Ondas Gravitacionales, escuchando el universo


Hace unos días salió a la luz una información que confirma una parte de una vigente teoría de hace cien años, se trata de la detección de las Ondas Gravitacionales predichas por Albert Einstein en el marco de la Teoría de la Relatividad General.

Básicamente el resultado de lo hallado es un pequeñísimo salto en las gráficas de dos detectores, separados varios cientos de kilómetros, producido por dos agujeros negros, digamos que, bailoteando hace unos mil millones de años luz y que al final se funden creando una perturbación del espacio-tiempo. Los detectores forman el LIGO,  Laser Interferometric Gravitational Wave Observatory (Observatorio de Ondas Gravitatorias con Interferómetro Láser), que sirve, sin entrar mucho en detalles, para detectar longitudes de onda utilizando interferencias de las mismas ondas de luz. El sistema de detectores consiste en disparar un láser en el interior de un gran tubo en forma de L de unos 4 kilómetros de largo en cada brazo y hacerlo rebotar en un espejo. Si una onda gravitacional choca contra el detector la distancia entre los espejos varía mínimamente. Al estar esperando variaciones en torno a a la diezmilésima parte de un protón, aproximadamente 1×10−19 metros, se emplean dos detectores suficientemente alejados para descartar falsas lecturas y ruido ambiente. Esos detectores se comportan como dos orejas y el resultado final es hallar, mejor dicho escuchar, esa variación del espacio-tiempo.

Este descubrimiento no sólo es relevante porque confirma lo predicho por Einstein sino porque abre un nuevo camino para observar el universo. Hasta ahora la herramienta utilizada era la radiación electromagnética con la que se “miraba” el cosmos mediante sofisticados telescopios, ahora los científicos escucharan el sonido del universo. Este método abre camino para estudiar fenómenos en el que la luz no existe como agujeros negros.

En relación a este acontecimiento, del que se han hecho eco numerosos medios de comunicación, se entrevistó a Brian Green en un programa de la televisión norteamericana llamado “Late Show” de Stephen Colbert, imagino que famoso en EEUU y quizá fuera de esas fronteras pero al que yo no conocía. Al contrario que a Brian Green que es un afamado divulgador científico, autor entre otros del popular libro “El Universo Elegante”. En dicha entrevista explica de manera amable y entretenida el experimento así como  lo que significan las ondas gravitacionales, podemos ver como hace una especie de reproducción en miniatura del experimento a la voz de “Ciencia, Ciencia” e incluso podemos escuchar como suenan.

Anuncios

Publicado el 26 febrero 2016 en Ciencia y Tecnología y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: