Prismas a elección


Me resulta curioso y me sorprende, cada vez menos, como los números y los derechos son interpretados, mejor dicho manipulados, por los medios de comunicación al dictado de los poderes fácticos. En este caso me refiero concretamente a lo difundido por medios españoles, RTVE, El país, El mundo, La razón… referente a la manifestaciones desarrolladas ayer en Venezuela, seguramente azuzados por la caverna más retrógrada. No voy a entrar en el fondo de la cuestión, primero y ante todo porque no tengo una información que pueda dar por buena en ningún sentido,  pero sí en las interpretaciones de los hechos.

No voy a entrar en que si eran muchos o pocos los manifestantes, si había una contramanifestación en la que había más o menos personas, si tiene sentido que aparezcan muchas imágenes de la manifestación antichavista y casi ninguna de la contramanifestación prochavista. No va por ahí el tema. Si me gustaría comparar dos fotografías y después entrar en la cuestión.

 

La fotografía de la derecha es de la manifestación de ayer en Caracas, la de la izquierda de la manifestación de apoyo a la independencia o al derecho a decidir de la Diada de 2015 en Barcelona.

La pregunta es: ¿por qué la de Venezuela da derecho, según la caverna, a destituir a un jefe de estado que se ha elegido en las urnas y por qué la de la izquierda no es relevante para exigir a un gobierno que unos ciudadanos voten si quieren seguir perteneciendo a un país o no?. Imagino que si se midiese por el mismo rasero las dos manifestaciones multitudinarias deberían tener el mismo trato.  El problema es que la caverna y sus voceros tienen la poca vergüenza de aplicar sus criterios en función de sus intereses (no me vale que se diga que esta es una condición humana, no quiero creerlo, en cambio a los que lo usan sí les interesa que se piense así). La verdad es que esta entrada es simplemente palabrerío porque no escribo nada que las personas que tengan dos dedos de frente no se hayan dado cuenta ya. Es nada más que un pequeño ejemplo de cómo intentan manipularnos, cómo actúan como tahúres desvergonzados, cómo rozan la ignominia sabiendo que todo les vale, que todo nos lo tragamos. El tramposo juego de tener distinto prisma para mirar con él lo que quieran y que nosotros admitamos sus verdades como si fueran ciertas me produce náuseas. La pasividad que tenemos consintiéndolo me hace muchas veces plantearme si es que realmente nos lo merecemos. Al final me haré cristiano, musulmán, …con el fin de poder aceptar mi culpa obtenida simplemente por haber nacido como ser inferior a un dios omnímodo y omnisciente. Poder así asumir que no tengo que plantearme las cosas, que siempre habrá otros más poderosos con la razón de su parte, siempre con ella de la mano,  aunque sea tergiversando, mintiendo y manipulando.

 

Anuncios

Publicado el 2 septiembre 2016 en Sociedad y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: