Archivo del sitio

14N HUELGA GENERAL

Desde  este sitio me sumo al seguimiento de la HUELGA GENERAL convocada para el 14 de Noviembre

Porque sobran los motivos, porque no es una crisis, es una estafa y

  • pagamos los que menos tenemos
  • cercenan nuestros derechos laborales, sanitarios y educativos
  • sus acciones sólo generan pobreza, 6.000.000 de parados y sus familias lo sufren diariamente
  • pretenden hacernos sentir culpables por vivir por encima de nuestras posibilidades
  • gestionan sus recursos para que interioricemos que no hay otra salida
  • los poderosos y sus aláteres mantiene sus privilegios
  • los que más tienen se benefician de las políticas fiscales y económicas

Por todo ello participa activamente en la HUELGA GENERAL DEL 14N.

Si lees esto me gustaría  pedirte que la secundaras y si crees que es absolutamente imposible para ti participar de la HUELGA pero crees que hay motivos, ese día al menos:

  • no consumas, no compres no utilices el transporte público
  • minimiza el consumo de agua, electricidad y gas
  • no realices transacciones financieras, no saques dinero del banco
  • respeta a los que están realizando la huelga, no son unos vagos, están defendiendo también tus derechos.

Y NO TE OLVIDES DE PARTICIPAR EN LAS MANIFESTACIONES QUE SE ESTÁN ORGANIZANDO, PARA ESO NO TIENES NINGUNA EXCUSA. SI CREES QUE TE ESTÁN ESTAFANDO, QUE TE ESTÁN RECORTANDO TIENES MOTIVOS PARA PROTESTAR….. HAZLO EN LA CALLE

MANIFIESTATE

Anuncios

Huelga General 29 de Marzo

Se ha escrito mucho acerca de los motivos para rechazar la nueva reforma laboral, o lo que es lo mismo para rechazar el nuevo ataque de los mercados-estados-sistema a los derechos de la mayoría de las personas, trabajadoras y trabajadores en activo o no, perpetrado por el gobierno (en este caso el del PP, en otras ocasiones el del PSOE). En este mismo blog he escrito acerca de la reforma laboral y de lo que siginificaba.Ver reforma laboral otra vuelta de tuerca

Hoy sólo hay que hacer una entrada muy clara, muy escueta, simplemente quiero manifestar mi apoyo a la acción planteada por los dos sindicatos mayoritarios CCOO y UGT. A esta convocatoria de Huelga General también se han unido más de 1000 asociaciones  y espero que sea secundada ampliamente.

La reforma laboral es uno más de los recortes que está realizando el gobierno del PP al albur de la necesidad de atajar la crisis económica mediante el desmantelamiento del estado de bienestar. Pasado mañana, ligado a los nuevos Presupuestos Generales del Estado, encontraremos que han dado una nueva vuelta de tuerca y que han limitado o eliminado determinados servicios a la ciudadania alegando que es menester ajustar los presupuestos, cumplir el objetivo de déficit marcado por la Unión Europea, negando la mayor que es que el gobierno es, o debería ser, gestor de recursos y bienes del estado al servicio de sus conciudadanos. Si mañana hay un seguimiento masivo de la Huelga y de las posteriores manifestaciones estamos poniendo unos primeros cimientos para evitar que ese sea el camino que transite el gobierno, que vea que hay un clamor popular en contra de esas medidas y con ello consigamos frenar su desaforada insaciabilidad. El gobierno, títere de los mercados y cómplice necesario, ha de ser puesto en su sitio, debemos parar las continuas agresiones y marcarle alternativas viables para que esta estafa, a la que se nos está sometiendo, sea desenmascarada, juzgada y condenada.

Uno de los índices que se manejan para constatar la repercusión de la Huelga, además del conteo de los participantes que suele ser muy dispar en función de la fuente, son los datos de consumo. En concreto, el más  relevante es el de energía aunque el consumo en general también se suele considerar. Por ello mañana además de no ir a trabajar y participar en las manifestaciones convocadas sería muy interesante tener en cuenta lo siguiente:

  • Reducir a la mínima expresión el consumo de energía, de agua o de gas.
  • Procurar realizar sólo las llamadas telefónicas imprescindibles
  • No utilizar Internet
  • No poner combustible a nuestros vehículos
  • No consumir nada en locales comerciales, no comprar, no acudir a locales de ocio, recuerda que es un día de Huelga y todo debería estar cerrado.
  • En definitiva CERO CONSUMO

No se me acabó la tinta.

Casi un mes sin acercarme a mi rincón, no será porque no han ocurrido cosas sobre las que me hubiera gustado escribir. La verdad es que si fuera por eso todos los días publicaría una entrada en el blog pero este inicio de año está siendo algo complicado y no tengo o tiempo o ganas para ponerme delante del teclado. No siempre no tener ganas o tiempo significa que algo vaya mal, simplemente que otros menesteres acaparan mi atención. No obstante he decidido que de hoy no pasaba, aunque sea somero resumen de lo que ha ocurrido, de lo que ocurre y de lo que posiblemente vaya a ocurrir voy a esbozar en qué se ha interesado mi cabeza en estos últimos días.

El fantasma de lo pasado me trae recuerdos de las manifestaciones multitudinarias, pese a quien le pese, contra la nueva reforma laboral. Para los que hace unos meses había motivo ahora son los ejecutores y para los que en ese momento decían que no había razones, por poco más, se ponen delante de las pancartas a figurar. Al margen de esa triste dualidad que más de un psicólogo vería como síntomas de cierta esquizofrenia, quizá es mejor tomarlo como simple anécdota porque si no sería echar más leña al fuego,  lo importante es que la gente parece que empieza a reaccionar, a plantearse la injusticia de las medidas, a protestar por los atropellos. Lo malo es que aún muchos se creen las patrañas del gobierno, parece que en el bipartidismo que damos como bueno hay poca diferencia aunque algo haya. Los mercados, o mejor dicho el sistema, marca el camino, bueno de eso ya he escrito en entradas anteriores y hoy no voy a ahondar en los temas. El caso es que ha habido varias manifestaciones a las que he acudido y espero que siga habiéndolas mientras que sigan agrediéndonos y seamos los pagadores de sus desmanes.

También ya de un pasado reciente nos llegan noticias de que el Bosón de Higgs está cada día más acorralado. En Fermilab (Tevatron), Illinois también andan cercando a la misteriosa partícula, sus últimos experimentos parecen cercarla entre 115 GeV y 135 GeV, números parecidos a los del LHC en los experimentos Atlas y CMS ( en torno a 125 GeV) .

Por otro lado parece que nos quedamos sin neutrinos superluminosos, según informaron desde el CERN y después de sopesar posibles fallos en los GPSs o quizá en los relojes que midieron el tiempo de salida y llegada de los neutrinos en el experimento que sugirió que había viajado a velocidad de la luz y que suponía poner patas arriba todo el cimiento de la física moderna, parece ser que el problema fue un cabe de fibra óptica entre la unidad de recepción GPS y una entrada de un ordenador estaba mal conectado. Me es complicado entender un fallo similar, se presupone que en un experimento de esas características todo está controlado, que han de haber medidas redundantes para evitar errores. Al final estamos en lo trascendental y se nos olvida lo más trivial y mundano.

El fantasma del presente me trae, además de mucho trabajo, la espectacular visión del  cielo con unos brillantes Júpiter y Venus en el anochecer madrileño. Ambos en su luminosa presencia se buscan hasta encontrarse casi juntos en un sorprendente baile al que la luna decreciente también se ha unido. Por otro lado Marte también se encuentra en una posición de relativa cercanía y por las características de su órbita cada 26 meses se sitúa en oposición, es decir la Tierra pasa entre Marte y el Sol lo que hace que al estar opuesto al Sol se ilumine totalmente su cara visible. Como digo vale la pena levantar la vista del suelo, si es posible en un lugar alejado de la contaminación atmosférica y de la lumínica y disfrutar del espectáculo.

Para el futuro cercano, su fantasma me anuncia una Huelga General. Creo que sobre ello ya hice algún comentario en la entrada referente a la reforma laboral. La fecha pactada es el próximo 29 de Marzo, justo unos días después de las elecciones en Asturias y Andalucía y justo antes de la presentación de los ya temidos Presupuesto Generales para 2012, es decir, un día antes de conocer los nuevos recortes que se suponen aún más agresivos para los de siempre. A pesar de lo que personalmente pienso no sólo secundaré la Huelga General si no que recibirá todo mi apoyo. Espero tener tiempo y ganas para dedicarle una entrada.

Antes de esa fecha tengo dos citas en mi agenda, el Día Mundial del Agua y la Hora del Planeta, los días 22 y 31 de Marzo respectivamente. También espero dedicarles como en otros años una entrada.

Me he dado cuenta que esto de tener un cuaderno de bitácora resulta cuanto menos curioso, en el sentido de que al pasar los años, cuando lo vas viendo crecer, hacerse mayor, te das cuenta que hay cosas cíclicas, que se repite., Unas en las mismas fechas, como estas efemérides y otras sin tener un día concreto. Si echo la vista atrás me encuentro con temas redundantes, reivindicaciones con nombre y apellidos y, por ende, con aniversario y otras con un mismo guión pero con distintos actores. Al final parece que todo lo esencial se mantiene como esas estrellas del firmamento y que la vida es un continuo día de la marmota.

Ya he hecho un pequeño resumen de estos días y avanzo por donde irán las próximas entradas, además de las habituales, y por supuesto, si tengo tiempo y ganas, las inesperadas.

Reforma Laboral, otra vuelta de tuerca

Las algo más de 60 páginas que constituyen el Real Decreto 3/2012 suponen un compendio de agresiones a los trabajadores y trabajadoras, tanto para los que tienen un empleo actualmente como para los parados, que, salvo contadas excepciones, no verán una mejora en sus expectativas de conseguir un puesto de trabajo y mucho menos a partir de ahora con unas condiciones dignas. Es una oda a lo precario, a la desregulación, destruye, aniquila derechos, tiende con inquina la balanza de las relaciones laborales hacia el ya pesado plato de la patronal. Tiende a convertir la mano de obra en un mero instrumento de producción, pisotea derechos, cercena las mínimas seguridades y estabilidad necesarias. Sin ser adivino, ni gurú, no va a suponer creación de empleo, todas las partes conocen eso, quizá pueda suponer un trasvase de empleo estable a empleo precario, de empleo de personas de más de 40 años a empleo de jóvenes. Puede que en el mejor de los casos la población activa se rejuvenezca, pero originará claramente dramas sociales, personas que en el final de su vida laboral perderán el puesto de trabajo y no tendrán ninguna expectativa de volver al mercado laboral. Personas que mal vivirán en los últimos años de prestaciones sociales hasta alcanzar una jubilación menguada porque en los últimos años no han cotizado. Los nuevos contratos con indemnización nula para muchos durante el primer año, sin indemnización ni causa necesaria de despido puesto que estarán en periodo de prueba, hará que el mercado laboral se pueble de asustadizos trabajadores siempre amenazados por la Espada de Damocles de la pérdida del recién adquirido puesto de trabajo. La macabra broma de regularizar las causas de despido objetivo supone que las empresas con ganancias netas podrán deshacerse de empleados si sus expectativas de crecimiento no se corresponden con las previstas, reducir ganancias, no ya entrar en pérdidas, legitima al empresario para descargar plantilla indemnizando con 20 días por año trabajado. En ese sentido deja de tener relevancia los 33, o antiguos 45, días por año trabajado de indemnización cuando el despido era declarado improcedente, es decir, cuando el empresario sin causa justificada sacaba fuera del mercado laboral a algunos de sus empleados, ahora encontrar causas objetivas será sencillo. En esas condiciones los empresarios tendrán, a partir de la entrada en vigor del real decreto, trabajadores y trabajadoras más sumisos, ellos los denominarán más productivos, personas con miedo a exigir derechos, a protestar cuando las condiciones laborales no sean las adecuadas, personas que estarán sometidas, aún más si cabe, a las arbitrariedades y los caprichos de los empresarios. Sin miedo a exagerar damos un paso hacia una semiesclavitud encubierta, volvemos al “si señor”, al caciquismo de hace dos siglos.

Aunque el foco de las discusiones y de los recelos se ha centrado en la forma de salir de la empresa, es decir el despido, eso no es lo más trascendente en este Real Decreto. Efectivamente ha sido una reforma agresiva, no por la profundidad de los cambios, que también, si no por el  violento y ofensivo ataque a los trabajadores y trabajadoras en aspectos tan esenciales como la desregularización de las condiciones de trabajo, de salario, de negociación. Esta ley es un atentado contra los derechos de los trabajadores y trabajadoras en el sentido de que no sólo no se tendrá estabilidad en el empleo, fundamental, si no que además no se tendrá estabilidad en las condiciones laborales, el descuelgue de los convenios que ya ha sido caballo de batalla en otras negociaciones es un hecho sin ambigüedades en esta ley. El Convenio Colectivo pasa a ser papel mojado, sólo cuando la empresa vaya bien, mejor dicho, cuando el empresario decida que es oportuno conservarlo, los acuerdos entre trabajadores y empresario se mantendrán. El empresario tendrá casi manos libres para cambiar las condiciones pactadas, y aquí conocemos los distintos tipos de empresas y empresarios. No porque pensemos que los empresarios son malos por naturaleza, si no porque su objetivo claro es obtener ganancias, tener beneficios, son insaciables en ese sentido, y los trabajadores y trabajadoras con derechos son para ellos son un mal necesario y cuantos menores sean las responsabilidades que adquieren para con ellos mejor. En este sentido el gobierno del PP da una vuelta más de tuerca obligando a los negociadores de los convenios colectivos a dotarse de mecanismos de arbitraje, imagino que antes de crear una ley de huelga que seguro hace en los próximos meses, con el fin de evitar conflictos cuando al empresario se le ocurra olvidarse de las condiciones pactadas en Convenio. Si no se llega a acuerdo con los representantes de los trabajadores habrá un procedimiento de arbitraje, todo menos llegar a las pocas medidas que tienen los trabajadores y trabajadoras para incidir en el cambio de paso en una negociación, una de las pocas herramientas y además es una que a ningún trabajador le gustaría utilizar, la huelga. Con esta ley además de dejar las manos libres al empresario para hacer y deshacer en su empresa, se menoscaba el trabajo de los representantes de los trabajadores y además se tiende a evitar la que se utilice alguna de las herramientas de defensa de los derechos o de las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras dejando en última instancia la decisión a personas externas, a jueces seguro que del tipo que declara no culpable al honorable Camps y declara culpable al rojo Garzón.

También en este real decreto se da vía libre a los empresarios para solicitar y ejecutar EREs, hasta ahora la autoridad laboral debía autorizar esta medida excepcional para adecuar la carga de trabajo a la capacidad de la empresa, para autorizar los despidos colectivos. Hasta la aprobación de esta ley era necesaria como digo la aprobación de la administración, para evitar conflictos de todos era sabido que era más sencillo la autorización de un ERE ya fuese de suspensión temporal de empleo como de extinción si había acuerdo entre el empresario y la representación legal de los trabajadores. Eso suponía llegar a pactos beneficiosos para los trabajadores y trabajadoras, al menos limitaba considerablemente los efectos que el ERE podía producir. A partir de ahora tendremos EREs mucho más conflictivos sin duda en las empresas donde haya una representación de los trabajadores con fuerza y habrá una mayor precariedad y desamparo en el resto de empresas. Los trabajadores y trabajadoras pasan a ser meros espectadores de las decisiones del empleador. Mucho se habla de las condiciones de las relaciones empresas-trabajadores en los países más desarrollados de Europa, se habla de que el mercado laboral español es muy rígido, ahora se da manga ancha a los empresarios y se niega el poder de negociación a los representantes de los trabajadores. No se dice en cambio que en países como Alemania los representantes de los trabajadores tienen sindicatos unitarios sectoriales con unas infraestructuras y un poder de negociación tal que incluso en algunos casos son coparticipes en las decisiones empresariales, tienen voz y voto en las juntas directivas, existe la cogestión. Desde esos mismo países se nos acusa de rigidez y se pretende que nos convirtamos, aún más si cabe, en un corralito de mano de obra barata y sin derechos para el beneficio de las grandes multinacionales que tienen sus cuarteles generales en esos países que lideran las economías mundiales. Qué mejor que tener dentro de su influencia geográfica mano de obra barata y sin derechos para el mayor beneficio de sus empresas.

El decreto ley da para escribir mucho más, aquí sólo estoy trasladando mis primeras impresiones, es un documento que no tiene desperdicio y espero que haya mucho debate en la sociedad y una respuesta adecuada a este atentado tan alevoso como inútil si lo que pretende, que no, es minorar la lacra del desempleo. Salvo los más ciegos y acérrimos seguidores del PP espero que el resto sea capaz de ver a donde nos lleva este gobierno. De momento tampoco han hecho nada que me sorprenda, son políticas de derecha, sus políticas, que sólo puede desconcertar a los que viven en los mundos de Yupi y se hayan dejado encandilar por unos cantos de sirena embaucadores y tramposos. Siempre digo que un currito que vote a la derecha, y soy consciente que han sido muchos millones, es que sólo tiene el perdón de la ignorancia, que es muy osada, pero a veces hasta esa comprensión se la negaría.

Hay muchos más puntos para analizar pero esto empieza a ser un tocho muy largo para una entrada, ahora queda hablar someramente de la respuesta. Hablan de una Huelga General, yo creo que les importa una mierda al gobierno y a esos mercados a los que tanto debemos una Huelga General ahora. Un gobierno recién elegido está demasiado entero como para que una medida de ese tipo le cause la mella necesaria. Los mercados, el mismo gobierno, tienen asimilado la posibilidad de esa Huelga y las pérdidas económicas que le vayan a causar. Evidentemente si hay una convocatoria de Huelga General la apoyaré, pero creo que ahora tal y como están las cosas sólo sería una medida para que algunos se justifique y otros la utilizarán también como excusa para explicar que nada ha mejorado. Ahora mismo soy más partidario de un acoso diario, de movilizaciones diarias, de salir todo el mundo a la calle sin pausa. De reflejar la clara confrontación contra las medidas adoptadas, de que haya un clamor popular cada día más enérgico y contundente en contra de lo legislado, que el país sufra un terremoto democrático en las calles de nuestras ciudades. El camino que marcó el 15M es, para mi, básico. No creo que un día de manifestación o un día de Huelga General sean eficaces. El levantamiento de la clase popular es imprescindible, la senda a seguir pasa por no dar cuartel a aquellos que nos fustigan, a aquellos que atentan contra nuestros derechos, a aquellos que utilizan el poder para beneficiar a unos pocos en contra de la mayoría, a aquellos para los que somos simplemente los de abajo, los que nos utilizan para su beneficio. No podemos conformarnos con ser los que pagan las crisis que crean otros, somos los que debemos ostentar el poder, mientras que no seamos consciente de ello no tenemos nada, seguiremos siendo sólo su mano de obra, los que consumen sus productos, los que mantienen sus estatus.

Quizá en los próximos días haya negociaciones y endulcen la ley en el parlamento o bajo determinadas concesiones a los agentes sociales. Sin embargo yo creo que esa ley no hay por donde cogerla, no creo que unos parches cambien en su esencia la agresión que supone. Así pues el único camino es la derogación y eso sólo se podría conseguir si hay una auténtica revolución social, un movimiento ciudadano, un clamor diario popular. Es fácil decir todo esto, es sencillo escribir aparentes trivialidades pero al final si no hay una oposición clara a lo que está ocurriendo nos veremos en nuestras guaridas olisqueando el peligro y esperando que no nos toque y el día que tengamos la mala fortuna de ser parte directamente implicada no nos quedará más que hincar la rodilla y aguantar lo que no hayamos sabido defender con anterioridad.

 

Derecho a la Huelga

Hace unos días se ha realizado una Huelga General convocada por los dos Sindicatos mayoritarios y apoyada por distintas organizaciones políticas, vecinales, sindicales, …

En cada ocasión que los sindicatos, ya sea a nivel nacional, provincial, sectorial o incluso a nivel de empresa, convocan una huelga hay un eterno debate acerca de que prevalece, si el derecho a la huelga o el derecho al trabajo.

El debate interesado, manipulado y malintencionado abierto por los que son contrarios a las huelgas, contrarios a las actividades sindicales, promovido por los enemigos de los trabajadores y trabajadoras  y seguido partidístamente por todos aquellos que les interesa acabar con la credibilidad de los que, democráticamente, defienden los derechos y libertades de los trabajadoras y trabajadoras no tiene sentido, según mi opinión.

Para empezar quiero enunciar literalmente los dos artículos que se suponen enfrentados acerca del derecho a la huelga y el derecho al trabajo. Ambos se encuentran encuadrados en el TÍTULO I.DE LOS DERECHOS Y DEBERES FUNDAMENTALES. – CAPÍTULO II.DERECHOS Y LIBERTADES. Si bien uno (el de derecho a la huelga Art. 28) está situado bajo el epígrafe SECCIÓN I. DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES Y DE LAS LIBERTADES PÚBLICAS. Y el otro (el de derecho al trabajo Art. 35) bajo el de SECCIÓN II. DE LOS DERECHOS Y DEBERES DE LOS CIUDADANOS.

Artículo 28.

1. Todos tienen derecho a sindicarse libremente. La Ley podrá limitar o exceptuar el ejercicio de este derecho a las Fuerzas o Institutos armados o a los demás Cuerpos sometidos a disciplina militar y regulará las peculiaridades de su ejercicio para los funcionarios públicos. La libertad sindical comprende el derecho a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección, así como el derecho de los sindicatos a formar confederaciones y a fundar organizaciones sindicales internacionales o afiliarse a las mismas. Nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato.

2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La Ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

Artículo 35.

1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

De momento, si hubiese alguna discusión sobre qué prevalece vemos que el de huelga es un derecho Fundamental y que jerárquicamente está por encima del de trabajo. Pero como se puede leer en su literalidad no son contrapuestos, cada uno habla de un tema distinto, sin relación directa, aunque los relacionaré en algunos casos de manera indirecta.

En artículo 35 se habla de “deber de trabajar y el derecho al trabajo”, entendiendo como tal el derecho a tener un trabajo, no a trabajar en un día de huelga. Es más, en la Huelga General del 29-S se protestaba, entre otras cosas, porque casi 5 millones de trabajadores y trabajadoras en España no tenían trabajo, y con la nueva ley se facilitaba a los empresarios a cercenar dicho derecho, facilitando el despido, ya que será más barato y rápido. Es decir la Huelga defendía el derecho al trabajo del que habla el Art. 35.

Los que no secundaron el paro y decidieron trabajar ese día atendiendo a su derecho estaban errados, ellos hipotéticamente podrían ejercer su derecho a huelga, es decir hacer o no hacer huelga, sobre este punto trataré más adelante; pero no pueden apoyarse en el Art. 35 alegando que la Constitución en ese punto les reconoce el derecho a trabajar ese día. El castellano es un leguaje muy rico, pero sacar palabras o extractos de frases de su contexto puede dar lugar a falsas interpretaciones, sobretodo si son interesadas. El artículo sólo tiene una interpretación, habla del derecho a tener un trabajo, derecho que deberíamos defender los 365 días al año, para los que lo tenemos y para los que aún no lo tienen o se lo han quitado.

Al hilo de que algunos pudieran argumentar que ellos no quisieron ejercer ese día su derecho a huelga y por eso trabajaron, o quisieron trabajar, me gustaría puntualizar lo siguiente:

  • Los derechos fundamentales son ante todo colectivos, el derecho a la huelga es un derecho del colectivo. Desarrollado evidentemente por las personas individualmente.
  • No tiene mucho sentido hacer una huelga de forma individual, la huelga es un derecho y una herramienta de presión del colectivo.
  • Decir que uno no ejerce su derecho individual de ir a la huelga y quiere trabajar significa que está en contra del derecho colectivo con lo cual vulnera el derecho fundamental.
  • La huelga no fue convocada por dos desarrapados, la convocó los dos sindicatos que ostentan la mayoría de afiliados de trabajadores y trabajadoras en España (más afiliados que cualquier partido político), que son interlocutores válidos para la Administración y Patronal para negociar los asuntos referentes a cuestiones laborales y sociales. Si son representativos para negociar cuando les conviene a los poderes económicos y políticos de este país también los son para convocar una huelga.

Así pues, el eterno debate acerca de si en una Huelga General está por encima el derecho al trabajo o el del derecho a la huelga es una sinrazón. Son derechos que no son incompatibles, de hecho, en esta última como en otras, la huelga defendía precisamente el derecho al trabajo.

29-S

Huelga General II

Hoy es viernes, 27 de Agosto, en la cercanía  barrunto el fin de las vacaciones, inicio del trabajo, vuelta a la normalidad. Espero que el 1 de Septiembre al menos llueva, haga mal tiempo y así la entrada de nuevo a la cotidianidad sea menos dura. Por lo demás no he escrito prácticamente nada en el blog desde Junio, en Julio no tuve tiempo nada más que para algún guiño fiestero, para mantener medio vivo el blog y de Agosto mejor ni hablar. Hoy me he sentado delante del teclado y cuesta saber por donde empezar, hay varios temas que tengo en la cabeza, pero como lo inminente es la vuelta al trabajo creo que puedo empezar tratando un tema candente sobre el que ya escribí, ahora en la distancia temporal lo escrito para mi sigue vigente, pero el final del cuento ya es otro.

En la entrada  “HUELGA GENERAL” , cuestionaba la oportunidad de realizar una huelga general, pensaba que era más interesante realizar otras medidas de presión para evitar las posibles acciones que el gobierno iba a realizar, azuzado y presionado por el Capital que maneja a su antojo a los estamentos nacionales e internacionales que se supone que deberían proteger y estar al servicio de los ciudadanos.

Posteriormente se han consumado los hechos, el 16 de Junio se aprueba el real Decreto-Ley 10/2010, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo. Durante casi 3 años se ha estado negociando una posible reforma en el mercado del trabajo entre los mal llamados agentes sociales, empresarios y sindicatos, evidentemente tal y como estaban las cosas no parecía que el escenario fuese optimo para una negociación entre iguales, nunca lo es pero en este caso, inmersos en una crisis económica sin precedentes y con un gobierno débil y no del gusto de los poderes más conservadores, mucho menos. Los empresarios sabían que si no había acuerdo, al final, conseguirían más por ley y además debilitarían aún más la consistencia del gobierno, preparando el camino a la entrada de un ejecutivo aún más conservador y con más afinidad a sus intereses.

La reforma, encima, ni siquiera es aprobada en el parlamento con consenso, aún parece pobre, descafeinada, ineficaz y cobarde para la mayoría de los grupos parlamentarios. Querían una reforma aún más profunda, aún les parece poco lo que se ha aprobado en el congreso y que ha dado su visto bueno en el senado, con alguna mínima modificación, no para mejorarla para los trabajadores y trabajadoras, si no para aún incidir más en los recortes a los derechos de todos nosotros y nosotras. Tan sólo se han pronunciado en contra por regresiva y por insolidaria los grupos de izquierda, su manifestación es simplemente testimonial porque no tienen escaños suficientes para modificar nada.

Mientras tanto ¿qué han hecho los sindicatos, los partidos de izquierda, las asociaciones vecinales, de jubilados, de parados….?, en fin todos los que se verán  afectados por las nuevas condiciones laborales, sociales, económicas. Evidentemente prácticamente nada de lo que yo creía que se debería haber hecho, al menos de cara a la gente de la calle, a las personas que se verán más perjudicadas por esta reforma. Sé a ciencia cierta que están trabajando en preparar una huelga general que sea exitosa, pero ¿qué significa que tenga éxito?, ¿que sea seguida multitudinariamente?, ¿que se pare el país? Y ¿al día siguiente qué?, ¿Va a cambiar algo? La reforma ya estará ratificada, no como Decreto Ley sino como Ley. Aprobada por el parlamento e inamovible. Sólo valdrá para dar pábulo a los que quieren elecciones anticipadas, pero nosotros nos la comemos, eso seguro. Está claro que lo único que se podrá sacar de la huelga es intentar evitar ataques posteriores, dejar claro que tiene al pueblo en contra e intentar que lo que se nos viene encima sea menor que si no tuvieran presión.

No sé si los agentes sociales, ahora sí, sindicatos, asociaciones…, que nunca me pareció la patronal agente social, como digo, no sé si los agentes sociales hubieran planteado la lucha en la calle a diario, en vez de dejarlo todo a una única carta de la huelga general, además en una fecha tan tardía, estaríamos en la misma situación o no, creo que no pero sólo es mi postura. Ahora evidentemente ya no nos queda más que la Huelga, y hay que hacerla. Si sale bien supongo que algunos se pondrán una medallita, otro se frotarán las manos porque ven más cerca el fin de este gobierno, pero es lo que nos queda para mostrar que los trabajadores y trabajadoras nos podemos mover y defender nuestros derechos. Aún quedan derechos que nos quieren arrebatar, aún pueden apretarnos más, pensiones, paro, privatizaciones…. Están atentando claramente contra el llamado “Estado de Bienestar”, cada vez más recortado pero aún existe y hay que defenderlo, no podemos permitir que sigan minándolo hasta que desaparezca  y al final vivamos en una sociedad insolidaria, donde sólo los más afortunados tienen determinados privilegios y la mayoría lucha por sobrevivir diariamente.

Ahora han tocado el mercado laboral:

La reforma laboral , tal y como está aprobada, hace más fácil, rápido y barato el despido, no mejora el acceso al mercado laboral, mantiene como acceso prioritario para los empresarios los contratos temporales puesto que las medidas para frenarlos son cantos al sol, no hay medidas claras para evitar la temporalidad injustificada, ni para frenar los abusos en esos contratos. Da más poder a las empresas en las negociaciones colectivas, permitiendo descuelgues salariales y de derechos en circunstancias nada claras y muy ambiguas, siempre beneficiando al empresario. Abre la intermediación laboral al negocio privado, levantando el veto a las empresas de trabajo temporal para que puedan trabajar en la Administración Pública. También pueden operar en sectores de riesgo como construcción y sanidad donde lo tenían prohibido.

Pero ya están lanzando mensajes de que no es bastante, de que no se van a conforma con eso, una vez aprobada como ley seguirán con las pensiones y no se pararán ahí.

En definitiva el 29 de septiembre hay Huelga General, a nadie le gusta ir a la huelga, pero o se hace algo o esto no tiene fin. Ya es un dicho que aún por manido no deja de ser cierto “la patronal es insaciable” y al final el más débil es el que paga los platos rotos. Cuando nos queramos dar cuenta nos han quitado hasta el aire para respirar.

Se nota que aún estoy de vacaciones, tengo la impresión de que el texto está deslavazado y poco claro, pero lo voy a dejar así, supongo que habrá alguna entrada más acerca de este tema antes del 29 de septiembre y estaré un poco más centrado. Sólo quería manifestar que hay que plantar cara a los que nos quieren quitar lo poco que tenemos. En este momento parece que el único camino que tenemos es manifestar nuestra postura con una Huelga General, pues tiene que ser un éxito y sólo lo será con el apoyo de todas y todos.

Huelga General

Se está hablando mucho de la Huelga General, de la necesidad de parar el País para dejar claro al gobierno que el camino que está siguiendo de recortes para las clases más desfavorecidas no es el correcto. Mañana mismo, día 8, los funcionarios pararán por el recorte en sus salarios. La pregunta creo que es:

¿A quién favorece una Huelga General en este momento?

A mi me sorprende que partidos de izquierda, partidos conservadores y patronal nos animen a hacer una Huelga General. Todos esos colectivos, además de miles de trabajadores y trabajadoras evidentemente, coinciden en presionar para  que los sindicatos, “que han estado callados, amagados y serviles a los intereses del gobierno”; convoquen a todos los trabajadores y trabajadoras a una Huelga General. En todo este debate hay piezas que no encajan, compañeros de viaje que no cuadran, peligrosos y me parece que demasiado interesados. Que una patronal fuerce la situación en una negociación con los sindicatos, que se cierre en banda esperando que el gobierno legisle, probablemente lejos de sus objetivos y casi animando a que sus representados se vean perjudicados por una huelga, podría resultar algo extraño, si bien el objetivo último va más allá de alcanzar parte de sus deseos, el objetivo claro es apoyar la estrategia de la derecha, que evidentemente es la suya también, puesto que es la que le va a representar. El objetivo tanto de  la patronal como de la derecha más conservadora, ( y no quiero decir que el PSOE sea izquierda ni mucho menos) es organizar un caos tal que se tengan que convocar elecciones, un caos que redunde en su beneficio, en la perdida de credibilidad de un gobierno ya poco creíble. Pescar en aguas revueltas con el fin de conseguir que parte de los votantes del PSOE no voten por desencantados y descontentos y que otra parte les voten a ellos. En este sentido si los partidos de izquierdas piensan que también ganarán creo que salvo un puñado de votos, serán tan perjudicados como los demás con un gobierno conservador.

Alguien puede preguntar, ¿si el PSOE es conservador y el PP también qué diferencia hay? Hagamos la Huelga y que gobiernen los otros y si siguen cercenando derechos, si siguen golpeando al débil se les hace otra Huelga y se les vuelve a echar hasta que entre un gobierno que luche por los intereses de todos nosotros y nosotras. Evidentemente quien maneja los hilos en esta sociedad, no sólo en España  si no en todo el mundo, es el capital, los gobiernos occidentales son sólo marionetas manejadas por intrincados y complejos mecanismos al albur de lo que los mercados decidan. En lo único que se diferencian o se pueden diferenciar es en como manejan determinados temas sociales, o como gestionan algún tema económico menor. A la derecha más conservadora, más radical, no le tiembla la mano a al hora de perjudicar a los más desfavorecidos y desprotegidos si el mercado, si el capital se lo exige. La derecha, digamos que más socialdemócrata tiene más complejos y más problemas en tomar determinadas decisiones y eso mal que le pese a alguno ha permitido que no hayan realizado determinadas acciones en contra de todos nosotros y nosotras, que las reformas planteadas hayan sido de un calado bastante menor que las que hubiera planteado el PP sin lugar a dudas. Aún debemos recordar el decretazo que nos llevo a la Huelga General en el último gobierno Aznar. Con esto no quiero engancharme en la famosa frase “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”

¿Existen alternativas a la Huelga General que no hagan el juego a los enemigos de los que menos tienen?

Yo creo que sí, hay que estar en la calle, manifestarse, proponer alternativas a las acciones que intentan llevar a cabo el Gobierno. Mensajes claros de lo que se puede y de lo que no se puede hacer, en ese sentido creo que en la entrada “Plan de choque anticrisis del Gobierno de España” se pueden lees algunos caminos a seguir por el Gobierno en cuanto a reformas antes de tocar los derechos de los que realmente estamos sufriendo la crisis, que son en primer lugar los que perdieron su empleo o nunca lo consiguieron tener, después los que están viendo cercenados o ven como pueden desaparecer determinados derechos adquiridos, como son los primeros sacrificados en aras de solucionar una crisis que generaron los poderosos por su afán de lucro y de poder.

Evidentemente si hay una huelga general habrá que seguirla, pero creo que estamos haciendo el juego a los que por historia son nuestros más acérrimos enemigos. Una Huelga avalada por la extrema derecha, por la patronal y seguida por los trabajadores y trabajadoras no parece que sea muy inteligente. Nunca he votado al PSOE, no creo que lo vote nunca, ni como voto útil. Pero tampoco me apetece poner en bandeja de plata el gobierno de este país a los que seguro darán una vuelta de tuerca más en recortes, en pérdida de derechos, en pérdida de libertad. Hay que luchar por que las medidas para salir de la crisis sean asumidas primero por los que la originaron y cuando ellos hayan pagado, si aún hay que arrimar el hombro, que nos llamen al resto. Pero no permitamos que seamos únicamente nosotros y nosotras los que suframos las consecuencias. No tiremos piedras sobre nuestro tejado, luchemos, exijamos cambios, pero con cabeza.

Para relajarse sólo lo justo y volver a coger fuerzas para pelear: