Archivo del sitio

Para los que están contra la huelga

Mucho se debate si las huelgas y los piquetes son buenos o malos para los trabajadores y trabajadoras. Muchos son los que se agarran a la famosa frase de que tienen derecho al trabajo tanto como otros derecho a la huelga, un derecho constitucional que piensan les ampara en el esquirolaje. Sobre este último tema ya escribí mi opinión hace tiempo en la entrada DERECHO A LA HUELGA. Esta vez voy a poner simplemente un documento que espero firmen esos que andan diciendo que las huelgas no valen para nada, que los que hacen huelga o son unos mantenidos interesados o unos vagos.  Aquellos españoles de pro que piensan que las huelgas son interesadas, sin fundamento y que sólo pretenden hacer daño  político que firmen y asuman las consecuencias.

Madrid 23 de Febrero en defensa de las pensiones

Como comentaba en la entrada  REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL esperaba que hubiera un amplio debate respecto a los anuncios que estaba realizando el gobierno en el sentido de aumentar la edad de jubilación a los 67 años y de las reformas de las pensiones y seguridad social que quería poner en marcha. Desde entonces se ha hablado mucho, se ha debatido, se han dado pasos en buscar caminos para encauzar reformas laborales, e incluso los agentes sociales y los empresarios han llegado a acuerdos en materia de negociación colectiva. En todo este camino el gobierno ha mantenido sus tesis y, aún dando bandazos en las propuestas, parece que sigue con paso firme en concretar paquetes de reformas que evidentemente supondrán pérdida de derechos de los más débiles, que somos la clase trabajadora, tanto los afortunados que aún mantenemos el puesto de trabajo como los más damnificados que o han perdido el suyo o aún no han conseguido entrar en el mercado laboral.

Ahora mismo en una situación política convulsa, en la que cada vez hay más presiones por parte de determinados organismos y poderes fácticos, tanto nacionales como extranjeros, para que se tomen medidas encaminadas a dejar la recesión y abandonar la senda de la crisis todo apunta a que, como manifestaba en la entrada  El 12 del 12 a las 12 acerca del origen de la crisis y lo que estaba significando para la clase trabajadora, al final los que iniciaron la crisis, lo auténticos culpables saldrán indemnes, o casi,  y el ciudadano o ciudadana de a pie será la que pague los platos rotos.

Es el momento de movilizarse, de hacer ver tanto al gobierno, que al final es el que legisla, como a los poderes ligados al capital que son al fin y al cabo los que tejen y manejan los intrincados hilos de la economía, que la clase trabajadora no está dispuesta a ser una vez más chivo expiatorio de los pecados de los que han medrado, han especulado, han robado y se han lucrado poniendo en peligro un sistema económico que soportamos pero no compartimos. Ellos crearon las leyes que más tarden burlaron con el fin de dar rienda suelta a su codicia y a su ansia sin límite de poder.

Ahora quieren que se legisle, no buscando control de los que causaron la crisis, si no de los que al final la padecieron en su forma más cruda.

Por fin los sindicatos se movilizan, mejor dicho nos movilizan pues debemos ser los trabajadores y trabajadoras, con o sin empleo, los que defendamos en la calle nuestros derechos, los que digamos basta ya de tanto exprimir al que menos tiene. No importa si los líderes sindicales, las centrales más representativas, los partidos de izquierda se ponen al frente o no, aunque esa debería ser su obligación. De momento parece que están firmes en la defensa de nuestros intereses, que deben ser también los suyos. Y si en todo este tiempo les hemos pedido que se manifiesten, que den señales de vida, que lideren la respuesta antes las posibles amenazas que se cernían sobre la clase trabajadora, ahora deberíamos dar la cara y respaldar las movilizaciones que nos plantean. No vale escudarse en excusas banales, promovidas por los mismos poderes que nos golpean, como que son pagados por el poder, como que sólo se manifiestan contra la derecha, ahora tenemos la oportunidad de dejar clara nuestra postura, o tragamos o nos rebelamos.

Los sindicatos nos convocan con el lema “En Defensa de las pensiones. No al retraso de la jubilación. La solución no es recortar la protección social”. Esas son las tres ideas que resumen el contenido del díptico que CCOO y UGT han editado para explicar los motivos de su “más absoluto rechazo” a las propuestas del Gobierno en materia de pensiones, que consideran regresivas, insolidarias, equivocadas e imprudentes.

En Madrid en día 23 de febrero a las 19 horas de Neptuno a Sol, hay una primera oportunidad de demostrar en dónde estamos.

Diptico No al retraso jubilación

El 12 del 12 a las 12

La crisis iniciada en 2007 comenzó como algo estrictamente financiero, pero ya ha pasado a la economía productiva o real y, como en casi todas las crisis económicas, sociales o políticas acabará, siendo pagada, de hecho ya lo está siendo, por los trabajadores y trabajadores

La caída del consumo, de la inversión, la rápida bajada de la inflación, que ha estado coqueteando con la deflación, la quiebra de Bancos, el rápido aumento del desempleo, la crisis de confianza, etcétera, todos ellos son factores que se configuran como causa y consecuencia de la crisis, ya que es una espiral que se retroalimenta: cuanto peor es la situación, se reducen el consumo, la inversión, etcétera, con lo cual la situación empeora, y así sucesivamente.

¿Cuáles son las causas?

Ha habido muchos detonantes; el inicio de la crisis, fué el derrumbamiento de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, donde existían las ya famosas hipotecas basura o subprime, las ya archiconocidas por las teorías de la Crisis NINJA de Leopoldo Abadía.

En resumen, en Estados Unidos había gran cantidad de hipotecas que se concedieron a personas prácticamente sin recursos, con trabajos poco estables, sin ningún aval… Se llegaba a conceder más del 100% del valor de tasación, porque los precios de las viviendas subían continuamente, con lo cual no había problema, la hipoteca estaba suficientemente sustentada.

Estas hipotecas fueron a su vez revendidas una y otra vez a distintos bancos, por lo cual el problema se diseminó por todo el mundo. Cuando la economía empezó a ir un poco mal, y estas personas no pudieron hacer frente a los pagos, todo se vino abajo como un castillo de naipes.

Como había muchos bancos contaminados por todo el mundo, unos desconfiaban de otros, y no se prestaban entre sí, con lo cual la crisis financiera estaba servida. Qué hicieron los gobiernos para evitar la crisis, inyectar liquidez e intentar que volviera la confianza en los mercados

La  inyección de liquidez se hizo por dos vías básicas:

  • La primera consiste en avalar a los bancos y cajas, ante posibles dificultades de liquidez o posible insolvencia
  • La segunda es adquirir activos de los bancos, supuestamente de buena calidad, pero con la opacidad existente, nada se puede descartar.

Los gobiernos, más concretamente el español, por localizar el problema pero ocurrió lo mismo con todos y cada uno de los gobiernos que ofrecieron ayudas y por las instituciones que las respaldaron; a cambio exigieron a los bancos y cajas que incrementen la oferta de créditos a las pymes y a los consumidores.

¿Qué han hecho los bancos y cajas?

Especular y cuadrar sus balances a cuenta de las ayudas recibidas. Es probable que las ayudas hayan contribuido a que la crisis no haya profundizado más, pero dónde se quedaron las amenazas a las instituciones financieras de que se les cortaría el grifo si no transmitían los dineros públicos que recibieron a los sectores más débiles como eran los consumidores y las PYMES. Seguimos, 2 años después, con dificultades tremendas para conseguir créditos, los bancos y cajas siguen sin fiarse entre ellos, no se conceden créditos y por tanto son reacios a conceder créditos a las bases para que la economía siga funcionando. (Seguimos con las mismas bases económicas de antes de la crisis, eso no cambia, ni cambiará, a pesar de que ya hemos comprobado la debilidad del libre mercado tan contrario a las regulaciones)

¿Cuáles son las consecuencias?

Las consecuencias es que la crisis se ha extendido, cayó la economía del ladrillo y ha abierto un gran boquete en la economía productiva por excelencia a nivel mundial como es la industria del automóvil y su industria auxiliar. Los gobiernos, en concreto también el español, avanzaron que las ayudas serían dadas a la industria del automóvil a cambio de que no hubiera despidos. Los EREs de extinción desde entonces han aumentado exponencialmente sin que nadie haya dicho ni una palabra, miran para otro lado dejando en completa indefensión a los trabajadores y trabajadoras, al igual que a las pequeñas empresas del sector auxiliar.

La crisis financiera no es un accidente, es el resultado lógico de un casino gigante en el que el futuro del mundo es una ruleta en el que sólo hay un objetivo, el lucro.

Todo esto ha demostrado que la explotación de la desigualdad global, que el desvío a los accionistas de la riqueza producida por los trabajadores y trabajadoras, es letal para el futuro de la humanidad. Todo avalado por los gobiernos y ejecutado por especuladores neoliberales. Tenemos que cambiar el modelo buscando el respeto de los derechos sociales y el acceso universal a la protección social más que los beneficios de las acciones.

Buscar la productividad  destruyendo el equilibrio ecológico se ve agravada por la búsqueda de beneficios en el corto plazo. Ahora que estamos inmersos en la conferencia de Copenhague debemos ser conscientes de que no salvaremos el planeta sin una revisión radical de la forma de desarrollo.

Ahora los mismos que han iniciado la crisis, los empresarios, los especuladores buscan dar una vuelta más de tuerca. Cargar contra los más perjudicados en los periodos de crisis, los ciudadanos de a pie, los trabajadores y trabajadoras. Pretenden hacernos creer que para salir de la crisis es fundamental reformas laborales, que son en si mismas eufemismos, tendentes a recortar derechos, que tantos años y luchas han costado, y reducir salarios sin que ellos hagan ningún tipo de sacrificio. Los que son parte del problema, los que ha sido responsables principales en la crisis quieren salir indemnes y con los bolsillos cargados de lo que puedan quitar a los más débiles.

¿Podemos hacer algo?

En Madrid hay una cita el día 12 de Diciembre a las 12 de la mañana, desde Atocha a la Puerta de Alcalá se va a hacer una movilización general con el lema “QUE NO SE APROVECHEN DE LA CRISIS”.  Animo a quien lea esto que se una a la manifestación. Por si sola no se va a conseguir nada pero evidentemente desde el silencio se va a conseguir menos, hay que decir a los gobiernos, a los representantes que hemos elegido democráticamente, que el camino no pasa por que los trabajadores y trabajadoras cedan derechos, que el camino es otro.

Hay que tener un mayor control de las actividades financieras, de las actividades productivas, buscar medios sostenibles de crecimiento. Las políticas neoliberales de los últimos treinta años se han asegurado de la dominación de las finanzas internacionales y la carrera por los beneficios. Ellos han conducido a la mercantilización de todo en el planeta, y son responsables la inestabilidad económica, el empeoramiento de la crisis ecológica, de los trabajadores precarios, la exclusión, la explotación de las desigualdades en el mundo. Grandes medios militares se utilizan para proteger los intereses de los grandes inversores y las empresas transnacionales. Estos acontecimientos se presentan como inevitables, tanto en el Norte y el Sur.

Hay alternativas, no estamos condenados a sufrir los estragos de la globalización neoliberal. Hay que buscar propuestas para dibujar las líneas de otro mundo posible.

PARTICIPA, LUCHA, MOVILIZATE Y HAZTE OIR




Pica en el cartel para leer el Manifiesto de CCOO y UGT ante la Movilización General del 12 de diciembre