Mentiras


Hoy me subo al teatro de la vida, piso la tarima del escenario y busco la verdad y la mentira. Las dos bailan entrelazadas en un espin  vertiginoso que impide alcanzar a distinguir sus contornos. Mentira y verdad, verdad y mentira se difuminan en una danza caótica que confunde a los espectadores que las vigilan. La función continúa como cada día, los ojos incrédulos no distinguen la verdad de la mentira, no distinguen la metáfora de la descripción. ¿Quién es quien en ese proscenio?

Hoy es uno de esos días de filosofía barata, de preguntas tontas para respuestas inventadas, interesadas e insustanciales. La mentira ronda nuestra vida y, aunque no nos lo creamos, es menos común que la verdad. Aunque quizá es aún menos habitual si consideramos la mentira como una forma de verdad.

No quiero escribir sobre la mentira mala, la que conscientemente busca daño, beneficio lesivo, la que se transforma en daga envenenada y que siempre acaba bien clavada en el corazón. El mal prefiero que no entre en este blog, así que esa mentira prefiero dejarla de lado, prefiero que me abandone antes de haberme alcanzado. Esa mentira espero que ni siquiera roce mi sombra.

La mentira de la que quiero tratar es la que transgrede la definición de la RAE:

mentira.

(De mentir).

  1. 1.      f. Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.

verdad.

(Del lat. verĭtas, -ātis).

1. f. Conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente.

2. f. Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa.

En concreto me apetece dar un par de vueltas a esos dos términos en sus aparentes contradicciones. Por educación, naturaleza, experiencia o cualquiera sabe qué cosa no me gusta mentir, por otro lado, evidentemente, hay cosas que no quiero, puedo o me apetece contar. El resultado final de esa miniecuación hace que sea un tipo poco comunicativo, reservado e introvertido (es una buena excusa para apoyarme y no cambiar, manteniendo mis defectos como si fueran virtudes). Bueno, eso tampoco viene el caso. Como he escrito anteriormente se me ha antojado tontear con esos términos y en concreto con las mentiras o no verdades que contradicen la definición.

Normalmente consideramos mentira aquello que va en contra de la verdad…uffff vaya, con esta perogrullada estoy a un paso del Nobel.

Voy a profundizar un poco más en mi tontería. De la frase que he escrito antes se infiere que ir en contra de la verdad sería

mentira.

1. f. Disconformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente.

2. f. Disconformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa.

Y debe ser equivalente a:

1. f. Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.

Eso significa que si yo me llevo un traje de una tienda y estoy convencido de que lo he pagado, si mi mente me juega una mala pasada y cree con vehemencia que eso es cierto, por mucho que me digan que estoy mintiendo si digo que lo he comprado no sería así atendiendo a la definición. Estoy diciendo la verdad (Esto es un poco rebuscado pero me apetecía meterlo aunque sea con calzador y hasta un grupo de personas en jurado popular me daría la razón)

Ya más en serio, si es posible escribir algo en serio cuando estoy haciendo un ejercicio de imaginación y de trilero para llegar a los resultados que previamente tenía previstos, si alguien cree en algo aún estando en contra de la “VERDAD” no como dice la definición si no como especificaría un físico, es decir, “VERDAD” como algo que se puede demostrar objetivamente, sin ambages, digamos que como un sistema de referencia absoluto contra uno relativo, estaría mintiendo; pero para esa persona estaría diciendo la verdad según la RAE. Parece que lo he liado un poco, ahondemos en la tontería.

Yo me creo un mundo virtual, no hago caso de las señales, de las realidades, de lo que ocurre y doy como bueno esa nueva dimensión. Para mi lo que ocurre es verdad, aún siendo todo mentira, puesto que mi mente ha creado ese estado, siento que es real y pienso que todo ocurre así. En esa situación cuando alguien nos hable de esa historia no nos estará engañando, estará dándonos su verdad que no tiene que coincidir con la “VERDAD”.

A veces, cuando se da esa circunstancia y sabes que te están mintiendo realmente, si no te afecta demasiado esa pequeña incomodidad de conocer lo cierto y oír lo inventado, puedes “disfrutar” contemplando como crece la mentira, como se desarrolla, como evoluciona ante tus ojos. Evidentemente para ello debes conocer la “VERDAD” y la otra verdad no debe hacerte daño o significar un menoscabo de tu felicidad.

Ahora se me viene a la memoria recuerdos de un día que localicé en un ordenador una infección por un virus, era un javascript, no recuerdo el nombre pero el gusano lo que hacía era crear ficheros .js, si no recuerdo mal, de poco peso pero a una velocidad endiablada. Antes de acabar con el virus estuve un buen rato mirando absorto como evolucionaba, como se iba multiplicando, como parecía tener vida propia. Así me he sentido alguna vez cuando conociendo la “VERDAD” de algo me contaban la verdad alternativa. Ver como los hechos reales no se corresponden a lo que te van contando, como van solapándose capas de verdades imaginarias sobre otras para evitar alcanzar la “VERDAD” es cuanto menos curioso si no te afecta lo que está pasando. Los grandes mentirosos, o malabaristas de la verdad, además suelen ser gente muy activa intelectualmente, muy creativa, con mucha imaginación, se disfruta viendo como crean sus enredos, como bordean la caída cual equilibrista en la cuerda floja. Mirarlo como mero espectador produce distintas sensaciones, primero agradeces conocer la “VERDAD” para poder disfrutar del espectáculo, segundo mantienes las distancias comportándote como un espectador de lo que acontece, tercero esperas que nunca te toque ser parte de esa verdad alternativa si no conoces la “VERDAD” o si puede afectarte emocionalmente.

Quizá pueda parecer algo maquiavélico, pero normalmente no nos metemos en esas historias por motu propio, solemos ser invitados pasivos de esos acontecimientos.

No voy a entrar en los motivos para que alguien se cree su mundo alternativo, su verdad y por ende mi mentira. Creo que muchas veces es la inseguridad, es un refugio a un mar bravío por el que nos cuesta navegar, es la desconfianza en ser aceptados como somos o como es nuestra realidad lo que hace que se elija ese camino, incluso es posible que ni se elija, que cuando se quieran dar cuenta ya deambulan por una senda tan escarpada y sinuosa que es de difícil escapatoria. En toda esta entrada he tratado-jugado con esa verdad-mentira que no es lesiva, que no proviene del mal, que a veces daña, como un efecto colateral, pero no es intencionada. De las otras mentiras no me interesa tratar ni con ellas quiero jugar.

Para acabar podía hacerlo con un maestro de la prestidigitación de la realidad, de la manipulación como Maquiavelo (me encanta releer y descubrir nuevos detalles en “El Principe”) pero creo que me iré al terreno de Nietzsche:

¿Qué es entonces la verdad? Una hueste en movimiento de metáforas, metonimias, antropomorfismos, en resumidas cuentas, una suma de relaciones humanas que han sido realzadas, extrapoladas y adornadas poética y retóricamente y que después de un prolongado uso, un pueblo considera firmes, canónicas y vinculantes. Las verdades son ilusiones de las que se ha olvidado que lo son; metáforas que se han vuelto gastadas y sin fuerza sensible, monedas que han perdido su troquelado y no son ahora ya consideradas como monedas, sino como metal

Anuncios

Publicado el 31 enero 2012 en Tonterías y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: