40 años de vergüenza


Hay fechas para conmemorar y fechas para olvidar. Hoy 27 de Febrero de 2016 es una fecha para conmemorar la fuerza de un pueblo sin tierra, la lucha por sus derechos y por su dignidad. No creo en banderas, no creo en tierras propias, no creo en algunas de las cosas por las que perviven obstinados los saharauis anhelando la vuelta a su tierra natal para algunos pocos (evidentemente después de tanto tiempo cada vez menos) y la tierra de sus ancestros para cada vez más de ellos; pero creo en la dignidad, en el orgullo, en la lucha de los pequeños, de los débiles, de los explotados, en su lucha por sus convicciones en definitiva.

También es una fecha para olvidar, olvidar la vergüenza de dejar a compatriotas a merced del desierto, de la intemperie, de la incertidumbre, de la mano de una sociedad para la que trabajaron, de la que eran parte.

Hoy es una fecha para no dejar escapar la oportunidad de hacer visibles a los invisibles, recordar que miles de personas viven en un desierto inhóspito, sin futuro cierto, soportando temperaturas extremas, sin nada que hacer salvo esperar. Esperar el referendo que no llega, esperar volver a pisar el suelo en el que nacieron o en el suelo del que tanto les han hablado sus mayores, esperar día sí y día también que no se acabe la ayuda internacional que les permite comer, beber; subsistir. Bien es cierto que seguro preferirían mantenerse a ser mantenidos.

Pero hoy sobretodo es una fecha para reclamar, para exigir que se acabe con una injusticia, con una herida que lleva tanto tiempo abierta. Y en esa reclamación hay que aprovechar para hacerla extensiva a todos los campos de refugiados que por distintos motivos han ido apareciendo en todos estos años. Refugiados que son noticias en los medios de comunicación un tiempo pero que finalmente son relegados al ostracismo más cruel, son los invisibles, son los que cuando rara vez vuelven a ser noticia nos estropean la comida o la cena aunque de manera muy temporal. No por no verlos dejan de existir, mirar  a otro lado no es opción.

Para recordar una entrada antigua del blog: Sáhara Occidental

 

ventana-smara

Desde esa ventana vimos su tristeza y comprendimos sus anhelos.  Desde el interior de esa ventana disfrutamos de su compañía y su concepción de la vida. Nunca se vio una tristeza tan inexplicablemente encarnada en una sempiterna sonrisa.

Anuncios

Publicado el 27 febrero 2016 en Sociedad y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: