Archivos Mensuales: abril 2017

ALIKE

Grises, neutros, pasivos, uniformes, inconmovibles, parejos y ortodoxos, así nos quiere el sistema y así, sin darnos cuenta, muchas veces ayudamos al sistema perpetuando actuaciones, modos, formas, conductas.

Nosotros mismos coartamos no solo nuestra libertad, nuestra independencia, nuestra creatividad sino que somos los ejecutores de que lo que ocurre a las nuevas generaciones. Cada día nos sorprende más la falta de actitudes, la pasividad y apatía de los jóvenes pero somos nosotros los que hemos participado activamente contribuyendo inconscientemente a la creación de generaciones sin referente, sin ilusiones, creándoles la falsa idea de que no tienen futuro.

No ser uno más en el colegio, en el patio con los amigos y amigas significa ser señalado. De ahí a tener temor a equivocarse, a no crear, a no imaginar, a ser incapaz de hacer algo distinto al resto va un paso. Lo malo es que el que no se equivoca, el que no arriesga, el que no piensa por sí mismo acaba siendo masa, acaba convirtiéndose en un ser maleable, influenciable, en un títere del sistema.

Cada uno somos lo que comemos, lo que nos alimenta nos forma, tanto en la concepción más estricta del término como en la más amplia. La alimentación tenemos que cuidarla desde la infancia y al final quien es el responsable de su alimentación son los mayores. Son los adultos los que limitan el crecimiento de los niños y niñas. Y no solo a los que ellos tienen influencia sino que también generan que el grupo entre en esa dinámica y al final solo quede el diferente que se acabará integrando en la mediocridad o será el problema que todos señalan.

¿A qué viene esta rápida reflexión? Entre otros muchos motivos que no voy a desarrollar, viene porque me gustaría compartir un video realmente lúcido, esclarecedor y que, si tienes aún un poco de sensibilidad, puede hacerte repensar muchos comportamientos y conductas cotidianas.

Anuncios