza en los condicionantes, alicientes y motivos que marcan la historia. Prefiere hacer un puzzle inconcluso, algo superficial que debemos montar atendiendo a lo que suponemos que pasa por la mente, por el corazón y por el alma del protagonista.

La película me hizo reflexionar acerca de la bondad de las personas, de por qué buscamos o no mantenernos dentro de unas normas de conducta. Buscamos el placer, buscamos sentirnos bien, pero hay unas reglas que ponen límites a nuestras acciones. Qué ocurre si esos límites desaparecen, si no hay castigo, si sólo existe el yo y lo que nos rodea es simplemente algo para nuestro servicio. Confiamos en las apariencias, en la imagen exterior, nunca podemos conocer el alma, la mente, de quien está a nuestro lado.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Es un dicho arraigado en el saber popular, lo conocemos, lo hemos oído muchas veces pero como todo lo que tenemos cerca, como todo lo cotidiano lo recordamos cuando ya es tarde. Siempre que nos ocurre algo echamos la vista atrás y encontramos multitud de señales, multitud de pistas, que si las hubiéramos querido hacer caso nos hubiera evitado males mayores. La confianza es la mayor aliada de la ceguera, dicen que la justicia es ciega pero realmente la justicia suele ser tramposa, siempre tiene un ojo abierto con el que realmente toma las decisiones, es la confianza la que tapa ojos, oídos y razonamiento.

Cuando nos mostramos expectantes, vigilantes y cautos se nos llaman desconfiados, se nos ofenden porque debemos confiar en la gente que queremos. Cuando traicionan esa confianza nos damos cuenta lo tontos o tontas que fuimos por dejarnos llevar por cantos de sirena, por no haber seguido nuestro instinto de supervivencia y pensar que los que nos rodean se merecen el respeto que querríamos para nosotros mismos. Pero no siempre quienes nos rodean son como nosotros, a veces la zorra está acechante para robar nuestras gallinas, y somos tan ilusos que incluso la ponemos a cuidarlas el aspecto virginal de Gray le permite acercarse sin dificultad a sus víctimas. Reflexionando sobre la confianza y el engaño uno se da cuenta de que cuanto más confías en alguien la losa del engaño es exponencialmente más pesada.

Es difícil sacarte esa piedra que te atormenta, que te pesa como si sólo te hubiera ocurrido a ti. Es curioso comparar el engaño con una losa, como si la muerte de determinadas virtudes, de ciertos valores personales, las llevaran irremediablemente a un lúgubre cementerio cuya tumba estuviera sellada por la lápida más pesada y con su muerte dejase más espacio para otra forma de afrontar la vida donde la maldad, el egoísmo y el interés personal se convirtiesen en referentes vitales.

Zombie no es sólo es que vive tras la muerte, zombie es el que muere en vida, el que deja de sentir, el que deja de querer vivir, Dorian Gray va muriendo en su retrato aunque  él siga siendo puro y joven  a los ojos de los que le rodean. Arrancados los valores más nobles el terreno está abonado para los más execrables, Todo lo que toca muere, marchita, las manos limpias que antes buscaban acariciar la bondad se convierten por fuer del destino en manos leprosas que infectan lo que tocan. Da igual hacer daño, da igual hacer sufrir y que sufran a tu lado, es lo que Dorian Gray aprende, necesita, busca desesperadamente, es el camino que le ha mostrado para transitar su maestro Henry Wotton, aunque en la película eso pasa casi desapercibido. Camino quemado a su paso, alcohol, drogas, vicios y desmanes que no tiene que ocultar puesto que su imagen distorsionada no refleja lo que sus actos hacen. Quizá conocer que  lo único por lo  que sintió amor desapareció por su culpa, quizá le enseñó que lo más importante es uno mismo y los medios y las maneras de conseguirlo son sólo circunstanciales.

Dorian Gray da gracias a su destino, gracias a su nuevo concepto de vida, de mundo, de life motive, gracias por la coraza, aunque nosotros sepamos que debe pedir perdón por el resultado. La soledad irreal que siente se convierte al final en soledad cierta cuando la podredumbre que le rodea, que es parte de él, aleja lo poco bueno que encuentra al final de sus días, pero no puede escapar del submundo de la más absoluta maldad, intenta la redención pero llega demasiado tarde. Dorian Gray cuando pacta su perdición, deja de tener alma, la olvida en un lienzo que absorbe sus grotescas maldades, sólo queda un cuerpo que pide venganza. Lástima que la venganza sea contra el mundo, contra personas que no tienen nada que ver y que están desarmadas porque no esperan encontrarse cara a cara con el diablo.

Nostalgias

Cuando salgo a correr, pocas veces y con trote cochinero, suelo llevarme el móvil. No porque piense que me van a llamar, ya comenté en la estrada sobre el Nokia 5800 XpressMusic que lo utilizo para todo menos como medio de comunicación, es lo que tiene ser un autista sin vida social. Lo llevo para calcular los cientos de metros que me hago y el tiempo empleado, con el programa de Nokia Sporstracker, y para llevar un fondo musical que me haga más ameno el esfuerzo. Normalmente me da tiempo a escuchar no más de dos canciones cuando ya estoy para el arrastre y me vuelvo a casa, bueno quizás estoy exagerando un poco pero por ahí van los tiros.Ayer uno de los temas que apareció como arte de magia fue el tango Nostalgias, esta vez interpretado por Concha Buika.
Nostalgias es un tango muy conocido que ha sido interpretado con más o menos fortuna por distintos intérpretes. Hoy he pensado que sería curioso poner 4 versiones distintas y que quien considere a bien vote por cual es la que más le gusta. Las versiones que he elegido son las que voy a poner en la encuesta:


CONCHA BUIKA

ANDRÉS CALAMARO

ESTRELLA MORENTE

MARINA CEDRO

Yo voté por Concha Buika aunque en ese vídeo con tanto corte no se pueda disfrutar como merecería.

“El Testigo”, Rafael Álvarez “El Brujo”

Ayer volví a ver en escena a Rafael Álvarez “El Brujo”, en su nuevo montaje basado en un texto de Fernando Quiñones titulado “El Testigo”. “El Brujo”, cordobés de nacimiento y madrileño de adopción es un actor referente en la escena española desde los 70. Ha participado en numerosos montajes, muchos de los cuales partían como apuestas arriesgadas pero su sola presencia los convertía en éxitos seguros.

Desde su primera colaboración en 1969 en el montaje La escuela de los bufones, de Michel de Ghelderode, ha participado en numerosos montajes como El juego de los insectos, de los Hermanos Kappeck y El horroroso crimen de Peñaranda del Campo, de Pío Baroja, ambos dirigidos por José Luis Alonso de Santos. Ha protagonizado La taberna fantástica, de Alfonso Sastre, dirigido por Gerardo Malla; Pares y Nines, de José Luis Alonso de Santos; Lazarillo de Tormes, en versión de Fernando Fernán Gómez; El pícaro: aventuras y desventuras de Lucas Maraña, de Fernando Fernán Gómez; La sombra del Tenorio, de José Luis Alonso de Santos; La dulce Casina, de Plauto, en versión y dirección de Alonso de Santos; Anfitrión, dirigido por José Luis Alonso de Santos; El avaro, de Moliere, coproducción con Fila 7, dirigido por José Carlos Plaza; El contrabajo, de Patrick Süskind, que dirigió él mismo junto a José Pascual; Arcipreste, basado en El Corbacho, de Alfonso Martínez de Toledo, con versión libre de Alberto Miralles y adaptado y dirigido por Rafael Álvarez; San Francisco, juglar de Dios, de Dario Fo y Una noche con El Brujo, dirigidos por el propio Rafael Álvarez.

Ahora está en escena en Madrid con “El Testigo”, una obra como él dice de un palo que deseaba tocar y hasta ahora no tuvo oportunidad, el flamenco. Se acerca a ese mundo desde un texto original de Quiñones que el desgrana y pone en escena con su particular visión del espectáculo, de la palabra y del domino de los gestos y tiempos.

El actor reinventa el texto original, escrito en clave de monólogo y a través del que Juan, un cantaor del montón, da cuenta de la vida de un artista llamado El Pantalón, mucho más intenso, irregular pero de sobrado genio.

Quiñones, buen conocedor del flamenco y de Cádiz, nos pasea por ese mundo caótico, casi marginal, nos acompaña desde el Arco de la Rosa a la Parra de la Bomba, la tienda del Mataero, el castillo de La Caleta donde El Pantalón iba a cantarle a los presos de la guerra lo mismo que se dice que El Mellizo le cantaba a los locos del manicomio. Por la función, se oyen nombres flamencos de la talla de El Melu, El Morcilla, Aurelio Sellé, El Nitri, Pastora o Manuel Torre, La Argentinita y Federico García Lorca, “que en paz descanse si le dejan”.

“El Brujo” nos hace pasar hora y media atentos a sus palabras, a sus gestos, a sus poses y ocurrencias. Las risas toman forma y llenan el escenario por muy tristes y profundos sean los acontecidos que Juan, “el testigo” , narra acerca de las vivencias de El Pantalón. Ese humor negro tan típico español, andaluz, que se ríe se su propia sombra, cuando él quiere, va deslizándose por el escenario hasta las butacas del teatro contagiando la risa entre todos los presentes. El escenario se va haciendo más y más pequeño, o bien “El Brujo” se va haciendo más y más presente a lo largo de la obra, su sentido del humor, sus registros y sus armas, por conocidas y usadas que sean, van calando en el espectador que acaba rendido a a lo que el actor quiera hacer con él. “El brujo” siguiendo el texto sube o baja, para o acelera y, en definitiva, templa como un torero de los de antes, de los que andaban en las tabernas con esos flamencos que describe Quiñónez, los “aficionados”.

Una vez acabada la representación en escena del texto que da lugar al título de la obra, “El Brujo” se desata, nos regala un monólogo que poco tiene que ver con los del Club de la Comedia, entonces las risas se disparan sin solución de continuidad, los ojos lloran y las lágrimas inundan una taberna en la que Juan no consiguió entristecernos con sus historias trágico-cómicas de El Pantalón y que afloran para homenajear a este genio de la interpretación.

Canon

Desde hace unos años, sobretodo desde que el crecimiento de las redes P2P se ha consolidado, los distintos gobiernos, empujados por lobbies de presión encabezados por grandes multinacionales de la industria de la música y el cine, han pretendido legislar para penalizar y perseguir los intercambios entre particulares de música, cine y últimamente literatura.

Se habla mucho de pérdidas económicas, de ánimo de lucro de los responsables de las páginas WEB que fomentan o facilitan el intercambio. Evidentemente hay pérdidas económicas para la industria, igual que tendría pérdidas económicas los atracadores de bancos si les pillase la policía después de haber robado. Las cuentas que se hacen es que si hay X descargas eso supone que pierden esa cantidad de ventas y por lo tanto esos ingresos. No dicen que sólo una mínima parte de esas descargas se convertirían en ventas debido a sus excesos, a sus insaciables ansias de obtener ganancias que se han traducido a lo largo de todos estos años de vacas gordas de la industria audiovisual en vender a unos precios prohibitivos, obteniendo beneficios exagerados.

Los autores, bien alimentados durante años por esta industria, ven como sus ingresos también merman, el hecho de que los royalties les asegurasen unos devengos vitalicios les ha hecho acomodarse a lo que los capos de la industria audiovisual han querido. Hacer un par de buenos productos ya les asegura unos ingresos al margen de que vuelvan a hacer algo que a los consumidores les pueda interesar, o al menos al margen de que se lo trabajen haciendo conciertos u otros proyectos.

¿Te imaginas que cada vez que entres en un edificio le tengas que pagar al arquitecto que lo diseñó?.
¿O que cada vez que pases un puente tengas que pagar a la familia del ingeniero que lo calculó?.
¿O cada vez que montes en avión al ingeniero que lo diseño?
¿Y que me cuentas del médico que salva la vida a un enfermo?
¿Le tendría que pagar el afortunado sanado un euro al día al doctor por cada nuevo sol que ve salir por haberle curado?

Todos hacemos nuestro trabajo y no pretendemos que el ya realizado nos lo paguen, mes a mes, hasta la muerte. Pero nuestros artistas parece ser que son especiales.

Podría hablar de la cultura, del acceso a la cultura mejor dicho, y de la fuente de poder que ello conlleva. Los gobiernos, o mejor dicho los gobernantes, ya sean los elegidos democráticamente o los ocultos en sus poltronas, banqueros, empresarios… siempre preferirán a un pueblo que puedan manejar, un pueblo inculto para tener asegurada su preeminente posición. Maquiavelo lo dejó bien claro, negro sobre blanco en su magistral obra “El Príncipe”, aprovecho para aconsejar su lectura. Pero escribir acerca de eso lo dejaré para otra entrada del blog.

Recientemente se reunió la Ministra de Cultura, Sinde_SGAE, con un grupo elegido de usuarios de Internet, para explicar lo relacionado con descargas e Internet que estaba presente en el Anteproyecto de Economía Sostenible en el que está trabajando el Gobierno de España. La reunión parece que fue un fiasco y los interlocutores salieron bastante enfadados. A raíz de ello ha habido movilizaciones, y actuaciones de colectivos que se ven amenazados por dicho anteproyecto.  Entre ellas hay un manifiesto que me gustaría publicitar y que reza de la siguiente manera:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Al margen de este manifiesto hace tiempo que hay movimientos de internautas intentando defender nuestros derechos, es interesante la carta promovida por la Asociación de Internautas que no voy a plasmar aquí pero sí quiero dejar su enlace.

Carta por la Innovación, la Creatividad y el Acceso al Conocimiento

Creo que es fundamental movernos, defender la cultura como algo social, no como un negocio del que somos consumidores. Un pueblo es por lo que conoce y por lo que es capaz de hacer y eso necesita de un abono rico en cultura y conocimiento. Que nadie decida por nosotros es algo por lo que vale la pena luchar