Archivo del sitio

Adios Pocoyó, sólo por tocar las pelotas al rico de tu jefe

Hoy escribo indignado aunque con retraso. A pesar del sudor que corre por mi frente me voy a sentar unos minutos delante de mi ordenador para denunciar una entrevista, más concretamente al entrevistado José María Castillejo, presidente de la empresa Zinkia Entertaiment,  más conocido por ser el creador de Pocoyó. En alguna ocasión he reproducido campañas sociales o mediambientales en las que los distintos organismos se valían de la colaboración de Zinkia Enterteiment (más concretamente del tirón de Pocoyó) para publicitar sus acciones y campañas. Me gustaba Pocoyó, me hacía gracia y entendía que representaba valores que comparto, también es cierto que salvo los videos de esas campañas apenas he visto algún otro capítulo de sus andanzas, más lo conozco por oir hablar de ese dibujo a compañeros y amigos. Pués bien, hace unos días me topé con un fragmento de un programa de Salvados, concretamente de Octubre del año pasado. No veo mucha televisión pero algún Salvados sí he visto, ese en concreto no. En ese fragmento Jordi Évole entrevisba al personaje en cuestión como representante o arquetipo del rico español. La desfachatez, la prepotencia, la falta de humildad, las contradicciones y en general la poca verguenza con la que ese personaje respondía a la entrevista me ha sacado de mis casillas, ha conseguido revolverme el estómago. Seguramente no es un caso único, más bien creo que es uno más de entre los de su calaña, quizá se crea tan por encima del bien y del mal que es capaz de verbalizar y presumir de ello cuando otros al menos lo disimulan o enmascaran.

La frase :

Tú empieza a putear a los ricos para que paguen más impuestos, verás lo que hacen

 es sintomática, luego dirán que si salimos a la calle, que si hay manifestaciones, que si hay revueltas. Los incendiarios en su sofá de piel asombrados de que haya gente que no se conforme y se rebele ante las injusticias y barrabasadas que los gobiernos al albur de los mercados dirigidos por gente como ésta nos imponen. Y ellos cada vez más ricos y más poderosos.

Voy a insertar un fragmento de esta entrevista, quizá lo más reseñable, la entrevista completa se puede encontrar facilmente. Que bien estaría hacer un boicot a su empresa, Pocoyó, Pato y demás.. lo siento vuestro creador os ha enterrado para mi y espero que para muchas más personas. A ver si se le bajan los humos a estos cuatreros. En el bolsillo es donde más daño se les puede hacer, es evidente que al final sólo unos pocos lo haremos, que estas declaraciones no trascienden, que no se toman con la seriedad que requieren, pero no pienso quedarme quieto una vez más, aunque sea sólo una denuncia y haya unas decenas de personas que lo lean y se unan al boicot me doy por satisfecho.

Españistán y Simiocracia humor ante lo dramático

Una entrada rápida con dos resúmenes-presentaciones de comics explicando con cierto humor los orígenes de la estafa a la que nos estamos enfrentado. No sé si tiene demasiada gracia puesto que el fondo del asunto es realmente dramático.

Hoy sale a la venta Simiocracia en la que, junto al anterior comic Españistan, Aleix Saló satiriza  la situación económica-social en la que nos encontramos, cómo nos han engañado y engañan, manipulan y juegan con nuestras vidas los políticos y los llamados mercados.  Ya hemos leido mucho acerca de los orígenes del engaño que está destrozando tantos hogares y que está sirviendo para aniquilar el llamado estado del bienestar o mejor dicho “medioestar” . España siempre ha estado algunos peldaños por debajo del nivel de vida de los paises más desarrollados de Europa, pensábamos que podíamos tutearlos pero realmente siempre hemos sido uno de los países del sur, casí más africanos que europeos. En definitva, como aperitivo dejo los vídeos y a en cuanto pueda intentaré leer los comics, no nos van a solucionar nada pero podemos insultar a algunos mientras pasamos sus páginas.

.

Algunas reflexiones ante el 22M

Desde Madrid me enfrento a las elecciones dell 22 de Mayo en plena efervescencia de un movimiento social que tiene a miles de personas en la calle INDIGNADAS, miles de personas cansadas de ser sólo una cantidad potencial de votos. Me atrae todo este movimiento social, deseo que sea canalizado y que la presión en la calle tenga consecuencias en el futuro más inmediato.

Todo ello no quita el hecho de que ese día tenemos una nueva oportunidad de ejercer nuestro derecho elegir a las personas que nos representarán en los ayuntamientos de la región y en la comunidad autónoma. Estas elecciones municipales y autonómicas se realizarán en un escenario marcado por la crisis económica que no quiere abandonarnos, manchada por flagrantes casos de corrupción, animada no por discusiones de proyectos y alternativas si no por el discurso de la bronca constante, caracterizada por proyectos políticos y sociales de los que actualmente  gobiernan, llámese PP, basados en las doctrinas neoliberales más conservadoras y con una alternativa de poco peso, PSOE, que en el gobierno central también ha abrazado con un entusiasmo desmesurado dicha línea de actuación. La insatisfacción, la falta de ilusiones y la apatía habitan en muchos de los hombres y mujeres de izquierda. La alternativa a lo que tenemos, en un país cuya clase política se ha dotado a si misma de mecanismos de autoprotección y que ha blindado el bipartidismo es poco halagüeña. La distancia entre las políticas económicas del PP y PSOE tiene a cero. Esa misma convergencia en la línea económica hace que las políticas sociales empiecen a confluir perdiendo el horizonte de la protección social a los más desfavorecidos. No son lo mismo, evidentemente, probablemente no lo sean nunca, pero cada vez las diferencias son menos señaladas.

Desde el sentimiento de izquierda que necesito abrazar, como trabajador que sufro como otros en mi entorno la crisis socioeconómica de la manera más cruel, creo que es necesario un cambio en las políticas públicas desarrolladas, un cambio radical en la forma de gestionar la economía, los recursos. Es necesario abordar de forma prioritaria los problemas que afectan a los más vulnerables, a los que estamos pagando día a día las consecuencias de los desmanes económicos, financieros y empresariales,  que nos han llevado hasta un abismo oscuro y del que no vemos una salida clara. Debemos exigir a nuestros gobernantes propuestas que no den la espalda al pueblo, pedir que gobiernen para y por él.

Durante estos años de crisis financiera el desempleo y con él la precarización del mercado laboral, pérdida de derechos y poder adquisitivo, disminución de la renta disponible e incremento de los impuestos directos ha marcado la vida de los madrileños y madrileñas en un índice mayor aún que en el resto del territorio nacional. Paralelamente, con la excusa de que las empresas son las que deben crear empleo, se ha ido reduciendo la fiscalidad a las rentas más altas, beneficiando de manera ignominiosa  a los que directamente son responsables de la crisis que tanto daño nos está haciendo. Ellos provocan el problema,  nosotros y nosotras lo pagamos. No sólo no ha habido cambios en las políticas para corregir el origen del problema, si no que se ha actuado contra los que más la padecen y otorgando favores a los que son responsables.

En este periodo se ha reducido el presupuesto autonómico para mejorar la inversión, tanto en tejido industrial como en políticas de I+D+d. Se ha privatizado servicios públicos, trasferidos recursos al sector privado y se han deteriorado muchos de los que aún persisten. La protección social malvive en unos presupuestos que la ignoran y que debería ser fundamental en épocas de penurias. La educación y la sanidad viven uno de los peores momentos en nuestra comunidad, la ley de dependencia es papel mojado. Cada día los índices de exclusión social aumentan y las personas que se acercan a un índice de pobreza extrema experimentan un incremento exponencial.

El gobierno de la comunidad lleva años alejado de las necesidades reales de los madrileños y madrileñas. El gobierno central, al abrazar las  tesis neoliberales, cada vez se aleja más de lo que debería ser un partido de centro izquierda.

En este contexto podía pasarse por nuestras cabezas castigarles con el voto en blanco o nulo y manifestar nuestra disconformidad con sus actuaciones. Eso sólo supondría dejarles las manos más libres, darles más poder y evitar que exista alguien que les pueda auditar y que tenga la suficiente influencia como para cambiar la tendencia. Eso sólo es posible si todas y todos acudimos a ejercer nuestro derecho al voto, si elegimos personas que nos representen y que velen por nuestros intereses. Creo que sólo desde la izquierda eso es posible. Votar izquierda es votar progreso, justicia social, significa dignificar la política añadiendo un plus de honradez, dar nuestro voto a la izquierda es permitir la participación ciudadana en las instituciones.

Desde la izquierda es la única manera de promover lo público contra lo privado, lo social contra lo especulativo. La justicia fiscal contra las prebendas a los poderosos. Hay recursos para ponerlos al servicio de la creación de empleo y proteger a los más desfavorecidos. La calidad en sanidad y en la educación, además de  la inversión en tejido industrial e I+D+d son pilares sobre los que se debe crear una sociedad más equilibrada. Las palabras COPAGO en sanidad o EDUCACIÓN EXCELENTE como medio de discriminación elitista no pueden formar parte de los discursos políticos en nuestra sociedad. Políticas medioambientales sostenibles son necesarias para evitar el excesivo consumo de recursos. La depredación y falta de educación medioambiental sólo puede llevar a que se esquilmen las fuentes de riqueza y que las ciudades sean cada vez menos habitables. Mejorar la red de movilidad, impulsar el transporte colectivo abaratando las tarifas y promover el uso de medios alternativos como la ampliación de los carriles bici son cada vez más necesarias y claramente defendidas y comprometidas por  la izquierda.

Toda esta reflexión me lleva a pedir a quien lea estas líneas  que nos os quedéis en casa el próximo domingo 22. Me gustaría pensar que lo más adecuado es abandonar la resignación si es que alguno ha caído en ella y dejar de lado la queja estéril que no lleva a ningún lado. Me gustaría animar a votar en conciencia, que reflexionéis acerca de quienes pueden defender vuestros, nuestros, intereses y quienes volverán a medrar con el único objetivo de velar por los suyos. Entiendo que para los hombres y mujeres que convivimos en este país  es imprescindible un cambio de tendencia, es necesario que las políticas de izquierdas tengan peso en las instituciones públicas. Los trabajadores y trabajadoras sólo podemos protegernos ante las agresiones del mercado, del capital y de los intereses de los más poderosos  desde la unión, desde la solidaridad y mediante la lucha por nuestros derechos.  VOTAR A LA IZQUIERDA  es la única vía para caminar hacia un futuro más justo.

 

Huelga General

Se está hablando mucho de la Huelga General, de la necesidad de parar el País para dejar claro al gobierno que el camino que está siguiendo de recortes para las clases más desfavorecidas no es el correcto. Mañana mismo, día 8, los funcionarios pararán por el recorte en sus salarios. La pregunta creo que es:

¿A quién favorece una Huelga General en este momento?

A mi me sorprende que partidos de izquierda, partidos conservadores y patronal nos animen a hacer una Huelga General. Todos esos colectivos, además de miles de trabajadores y trabajadoras evidentemente, coinciden en presionar para  que los sindicatos, “que han estado callados, amagados y serviles a los intereses del gobierno”; convoquen a todos los trabajadores y trabajadoras a una Huelga General. En todo este debate hay piezas que no encajan, compañeros de viaje que no cuadran, peligrosos y me parece que demasiado interesados. Que una patronal fuerce la situación en una negociación con los sindicatos, que se cierre en banda esperando que el gobierno legisle, probablemente lejos de sus objetivos y casi animando a que sus representados se vean perjudicados por una huelga, podría resultar algo extraño, si bien el objetivo último va más allá de alcanzar parte de sus deseos, el objetivo claro es apoyar la estrategia de la derecha, que evidentemente es la suya también, puesto que es la que le va a representar. El objetivo tanto de  la patronal como de la derecha más conservadora, ( y no quiero decir que el PSOE sea izquierda ni mucho menos) es organizar un caos tal que se tengan que convocar elecciones, un caos que redunde en su beneficio, en la perdida de credibilidad de un gobierno ya poco creíble. Pescar en aguas revueltas con el fin de conseguir que parte de los votantes del PSOE no voten por desencantados y descontentos y que otra parte les voten a ellos. En este sentido si los partidos de izquierdas piensan que también ganarán creo que salvo un puñado de votos, serán tan perjudicados como los demás con un gobierno conservador.

Alguien puede preguntar, ¿si el PSOE es conservador y el PP también qué diferencia hay? Hagamos la Huelga y que gobiernen los otros y si siguen cercenando derechos, si siguen golpeando al débil se les hace otra Huelga y se les vuelve a echar hasta que entre un gobierno que luche por los intereses de todos nosotros y nosotras. Evidentemente quien maneja los hilos en esta sociedad, no sólo en España  si no en todo el mundo, es el capital, los gobiernos occidentales son sólo marionetas manejadas por intrincados y complejos mecanismos al albur de lo que los mercados decidan. En lo único que se diferencian o se pueden diferenciar es en como manejan determinados temas sociales, o como gestionan algún tema económico menor. A la derecha más conservadora, más radical, no le tiembla la mano a al hora de perjudicar a los más desfavorecidos y desprotegidos si el mercado, si el capital se lo exige. La derecha, digamos que más socialdemócrata tiene más complejos y más problemas en tomar determinadas decisiones y eso mal que le pese a alguno ha permitido que no hayan realizado determinadas acciones en contra de todos nosotros y nosotras, que las reformas planteadas hayan sido de un calado bastante menor que las que hubiera planteado el PP sin lugar a dudas. Aún debemos recordar el decretazo que nos llevo a la Huelga General en el último gobierno Aznar. Con esto no quiero engancharme en la famosa frase “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”

¿Existen alternativas a la Huelga General que no hagan el juego a los enemigos de los que menos tienen?

Yo creo que sí, hay que estar en la calle, manifestarse, proponer alternativas a las acciones que intentan llevar a cabo el Gobierno. Mensajes claros de lo que se puede y de lo que no se puede hacer, en ese sentido creo que en la entrada “Plan de choque anticrisis del Gobierno de España” se pueden lees algunos caminos a seguir por el Gobierno en cuanto a reformas antes de tocar los derechos de los que realmente estamos sufriendo la crisis, que son en primer lugar los que perdieron su empleo o nunca lo consiguieron tener, después los que están viendo cercenados o ven como pueden desaparecer determinados derechos adquiridos, como son los primeros sacrificados en aras de solucionar una crisis que generaron los poderosos por su afán de lucro y de poder.

Evidentemente si hay una huelga general habrá que seguirla, pero creo que estamos haciendo el juego a los que por historia son nuestros más acérrimos enemigos. Una Huelga avalada por la extrema derecha, por la patronal y seguida por los trabajadores y trabajadoras no parece que sea muy inteligente. Nunca he votado al PSOE, no creo que lo vote nunca, ni como voto útil. Pero tampoco me apetece poner en bandeja de plata el gobierno de este país a los que seguro darán una vuelta de tuerca más en recortes, en pérdida de derechos, en pérdida de libertad. Hay que luchar por que las medidas para salir de la crisis sean asumidas primero por los que la originaron y cuando ellos hayan pagado, si aún hay que arrimar el hombro, que nos llamen al resto. Pero no permitamos que seamos únicamente nosotros y nosotras los que suframos las consecuencias. No tiremos piedras sobre nuestro tejado, luchemos, exijamos cambios, pero con cabeza.

Para relajarse sólo lo justo y volver a coger fuerzas para pelear:

Plan de choque anticrisis del gobierno de España

El presidente del gobierno compareció ayer en el Congreso de los Diputados para anunciar un plan de austeridad y de recortes del gasto público cuyas medidas más relevantes son la reducción en un 5% del sueldo de media para los empleados públicos en 2010, su congelación en 2011, la eliminación del cheque-bebé a partir del 1 de enero del año que viene, la no revalorización de las pensiones, excepto las no contributivas y las mínimas y evitar la jubilación parcial a los menores de 61 años eliminando la disposición transitoria que aún permitía en determinados casos que los menores de 61 y mayores de 60 pudieran acceder a la jubilación parcial. Así mismo, hay planteados recortes en inversiones y ajustes en ministerios, mejoras en gasto farmacéutico, suprimir la retroactividad en la moribunda ley de dependencia….

Todo con el objetivo de recortar el gasto en 5.000 millones este año y en 10.000 millones el año que viene y reducir el déficit público un 1,5% y un 2% en 2010 y 2011, respectivamente.

El Gobierno ha anunciado este Plan de Ajuste siguiendo las indicaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), los dictados de la UE y por supuesto las indicaciones de Obama, Merkel y compañía,  al igual que hizo el gobierno de Grecia hace unas semanas.

Estas nuevas medidas reducen sustancialmente el gasto social, inciden en reducir dicho gasto en vez de intentar aumentar los ingresos, cargan sobre la espalda de los trabajadores y pensionistas el enorme peso económico de la crisis que han provocado los grandes banqueros y empresarios, quienes no han sufrido ningún recorte económico ni en derechos desde que comenzó la crisis. Sobre esos temas ya escribí en las entradas “El 12 del 12 a las 12”, o “Reforma de la Seguridad Social”

Yo no dudo que ante una crisis de la importancia y de la incidencia sin precedentes de ésta haya que tomar medidas, sobre eso también escribí en páginas anteriores. Pero lo que es realmente demencial es que siempre paguemos las crisis los mismos, los de siempre, los de abajo, es decir los pensionistas, los parados, los trabajadores y trabajadoras en general, los trabajadores públicos, precisamente todos aquellos que no han generado esta crisis. Tengo claro que estas medidas son malas para los que tienen las rentas más bajas, son impopulares, pero también sé que si la derecha gobernase, (bueno eso es un eufemismo, la derecha siempre gobierna), si un partido de más a la derecha, de corte económico liberal, gobernase las medidas serían mucho más duras para los más débiles.

No entiendo varias cosas, por qué recortamos gasto en vez de incrementar la presión fiscal sobre las rentas más altas con el fin de seguir protegiendo a los más débiles y de crear empleo público. Menos inversión es menos empleo y menos sueldo  significa menos consumo. No entiendo por qué no se toman medidas recaudatorias para los colectivos que pueden hacerlas y si eso no es suficiente nos abrochamos el cinturón el resto.

Antes de las medidas planteadas creo que deberían haber tomado otras menos populares para los que ostentan el poder pero más solidarias para el resto de la población, a saber:

  • Gravar impositivamente las rentas en función de la riqueza, es decir quién más tiene más pague de forma exponencial. Sobretodo a las grandes fortunas. Volver del 43% máximo actual al 56% de hace años.
  • Gravar con un impuesto más alto el beneficio que obtienen los grandes patrimonios a través de las SICAV, instrumentos de inversión que sólo tributan con un 1%.
  • Gravar las transacciones empresariales y financieras,  nacionales e internacionales, crear una especie de tasa Tobin. Elevar la fiscalidad a las empresas con más beneficios.
  • Hacer un fondo con el exceso de beneficio de las entidades bancarias y/o financieras para que sea utilizado como ayuda en caso de crisis de alguna entidad, evitando emplear fondos públicos.
  • Reordenación, regulación y mayor control de las entidades financieras, sometiéndolas a mayores controles por parte del estado.
  • Volver a activar el impuesto de patrimonio, o llamarlo impuesto sobre la riqueza, para las rentas más altas.
  • Mayor persecución de la economía sumergida y del fraude fiscal.
  • Retirar el incremento de IVA propuesto y aumentarlo sólo en los artículos de lujo una cantidad mayor.

Una vez tomadas ese tipo de medidas, ya podíamos plantearnos otras del calado de las que ha propuesto el gobierno.

Por otro lado el verdadero problema son esos 4 millones de parados, crear empleo para reducir de manera drástica esa cifra es hoy en día casi una utopía. No hay tejido productivo, no podemos volver otra vez a la especulación y el ladrillo. Sin trabajo no hay consumo, en las arcas del estado no entran los suficientes ingresos y eso ocasiona un déficit mayor. Buscar soluciones en temas de políticas industriales, acuerdos con las grandes multinacionales o fomentar el desarrollo de I+D+d son fundamentales para reducir las cifras de parados. En ese sentido esperemos que no se les ocurra meter mano en los derechos de los trabajadores y trabajadoras, que sólo originarían más precariedad, desconfianza y menos consumo,  pero no crearían más riqueza.

Evidentemente no hay que ser un premio Nóbel para saber que la salida de la crisis es complicada, muy complicada, que en cierto punto pasa por dar una imagen de país moderno y que sabe atajar los problemas, crear confianza en los mercados y que atraiga inversiones. Pero la margen de lo que les gustaría a los empresarios y grandes fortunas, no pasa por recortes en gastos sociales, si no más bien por mantener las protecciones a los más desfavorecido y controlar el déficit aumentando los ingresos gravando a quienes pueden afrontarlos. El estado se ha endeudado entre otras cosas por hipotecar sus arcas con ayudas a los que originaron la crisis. Ahora no nos acordamos de quienes fueron los causantes y ellos mismos exigen medidas que serán soportadas por los que se han visto envueltos en el problema, por los que han perdido su puesto de trabajo o por los que ven como su mundo, su sistema de protección social, se ve amenazado.

Top ten de las crisis más desatendidas 2009 MSF

Un año más, Médicos Sin Fronteras publica el informe “MSF_TOP ten_2009”. Son una muestra de las muchas emergencias marginadas de las agendas políticas y de los titulares de prensa: enfermedades ignoradas y , con ellas, los millones de personas que las padecen.

PAQUISTAN: Violencia y olvido

Cientos de muertos y heridos y más de 2 millones de desplazados es el saldo de un año más de conflicto con varios frentes abiertos entre el ejército y los grupos de oposición.

SIDA: Los fondos se estancan.

Cerca de 10 millones de personas necesitan tratamiento urgente contra el VIH y sólo la mitad lo están recibiendo. La crisis mundial ha sido especialmente dura con las ayudas de los países donantes y de las promesas del G8.

SRI LANKA: Miles de heridos en la ofensiva final.

Durante la llamada ofensiva final del ejército contra la guerrilla Tamil, decenas de miles de civiles quedaron atrapados durante meses en una estrecha franja de selva y playa en Vanni, sin asistencia y con atención médica muy limitada. Cerca de 280.000 desplazados quedaron confinados en campos gestionados por el gobierno en el que la atención médica mejora poco a poco. Muchos han empezado a regresara sus casas. Pero decenas de miles se mantienen en campos o acogidos por familias en la zona.

YEMEN: Civiles atrapados en la guerra.

La población civil fue víctima directa de los enfrentamientos entre el ejército y las fuerzas de Al Houti en la provincia de Saada. Cientos de miles de desplazados se concentraron áreas donde las fuerzas humanitarias no pueden llegar. En el sur aumentó el tráfico de personas, con miles de refugiados somalíes y etíopes arriesgándose a viajes en pateras controlados por mafias en terribles condiciones.

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO: Violencia implacable contra los civiles.

Un año más, Kivu Norte fue escenario de la violencia indiscriminada de los grupos armados que sembraron terror con asesinatos, violaciones, saqueos y destrucción de casas y cultivos, causando desplazamientos masivos al este del país. También en el noreste los civiles sufrieron incursiones del Ejército de Resistencia del Seños (LRA) ugandés y su enfrentamiento con los ejércitos de Uganda y Congo que provocó la huida de miles de personas.

DESNUTRICIÓN INFANTIL: Persiste la financiación inadecuada.

Cada nueve segundos muere un niño menos de 5 años por desnutrición, hay tratamientos adecuados para evitarlo pero es necesario el aporte económico de gobiernos donantes que apoyen a las organizaciones humanitarias.

SUDÁN: Emergencia médica en el sur y en Dafur.

Casi 5 años después del acuerdo de paz, la población del sur de Sudán sigue marcada por la violencia intercomunitaria. En 2009 hubo cientos de muertos y miles de desplazados. En Dafur la violencia persiste y millones de desplazados dependen de la ayuda externa que se presta en condiciones de gran inseguridad.

ENFERMOS OLVIDADOS: Carencias en I+D y acceso a tratamientos.

Unas 8000 personas mueren cada día de malaria, sida infantil, tuberculosis, kala azar, enfermedad del sueño o Chagas, seis de las enfermedades olvidadas que amenazan a millones de personas. Urgen nuevos tratamientos más eficaces por ello es necesario financiar la investigación y desarrollo (I+D) de nuevos fármacos que se guíe por las necesidades de la salud y no por los interese de mercado. Hay que recordar lo que se ha hecho con la Gripe A y lo olvidada que están las enfermedades enquistadas en el tercer mundo.

AFGANISTÁN: Poblaciones excluidas de la asistencia humanitaria.

Debido a la extrema situación de emergencia, y a pesar de las fuerzas internacionales que se encuentras en el país, el sistema de salud se reduce a unos pocos hospitales en las capitales de provincia, quien necesita atención ha de desplazarse cientos de kilómetros en zona de guerra.

SOMALIA. Violencia y falta de accesos.

Somalia un país sin estado, sin gobierno y en continuas luchas tiene cada vez mayores necesidades médicas, mientras tanto la ayuda humanitaria apenas llega por la violencia en todo el país y por los piratas y corrupciones. Los indicadores de inmunización, mortalidad materna, desnutrición infantil y acceso a servicios básicos de salud son de los peores del mundo. En 2009, la violencia obligó a cerca de 1.5 millones de personas a huir de sus casas tanto en Mogadiscio como en otras regiones.

Médicos Sin Fronteras comenzó a publicar la lista de “Las Diez Crisis Más Desatendidas” en 1998, después de que la devastadora hambruna en Sur Sudán pasara desapercibida para los medios de comunicación. Esta lista, que no sólo habla del olvido mediático, sino también del político, se basa en los contextos en los que MSF presta asistencia. El orden en el aparecen las crisis en este informe no constituye una valoración de su nivel de gravedad.

El 12 del 12 a las 12

La crisis iniciada en 2007 comenzó como algo estrictamente financiero, pero ya ha pasado a la economía productiva o real y, como en casi todas las crisis económicas, sociales o políticas acabará, siendo pagada, de hecho ya lo está siendo, por los trabajadores y trabajadores

La caída del consumo, de la inversión, la rápida bajada de la inflación, que ha estado coqueteando con la deflación, la quiebra de Bancos, el rápido aumento del desempleo, la crisis de confianza, etcétera, todos ellos son factores que se configuran como causa y consecuencia de la crisis, ya que es una espiral que se retroalimenta: cuanto peor es la situación, se reducen el consumo, la inversión, etcétera, con lo cual la situación empeora, y así sucesivamente.

¿Cuáles son las causas?

Ha habido muchos detonantes; el inicio de la crisis, fué el derrumbamiento de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, donde existían las ya famosas hipotecas basura o subprime, las ya archiconocidas por las teorías de la Crisis NINJA de Leopoldo Abadía.

En resumen, en Estados Unidos había gran cantidad de hipotecas que se concedieron a personas prácticamente sin recursos, con trabajos poco estables, sin ningún aval… Se llegaba a conceder más del 100% del valor de tasación, porque los precios de las viviendas subían continuamente, con lo cual no había problema, la hipoteca estaba suficientemente sustentada.

Estas hipotecas fueron a su vez revendidas una y otra vez a distintos bancos, por lo cual el problema se diseminó por todo el mundo. Cuando la economía empezó a ir un poco mal, y estas personas no pudieron hacer frente a los pagos, todo se vino abajo como un castillo de naipes.

Como había muchos bancos contaminados por todo el mundo, unos desconfiaban de otros, y no se prestaban entre sí, con lo cual la crisis financiera estaba servida. Qué hicieron los gobiernos para evitar la crisis, inyectar liquidez e intentar que volviera la confianza en los mercados

La  inyección de liquidez se hizo por dos vías básicas:

  • La primera consiste en avalar a los bancos y cajas, ante posibles dificultades de liquidez o posible insolvencia
  • La segunda es adquirir activos de los bancos, supuestamente de buena calidad, pero con la opacidad existente, nada se puede descartar.

Los gobiernos, más concretamente el español, por localizar el problema pero ocurrió lo mismo con todos y cada uno de los gobiernos que ofrecieron ayudas y por las instituciones que las respaldaron; a cambio exigieron a los bancos y cajas que incrementen la oferta de créditos a las pymes y a los consumidores.

¿Qué han hecho los bancos y cajas?

Especular y cuadrar sus balances a cuenta de las ayudas recibidas. Es probable que las ayudas hayan contribuido a que la crisis no haya profundizado más, pero dónde se quedaron las amenazas a las instituciones financieras de que se les cortaría el grifo si no transmitían los dineros públicos que recibieron a los sectores más débiles como eran los consumidores y las PYMES. Seguimos, 2 años después, con dificultades tremendas para conseguir créditos, los bancos y cajas siguen sin fiarse entre ellos, no se conceden créditos y por tanto son reacios a conceder créditos a las bases para que la economía siga funcionando. (Seguimos con las mismas bases económicas de antes de la crisis, eso no cambia, ni cambiará, a pesar de que ya hemos comprobado la debilidad del libre mercado tan contrario a las regulaciones)

¿Cuáles son las consecuencias?

Las consecuencias es que la crisis se ha extendido, cayó la economía del ladrillo y ha abierto un gran boquete en la economía productiva por excelencia a nivel mundial como es la industria del automóvil y su industria auxiliar. Los gobiernos, en concreto también el español, avanzaron que las ayudas serían dadas a la industria del automóvil a cambio de que no hubiera despidos. Los EREs de extinción desde entonces han aumentado exponencialmente sin que nadie haya dicho ni una palabra, miran para otro lado dejando en completa indefensión a los trabajadores y trabajadoras, al igual que a las pequeñas empresas del sector auxiliar.

La crisis financiera no es un accidente, es el resultado lógico de un casino gigante en el que el futuro del mundo es una ruleta en el que sólo hay un objetivo, el lucro.

Todo esto ha demostrado que la explotación de la desigualdad global, que el desvío a los accionistas de la riqueza producida por los trabajadores y trabajadoras, es letal para el futuro de la humanidad. Todo avalado por los gobiernos y ejecutado por especuladores neoliberales. Tenemos que cambiar el modelo buscando el respeto de los derechos sociales y el acceso universal a la protección social más que los beneficios de las acciones.

Buscar la productividad  destruyendo el equilibrio ecológico se ve agravada por la búsqueda de beneficios en el corto plazo. Ahora que estamos inmersos en la conferencia de Copenhague debemos ser conscientes de que no salvaremos el planeta sin una revisión radical de la forma de desarrollo.

Ahora los mismos que han iniciado la crisis, los empresarios, los especuladores buscan dar una vuelta más de tuerca. Cargar contra los más perjudicados en los periodos de crisis, los ciudadanos de a pie, los trabajadores y trabajadoras. Pretenden hacernos creer que para salir de la crisis es fundamental reformas laborales, que son en si mismas eufemismos, tendentes a recortar derechos, que tantos años y luchas han costado, y reducir salarios sin que ellos hagan ningún tipo de sacrificio. Los que son parte del problema, los que ha sido responsables principales en la crisis quieren salir indemnes y con los bolsillos cargados de lo que puedan quitar a los más débiles.

¿Podemos hacer algo?

En Madrid hay una cita el día 12 de Diciembre a las 12 de la mañana, desde Atocha a la Puerta de Alcalá se va a hacer una movilización general con el lema “QUE NO SE APROVECHEN DE LA CRISIS”.  Animo a quien lea esto que se una a la manifestación. Por si sola no se va a conseguir nada pero evidentemente desde el silencio se va a conseguir menos, hay que decir a los gobiernos, a los representantes que hemos elegido democráticamente, que el camino no pasa por que los trabajadores y trabajadoras cedan derechos, que el camino es otro.

Hay que tener un mayor control de las actividades financieras, de las actividades productivas, buscar medios sostenibles de crecimiento. Las políticas neoliberales de los últimos treinta años se han asegurado de la dominación de las finanzas internacionales y la carrera por los beneficios. Ellos han conducido a la mercantilización de todo en el planeta, y son responsables la inestabilidad económica, el empeoramiento de la crisis ecológica, de los trabajadores precarios, la exclusión, la explotación de las desigualdades en el mundo. Grandes medios militares se utilizan para proteger los intereses de los grandes inversores y las empresas transnacionales. Estos acontecimientos se presentan como inevitables, tanto en el Norte y el Sur.

Hay alternativas, no estamos condenados a sufrir los estragos de la globalización neoliberal. Hay que buscar propuestas para dibujar las líneas de otro mundo posible.

PARTICIPA, LUCHA, MOVILIZATE Y HAZTE OIR




Pica en el cartel para leer el Manifiesto de CCOO y UGT ante la Movilización General del 12 de diciembre