El Gato de Schrödinger


Hoy he recibido un whatsapp preguntándome si había visto una película llamada “Coherence”. La verdad es que no la he visto, ni sabía de su existencia, algo que no es nada anormal, desde hace un tiempo tengo una gran desconexión tanto filmográfica como literaria. Lo que había llevado a la persona que me envió el mensaje a hablarme de la película era que durante algún tiempo en mi estado de Whatsapp e incluso en mi foto había alusiones al Gato de Schrödinger.

A veces tengo esta frase en mi estado simplemente porque me hace gracia.

“Schrödinger se ha deshecho de las cajas en su desván A 5 gatos les gusta su estado…”

Lo mismo me ocurre con la foto del Gato de Schrödinger enfurecido al salir de la caja (vivo)  y sobre todo para los lunes tormentosos o fin de vacaciones me viene al pelo.

gato de schodinger

El caso es que parece ser, aún no la he visto, que esa película tiene que ver con el experimento de Schrödinger.

¿Y en qué consiste el experimento de Schrödinger? Uffff, pues básicamente que en una noche sin coche, mezclando gin tonics, Jägermeister y absenta, sin esperar al día siguiente, te pones a elucubrar y aparecen imágenes de dualidad onda partícula, superposición, doble estado y alguna idea más de ese tipo que al pensarla sereno te entra un dolor de cabeza que no se va ni con ración doble de Ibuprofeno.

Negro sobre blanco, e intentando mucho resumir, aunque resumiendo es aún menos digerible, es un experimento imaginario (hay varias versiones) en el que un lindo gatito es introducido en una caja sellada. Para poner algo de emoción en la caja también introducimos una botella de veneno y un interruptor que se activa por una partícula radiactiva que tiene un 50% de probabilidades de desintegrarse en un tiempo determinado. Si la partícula se desintegra el interruptor acciona un martillo que rompe la botella y el gas venenoso se libera. Si no se desintegra el interruptor no actúa y el gas venenoso se queda dentro de su recipiente. Así en teoría hay un 50% de probabilidades de que el gato muera o sobreviva. Pero según la mecánica cuántica por la superposición de estados el gato, mientras que no abramos la caja, estará en los dos estados vivo y muerto. Sólo al abrir la caja y en ese momento interactuemos con él sabremos si está en un estado o en otro.

El gato evidentemente no es una partícula subatómica y esto suena a cuento, quizá el experimento sea tan complejo de entender por ese motivo, nuestra realidad macroscópica no se adapta en la mecánica cuántica (Higgs te necesito…). La mecánica Newtoniana se adapta más a nuestra razón, a nuestra percepción del mundo. Pero para entender el modelo estándar hay que unir más piezas del rompecabezas y no dejar engañarnos por lo que vemos, mejor nos dejamos “engañar” o “asombrar” por esos locos visionarios que son capaces de abstraerse y ver más allá de lo perceptible.

En cualquier caso he visto un vídeo que puede ayudar a entender este juego de nigromantes y que me gustaría compartir.

 

 

Anuncios

Publicado el 5 febrero 2016 en Ciencia y Tecnología y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: