Acuerdo entre Sindicatos y Gobierno para la reforma de las pensiones


Bueno, estamos de enhorabuena… el gobierno y los sindicatos mayoritarios han llegado a un acuerdo para reformar las pensiones. Ya no habrá decretazo, habrá una nueva ley de seguridad social que modifique las condiciones de acceso a la jubilación. Estoy realmente entusiasmado, no pensé que se iba a llegar a acuerdo y creí que al final tendríamos que luchar contra un decretazo injusto, lesivo para los intereses de los trabajadores y trabajadoras. Que seguiríamos en la calle protestando, manifestándonos para defender los derechos que hemos, nos han conseguido, durante décadas de lucha obrera. Ya no estamos abocados a ir a las barricadas como con la reforma del mercado laboral.

Ahora que lo pienso, barricadas?, lucha? Me parece que me estoy equivocando en algo, creo que me equivoco de país o de momento histórico. La verdad viendo el resultado, que desde hace unos días realmente ya barruntaba, por qué no habrían llegado a un acuerdo en la reforma del mercado laboral, si total antes nos la clavaron y ahora nos la han clavado igual.

Cierto es que pocas armas tenemos, en las manifestaciones “multitudinarias” a las que he asistido para protestar por la reforma laboral y posteriormente para intentar parar los pies al gobierno y a los mercados en su afán de recortar derechos sociales, como es este caso, pocos éramos los manifestantes. Supongo que la desidia, la poca confianza en los resultados o, quizá, que es más sencillo protestar con los amigos que plantar cara al gobierno de turno ha hecho que el respaldo de los sindicatos haya caído de forma estrepitosa. Eso lo sabe el gobierno y los mercados. En buena medida también tiene culpa la buena labor de desinformación y de desprestigio urdida por los que manejan el poder, por los que manejan los medios de comunicación.

En definitiva, nos comimos la reforma laboral y ahora no ha hecho ni falta decretazo para modificar de manera sustancial un derecho tan arraigado, y que tanto esfuerzo ha costado conseguir y mantener, como es el de la jubilación.

Hace ya casi un año (lo hará el día 31 de este mes) traté el tema en la entrada “Reforma de la seguridad social”, entonces ya predije que uno de los objetivos era aumentar los años de cotización aunque entonces parecía que no era tema estrella. Argumenté mis razones y un año después por desgracia me veo con la razón en mi saca y desde ahora algo más pobre. Ya en febrero, iluso de mí, pedía movilizaciones por lo que se nos venía encima “Madrid 23 de febrero en defensa de las pensiones”.

Un año después, leo incrédulo (aún me queda algo de ilusión y creo en que determinadas luchas son posibles) que los sindicatos mayoritarios y el gobierno han llegado a un acuerdo en materia de pensiones. Para ese camino no habría hecho falta alforjas. Imagino que habrán pensado que un mal acuerdo es mejor que un no acuerdo. Yo creo que es todo lo contrario. Si hubieran legislado no hubiera diferido demasiado de lo que al final han conseguido y se hubiera podido pelear en la calle. Ah, claro…. Se me olvidaba… ¿en la calle quién pelea? Los cuatro descerebrados, ilusos, muchos de los cuales tenemos un trabajo más o menos estable y que probablemente hoy por hoy seamos los menos afectados por estas reformas (no sé mañana…). Pero aunque seamos 100 o 200 en vez de millones creo que ese acuerdo no debía de haberse producido… hoy ando de refranero… como he oído decir a una amiga en más de una ocasión: “para poca salud….ninguna”

En definitiva, nos comemos el aumento de la edad de jubilación, lo que es más grave si cabe el aumento de los años para el cálculo y seguimos cerrando puertas a los jóvenes para que entren en el mercado laboral. Así cuando entren su período de cotización será menor y aún cobrarán menos pensión. No voy a volver a entrar en argumentar lo que pienso, está todo dicho en la entrada que señalé antes  “Reforma de la seguridad social”.

Ah, como simple apunte, qué fácil es legislar para recortar derechos a los más débiles, a los trabajadores y trabajadoras, y qué difícil es reordenar el sector financiero, recuperar el dinero invertido en ayudas públicas a los mercados, controlar a los que han originado la crisis. Como siempre los poderosos lo son porque manejan los hilos en esta sociedad, son intocables y si hay ganancias ellos se llevan la mayor parte del pastel. Si hay pérdidas entre todos debemos pagarlas ycompensarlascon nuestro esfuerzo.

Simplemente quería exponer mi malestar, mi disconformidad y patalear que es lo poco que puedo hacer hoy. También quería recordar lo escrito hace un año para que no nos dejemos engañar por los que manejan la información y la manipulan. A pesar de todo sigo y seguiré afiliado a uno de esos sindicatos mayoritarios que han decidido llegar a acuerdo, aunque en esta ocasión, como en otras, no esté conforme y evidentemente lo haré notar tanto aquí, que es mi sitio, como en donde corresponda. Realmente la crisis económica se está convirtiendo también en una crisis de valores y de convicciones, eso me da mucho miedo. Cuesta arriba es difícil avanzar, pero cuesta abajo todo es dejarse caer y no tiene más límite que el del trompazo final.

 

 

Anuncios

Publicado el 27 enero 2011 en Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: