¡AHLAN!


Hoy tengo un tema novedoso en el blog unido a otro del que ya he tratado con cierta amplitud, nunca la suficiente,  por su carácter social y por la vergüenza que la situación debería ocasionar entre los responsables y/o consentidores. En el segundo de los casos me estoy refiriendo a la cuestión saharaui, en alguna entrada del blog me refería  ella aportando un poco de luz histórica y vivencias personales. Véanse las entradas “Sáhara Occidental”, “Derechos humanos Sáhara Occidental” o “Recuerdos y esperanzas”.

El tema novedoso en el blog, que no en Internet y las redes sociales, es el llamado Crowdfunding o castellanizándolo financiación colectiva o micromecenazgo. Cada vez es más complicado acceder a la financiación tradicional, los bancos, inmersos en una crisis económica producida en gran parte por sus propios desmanes, ansias ilimitadas de obtención de beneficios y poca o nula evaluación de riesgos, han cerrado el grifo de los créditos a las empresas y a los particulares, mucho más a los nuevos proyectos si no tienen un aval excepcional. Todo ello ha originado, unido al alcance, cercanía, inmediatez y agilidad de las redes sociales que haya aparecido y crecido de forma exponencial un fenómeno de donaciones o, en algunos casos, inversiones para financiar proyectos cuya viabilidad depende de un apoyo económico que no tenían de la forma tradicional. Inicialmente los precursores fueron grupos de música que solicitaban aportaciones económicas a sus fans a través de las redes sociales, páginas web, blog, con el fin de poder grabar sus discos. Posteriormente se han ido sumando distintos colectivos a esta novedosa e inteligente forma de saltarse los canales habituales de financiación. Bien es cierto que antes de Internet ya existían esos microcréditos entre particulares y colectivos sociales, la novedad reside en que antes se realizaba en una comunidad relativamente pequeña y ahora el alcance y la repercusión no tiene parangón.

En algunos de estos proyectos de financiación se ofrece la posibilidad de conseguir algún beneficio por aportar apoyo económico, ya sea ejemplares de libros, discos, que el nombre aparezca en algún sitio, entradas a presentaciones, conciertos. Cada impulsor de un proyecto decide si quiere “recompensar a sus patrocinadores” o no.

 La idea me parece muy interesante, aprovechar los recursos que la Red nos brinda para organizarnos, me resulta muy atractiva. Es lo que humaniza, más si cabe, el supuesto frío medio del ciberespacio. De esta manera, colectivos o personas con una gran capacidad, pueden dejar de estar en el anonimato y compartir sus proyectos con el resto de la humanidad.

Bueno, uniendo estos dos temas Crowdfunding y Sáhara he encontrado una iniciativa que ha llamado mi atención. Quizá voy a publicar esto demasiado tarde pero el dicho es claro “más vale tarde que nunca”. La iniciativa se llama ¡AHLAN!, su objetivo es difundir mediante una revista con el formato del conocido y popular ¡HOLA! La realidad de la vida en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf en Argelia. A diferencia del ¡HOLA! Los protagonistas no serán famosos, ni banqueros, ni políticos, serán hombres y mujeres, niños y niñas que viven en los campamentos, historias humanas sencillas pero seguro que entrañables. Con ello se pretende mostrar la grave situación en la que se encuentran desde hace más de 35 años, denunciar la inoperancia o la dejadez de los estamentos internacionales para resolver el problema,  demandar el respeto de los derechos humanos más básicos de los cuales carecen y reclamar la atención de la comunidad internacional para que se busque una solución satisfactoria para un pueblo que lleva años luchando por su identidad y su tierra sin perder la esperanza.

El proyecto necesita inicialmente 4000€ para financiarse, se pueden realizar aportaciones desde los 10€ a los 500€. Hay una pequeña compensación a las personas que apoyen económicamente el proyecto que pasa por recibir un ejemplar de la revista a ser casi patrona de la edición. En este momento que escribo quedan unas 4 horas para finalizar el plazo de recaudación de fondos y aún no se ha llegado al 100%, están por el 98%. Si alguien lee esto en los próximos minutos le animo a que participe, si no pues seguro que hay maneras de apoyar esta iniciativa, tanto económicamente como difundiendo el proyecto con el fin de dar publicidad a este conflicto olvidado por muchos o, incluso peor, ignorado por la mayoría.

La página donde se pide la colaboración está alojada en el portal especializado en  crowdfunding LANZANOS

manos

Anuncios

Publicado el 4 abril 2013 en Sociedad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: