Archivo del sitio

SER HUMANO SALVA VIDAS

Difundiendo, no necesita muchas más palabras, sólo pica en la imagen y a navegar por la Web de Médicos sin Fronteras y colaborar.

 

A4_serhumano

 

Anuncios

INDIGNATE CONTRA EL HAMBRE Y ACTÚA…

Hace calor en Madrid, mucho calor, refrescarse en la piscina acompañado de unas buenas cervecitas y unos aperitivos  ayuda a soportar unas temperaturas que seguramente estarán en el umbral de ser las más tórridas de este año. Que difícil es esta época. Hace tanto calor y se pasa tan mal que casi no se fija uno en algunas cosas, entre la noticia de la visita de Ratzinger a España, de sus encuentros con los jóvenes, de sus entrevistas con distintos dirigentes y actividades varias, de la repercusión del último partido del siglo entre el Madrid y el Barcelona, de la huelga de futbolistas que nos tiene realmente preocupados, tanto por no permitir que disfrutemos de ese hermoso espectáculo que significa ver los campos de juego llenos y los equipos distrayendo a la población con partidos vibrantes y en los que la emoción por no conocer el resultado se aúna con ese sutil arte de la guerra reciclada en juego de caballeros; como por el resquemor y congoja que nos deja la situación de desamparo y explotación en la que se encuentran esos gladiadores del deporte que se ven forzados a defender sus derechos con una acción de fuerza como es no jugar los partidos previstos para el fin de semana.

Entre todo este maremágnum de noticias importantes se nos cuela de vez en cuando alguna referencia a la situación de algunos países, lejanos tanto en distancia como en relaciones con nuestro entorno. Una de esas noticias que se nos está colando estos días es la de situación de hambruna en el Cuerno de África. Somalia, Etiopía, Kenia y la olvidada Yibuti sufren entre guerras y sequía una hambruna que debería indignar a una sociedad del siglo XXI globalizada. Entre la situación de desgobierno de Somalia hasta la dictadura férrea de Etiopía la poca ayuda de los países del “primer mundo” llega tarde y mal. Son las ONGs las que desde hace décadas se mueven en ese trocito de mundo  sobre las que recae el peso de coordinar y recaudar la ayuda para minimizar el cruento recuento de muertos diarios. Los países occidentales, ricos o desarrollados como queramos llamarlos (llamarnos) están muy ocupados intentando lamerse los rasguños producidos por la crisis económica que les impiden ser más ricos, más poderosos. Con esa “excusa” tienden a rebajar las ayudas, a eliminar recursos para los países que ni siquiera pueden preocuparse de si su PIB crece una décima o cinco, si no que su preocupación mayor es que se MUEREN.

No voy a extenderme ni en las causas, ni en los condicionantes que han llevado a esta situación, seguramente no tendría ni capacidad, ni espacio, ni tiempo.

Sí quiero hacer una reflexión, cuando vemos como sufren, como malviven o, mejor dicho, esperan a la muerte en esas regiones tan desfavorecidas muchas veces nos preguntamos qué podemos hacer. Nos dan cuentas bancarias en las que aportar una cantidad de dinero para ayudar, nos presentan a las ONGs que trabajan en la zona para que solidariamente nos hagamos cargo de su esfuerzo y su trabajo, limpiando nuestra conciencia enviando algo de dinero. Es evidente que es muy difícil dar un paso más en el sentido de dejarlo todo y ayudar in situ con nuestro trabajo, pocos son capaces de hacerlo. Ayudar económicamente es una opción y creo que, en la medida de nuestras posibilidades, todos deberíamos hacerlo. Pero también tenemos el derecho y creo que el deber de ir un poco más allá, de exigir a nuestros gobernantes, a los que gestionan nuestros dineros, nuestros impuestos,  que también participen, que también actúen. Prefiero que inviertan bastante menos en mis comodidades, en infraestructuras, en parques, en mejoras urbanas, por supuesto en material bélico… y que parte de mis impuestos, parte de los beneficios de banca, de industria de la recaudación que hace el gobierno de turno vaya a parar a esos países, forme parte de ese dinero que hace falta para acabar con el hambre en el mundo. No hablo sólo de raciones de comida, ni siquiera de ayuda sanitaria (que también), si no de inversiones en educación, en infraestructuras, en medios para que se cree riqueza contra pobreza.

En ese sentido supongo que muchas organizaciones estarán trabajando para que la comunidad internacional se movilice. Yo me he fijado en una, dependiente de FAO, una campaña para exigir a los distintos gobiernos que se impliquen en la lucha contra el hambre. Además de ayudar, con una aportación puntual o periódica para esta situación de extrema emergencia, a cualquiera de las distintas organizaciones que están trabajando para paliar esta hambruna me gustaría invitar a todo el que lea esta entrada a firmar en la campaña:

ACABAR CON EL HAMBRE

   .

Top ten de las crisis más desatendidas 2009 MSF

Un año más, Médicos Sin Fronteras publica el informe “MSF_TOP ten_2009”. Son una muestra de las muchas emergencias marginadas de las agendas políticas y de los titulares de prensa: enfermedades ignoradas y , con ellas, los millones de personas que las padecen.

PAQUISTAN: Violencia y olvido

Cientos de muertos y heridos y más de 2 millones de desplazados es el saldo de un año más de conflicto con varios frentes abiertos entre el ejército y los grupos de oposición.

SIDA: Los fondos se estancan.

Cerca de 10 millones de personas necesitan tratamiento urgente contra el VIH y sólo la mitad lo están recibiendo. La crisis mundial ha sido especialmente dura con las ayudas de los países donantes y de las promesas del G8.

SRI LANKA: Miles de heridos en la ofensiva final.

Durante la llamada ofensiva final del ejército contra la guerrilla Tamil, decenas de miles de civiles quedaron atrapados durante meses en una estrecha franja de selva y playa en Vanni, sin asistencia y con atención médica muy limitada. Cerca de 280.000 desplazados quedaron confinados en campos gestionados por el gobierno en el que la atención médica mejora poco a poco. Muchos han empezado a regresara sus casas. Pero decenas de miles se mantienen en campos o acogidos por familias en la zona.

YEMEN: Civiles atrapados en la guerra.

La población civil fue víctima directa de los enfrentamientos entre el ejército y las fuerzas de Al Houti en la provincia de Saada. Cientos de miles de desplazados se concentraron áreas donde las fuerzas humanitarias no pueden llegar. En el sur aumentó el tráfico de personas, con miles de refugiados somalíes y etíopes arriesgándose a viajes en pateras controlados por mafias en terribles condiciones.

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO: Violencia implacable contra los civiles.

Un año más, Kivu Norte fue escenario de la violencia indiscriminada de los grupos armados que sembraron terror con asesinatos, violaciones, saqueos y destrucción de casas y cultivos, causando desplazamientos masivos al este del país. También en el noreste los civiles sufrieron incursiones del Ejército de Resistencia del Seños (LRA) ugandés y su enfrentamiento con los ejércitos de Uganda y Congo que provocó la huida de miles de personas.

DESNUTRICIÓN INFANTIL: Persiste la financiación inadecuada.

Cada nueve segundos muere un niño menos de 5 años por desnutrición, hay tratamientos adecuados para evitarlo pero es necesario el aporte económico de gobiernos donantes que apoyen a las organizaciones humanitarias.

SUDÁN: Emergencia médica en el sur y en Dafur.

Casi 5 años después del acuerdo de paz, la población del sur de Sudán sigue marcada por la violencia intercomunitaria. En 2009 hubo cientos de muertos y miles de desplazados. En Dafur la violencia persiste y millones de desplazados dependen de la ayuda externa que se presta en condiciones de gran inseguridad.

ENFERMOS OLVIDADOS: Carencias en I+D y acceso a tratamientos.

Unas 8000 personas mueren cada día de malaria, sida infantil, tuberculosis, kala azar, enfermedad del sueño o Chagas, seis de las enfermedades olvidadas que amenazan a millones de personas. Urgen nuevos tratamientos más eficaces por ello es necesario financiar la investigación y desarrollo (I+D) de nuevos fármacos que se guíe por las necesidades de la salud y no por los interese de mercado. Hay que recordar lo que se ha hecho con la Gripe A y lo olvidada que están las enfermedades enquistadas en el tercer mundo.

AFGANISTÁN: Poblaciones excluidas de la asistencia humanitaria.

Debido a la extrema situación de emergencia, y a pesar de las fuerzas internacionales que se encuentras en el país, el sistema de salud se reduce a unos pocos hospitales en las capitales de provincia, quien necesita atención ha de desplazarse cientos de kilómetros en zona de guerra.

SOMALIA. Violencia y falta de accesos.

Somalia un país sin estado, sin gobierno y en continuas luchas tiene cada vez mayores necesidades médicas, mientras tanto la ayuda humanitaria apenas llega por la violencia en todo el país y por los piratas y corrupciones. Los indicadores de inmunización, mortalidad materna, desnutrición infantil y acceso a servicios básicos de salud son de los peores del mundo. En 2009, la violencia obligó a cerca de 1.5 millones de personas a huir de sus casas tanto en Mogadiscio como en otras regiones.

Médicos Sin Fronteras comenzó a publicar la lista de “Las Diez Crisis Más Desatendidas” en 1998, después de que la devastadora hambruna en Sur Sudán pasara desapercibida para los medios de comunicación. Esta lista, que no sólo habla del olvido mediático, sino también del político, se basa en los contextos en los que MSF presta asistencia. El orden en el aparecen las crisis en este informe no constituye una valoración de su nivel de gravedad.