Archivos Mensuales: mayo 2018

Malambeando

El sábado pasado asistí a un espectáculo que mezcla una danza Argentina llamada Malambo y Tango. La primera destaca por la fuerza, habilidad y destreza de sus bailarines, siempre varones. Es un enaltecimiento del vigor masculino que mana de la parte más inhóspita, salvaje y dura de ese país, es consecuencia de sus tradiciones más arraigadas. La tierra da carácter a las personas que la habitan y este es un ejemplo.  Del tango no voy a comentar más que la excelente ejecución de sus bailarines, es un baile bien conocido por todos y todas, también se define por la destreza, la fuerza si bien en vez de ser una danza individual como la primera, esta requiere de una perfecta simbiosis entre los bailarines para que a través de las coreografías fluyan los sentimientos y las pasiones.

El espectáculo como el título de la entrada indica se llama Malambeando. ¿Por qué me ha dado por escribir acerca de él? Básicamente por la siguientes razones, la primera es que me gustó, realmente es un espectáculo dinámico, fresco, entretenido, vale la pena esa hora y media de música, baile y danza. El resultado deja al espectador en un estado de bienestar, de alegría, fuerza y entusiasmo que es de agradecer.

Segundo, salvando las distancias, me recordó al increíble Riverdance, además da la casualidad que el sábado se estaba celebrando también Eurovisión. Digo salvando las distancias porque Malambeando no tiene hilo argumental como lo tenía el irlandés, tampoco hay en el escenario un grupo de excepcionales músicos como los que participaron en el primer Riverdance, si bien es cierto que la idea de Malambeando recuerda con sus danzas autóctonas, con esos bailes potentes, con la fuerza del Tango y el Malambo a Riverdance. Imagino que aunque yo doy por hecho de que Riverdance es un icono de los espectáculos musicales, habrá mucha gente que ni siquiera haya oído hablar de él. Por todo ello me ha apetecido escribir hoy. Así que quiero recordar qué era Riverdance.

Riverdance se engendró en certamen de Eurovisión de 1994 celebrado en Irlanda. La música la crean Bill Whelan y Donál Lunny y los bailarines más destacados son Jean Butler y Michael Flatley, tremendos ejecutando danza irlandesa. En ese festival de música hicieron un espectáculo para cubrir el descanso de aproximadamente 8 minutos y un año más tarde debido a su gran aceptación y popularidad, ya estaba desarrollado el proyecto y girando por el mundo con algo más de hora y media de música y baile.

Quiero recordar ese primer Riverdance, el famoso y espectacular cierre del espectáculo ya desarrollado y un poco compararlo con Malambeando en tres extractos de youtube. Recomiendo que si alguien tiene la oportunidad de ver el espectáculo argentino no dude en hacerlo, no creo que se arrepienta y por supuesto si puede ver algún vídeo del espectáculo Riverdance al completo no perderá su tiempo.