Tiempo y distancia o sólo existe el pasado


Hoy estaba pensando en lo que vemos, en lo que nuestro cerebro interpreta, en la luz, en las estrellas, en lo que es, en lo que no es y al final todo me lleva a una palabra PASADO. Miramos a la cara de la persona que tenemos delante, nos llega su gesto, su semblante y pensamos que es ahora, es inmediato; reaccionamos ante un hecho que no es más que el reflejo de la luz incidente interpretada por nuestro cerebro. Todo es un momento, en ese mismo instante miramos al cielo y si tenemos suerte en una noche cerrada podríamos ver unos cuantos puntos luminosos, estrellas y algún que otro planeta. Pero, ¿qué está pasando en ese momento realmente?, ¿qué es más cierto la realidad del semblante o la posición de esa centelleante estrella? Puedo señalar el rostro y la estrella a la vez si quiero, dos dedos hacen falta nada más pero ¿realmente a qué he señalado?, ¿y si llevo ese rostro a una de esas estrellas? Cuando vea ese rostro ¿qué estaré viendo realmente?

Nuestra mente es una superviviente, nos dice que lo que ve es lo cierto, es real, pero lo que ve ya ha pasado, unas micras de segundo antes si estás cerca, hasta millones de años si hablamos de estrellas. Me imagino mirando esa luminosa estrella y quizá ahora sea una supernova, una estrella enana, un agujero negro o simplemente polvo estelar. Cuanto más lejano más pasado vemos. Podemos encontrarnos en Egipto al lado de la Gran Pirámide de  Guiza y si fuésemos lo suficientemente hábiles mirar al cielo y localizar con un telescopio la estrella Phi Casiopea. En ese momento estaríamos viendo dos elementos coetáneos, la luz que nos llega de la estrella a 4500 años y la pirámide que se construyó entonces. La diferencia es que la construcción egipcia está ahí, la puedes tocar, la estrella ni siquiera sabemos si sigue existiendo y de ser así se encuentra a más de  673 x10 9 UA.

Cuando, por tanto, nos tumbamos para observar el firmamento vemos nuestro pasado, no con ojos, pero con determinadas herramientas podemos “ver” el inicio del todo, el Big Bang. El pasado no es algo efímero sino que nos acompaña, a más distancia más pasado vemos. Al contrario cuando nos movemos en distancias cercanas el presente se nos acerca o mejor dicho el pasado tiende a un presente cuasi real.

Estoy divagando con el cerebro y la luz, ¿qué ocurre con una persona sorda? Al ser la velocidad del sonido menor que la de la luz ¿su realidad es aún más pasado? ¿Cuándo oiremos el sonido de esa estrella que vemos ahora? Está claro que nosotros no llegaremos a oírlo, siendo el mismo pasado para poder oír lo que hoy vemos tendríamos que irnos al futuro.

Imagino nuestras magnitudes tiempo, espacio, todo interrelacionado, luz, sonido. Pienso ahora en algo que me viene a la cabeza, hace casi 40 años se lanzaron dos sondas al espacio con el objeto de explorar los planetas de nuestro sistema solar, de conocer que nos rodea y así entender también un poco nuestro planeta, por qué la tierra es como es, qué hay de parecido en los otros planetas y lunas, bueno eso es otra historia. El caso es que esos artefactos, la Voyager 1 y 2, llevan viajando por el espacio durante todo ese tiempo, adquiriendo energía mediante imaginativos procedimientos aprovechando los conocimientos físicos de la comunidad científica  y  maravillando por la precisión matemática de los cálculos realizados. Cumplir con la realidad las teorías a esas distancias y velocidades es digno de admiración. Las ayudas computacionales, las capacidades de cálculo informático han ido favoreciendo y facilitando con el tiempo el proyecto pero la génesis del viaje se va a 40 años, entonces las ayudas de ese tipo no eran como ahora. El caso es que he mirado por dónde andan los dos cacharros y me ha sorprendido leer que uno, la Voyager 1,  ya está en la llamada zona interestelar y el otro no le anda muy rezagado, navegan aproximadamente a más de 134 y 110 UA de la Tierra respectivamente. Viajan con sus suvenires por si son localizados por algún tipo de civilización extraterrestre (bueno no voy a decir lo que pienso de ese temita, pero si a mí que soy un tipo normal, del montón,  se me va la olla, no quiero pensar como tienen algunos, sino todos, los científicos la cabeza). Quizá en el futuro seamos nosotros mismos, los humanos si sobrevivimos los que nos volvamos a encontrar con esos objetos. El caso es que imagino esas naves cada vez más alejadas en distancia y en tiempo pero ¿y si al estar más alejadas por algún mecanismo se encontrasen con una singularidad en ese espacio tiempo? ¿Y si dentro de miles de años terrestres encontrasen un agujero de gusano o algo parecido y la distancia o el tiempo cambiase?¿ y si somos nosotros mismos, la humanidad me refiero,  los que venimos del futuro al pasado. Y si la lejanía en distanciase acaba convirtiendo en cercanía temporal?

Martes 14 de Junio, se acerca el solsticio de verano, hoy hemos tenido unos 30 grados aproximadamente y no ha sido el día más caluroso, dicen que mañana bajan las temperaturas, quizá entonces me riegue el cerebro algo mejor.

espacio

Anuncios

Publicado el 14 junio 2016 en Tonterías y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: