El Triskel


Ando despertándome o preparándome para ir a descansar después de un largo fin de semana, he dicho largo?, bueno no sé si voy o vengo, si me despierto o me duermo, que caos. Creo que los efectos del alcohol me vuelven a nublar la mente, o quizá debería cambiar de estupefacientes, larga es la semana, los fines de semana por definición son cortos, extremadamente cortos. Definitivamente, ¿me estaré volviendo un adicto al trabajo?, ¿acabaré prefiriendo estar trabajando porque en esos momentos me encuentro recogido, motivado y valorado?, creo que no estoy tan mal, aún. Sigo prefiriendo perderme en el descontrol del fin de semana, en las tardes de asueto después de una aburrida jornada laboral. Volver del trabajo y reencontrarme con mi hogar, con mi guarida, con mi templo protector.

Hablando de protección, hoy me apetecía escribir sobre otra tontería más, acabo de ver un colgante sobre la mesa, cómo habrá llegado ahí si lo tenía el viernes en el cuello, creo que tengo que poner cámaras en la casa para vigilar mis propios movimientos. El caso es que el colgante en cuestión tiene una pequeña historia, sobre ella voy a pasar de puntillas, me apetece hablar más del símbolo en si.

La pequeña historia del colgante viene de hace unos años, algo más de seis, estando en el festival de música celta de Ortigueira compré un triskel en un puesto de la calle, iba a decir de hippies pero creo que más bien era de artesanos o pseudo artesanos, vamos de los que se ganan la vida de feria en feria vendiendo adornos, colgantes y demás abalorios. Desde ese día el triskel me ha acompañado. Ha vivido, pegado a mi cuello, los acontecimientos que marcaban mi vida, en general, en ese tiempo, las cosas no me fueron nada mal, de hecho si tenía aprecio por los recuerdos del fin de semana en Ortigueira, más empecé a tenerle porque al final empecé a llevarlo como un pequeño talismán. Los humanos somos así o mejor dicho yo soy así de raro, reniego de un dios todo poderoso y me aferro a un trocito de plata como si ello pudiera facilitarme buenos momentos o hacerme la vida más placentera. En realidad mi mente no está tan obnubilada, sé que es simplemente un adorno, que me trae buenos recuerdos, pero que nada más es un simple objeto. No obstante, después de tantos años a mi lado le tomé cariño, podía tocarlo con mis dedos y él me hacía recordar buenos momentos, me transmitía cierto placer de rememorar sólo lo positivo que había vivido a mi lado, desde ese magnífico fin de semana hasta que desapareció de mi cuello. Sí, lo perdí, desapareció, me abandonó, justo unos días antes de que ocurrieran ciertas cosas que significaron un punto de inflexión en mi vida. Un día de Febrero de 2010 el triskel decidió que ya no quería estar a mi lado, quizá no quería ver como iba a continuar mi vida, o sencillamente prefirió quedarse con lo bueno y no arriesgarse a que en sus tres brazos cargase algo que no era de su agrado.

Busque el colgante en todos los sitios en que podía haber estado, yo sabía que se me había caído, o quizá que había saltado del cuello sin más. Parece una tontería pero después de tanto tempo a mi lado no tenerlo, no sentirlo me hizo pensar en malos presagios, en tormentas lejanas que se acercaban sin que yo pudiera evitarlas. El caso es que desde ese momento mi parte más irracional, más miedosa, más aprensiva necesitaba recuperar la supuesta fuerza que le daba tan pequeño ornamento. Sigo estando lo suficientemente cuerdo como para saber que es una tontería, que ni el que tenía hizo nada por mí, ni el sustituto lo hará. Aún así este verano no pude evitar la tentación y en un lugar en el que las xanas, los trasgus y demás seres mitológicos campan a su voluntad, en la cercanía de la tierra que me brindó la oportunidad de hacer mío un triskel, volví a adoptar uno de ellos. Mi cuello vuelve a estar ornado por tres alas,  tri askell, busqué uno igual, idéntico al que me abandonó, pero no lo encontré. Tuve que conformarme con un sustituto, uno que simplemente cubre un vacío hasta que de nuevo vuelva a encontrar ese que busco, gemelo del primero.

La verdad es que mi intención era hablar de mitología celta y del triskel en concreto, pero me estoy cansando de escribir, creo que voy a ir a dormir en breve y por lo tanto voy a ir cerrando la entrada, una cosa es lo que me planteo y otra lo que al final hago. Sólo voy a poner algo resumido acerca de lo que significaba el triskel para los antiguos moradores de tierras celtas e incluso pueblos anteriores a ellos, de los que heredaron numerosa mitología.

El triskel es un símbolo geométrico y curvilíneo formado por una hélice de tres brazos en espiral que se unen en un punto central, tiene una simbología altamente espiritual, simboliza el cambio, la búsqueda de la perfección, del equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu, el principio y el fin. Por ello se dice que el Triskel sólo lo podían portar los  Druidas.

En el libro de Palao Pons “El Libro de los Celtas”se peude leer: “Desde el punto de vista espiritual el trískel servía para dar paz de espíritu y estado de ánimo a aquellos que lo tocaban al tiempo que invocaban a sus dioses. El druida ha esperado durante mucho tiempo para tener sobre su pecho este elemento de culto y sabe que con la hoz, la vara, la virita, el caldero y el muérdago forma equipo de trabajo. Desde una perspectiva adivinatoria y trascendental el triskel será la puerta que se abre para entrar en el plano energético de los dioses. Los druidas meditaban mirando al triskel, lo reproducían en sus claros de bosque y lo grababan en las piedras y en las cortezas de los árboles. El trískel les permitía entrar en estados alterados de conciencia. El giro de los brazos rematados con esferas era el detonante capaz de lograr el desapego de lo material alcanzando así la trascendencia. La verdad es que solo hace falta relajarse y observar un triskel para a lograr un estadio de tranquilidad y paz interior. Si a todo esto le añadimos la ingesta de determinadas sustancias, seguramente alucinógenas, es muy fácil entender que los druidas viajaban al mundo de los espíritus con sólo ver o tocar su trískel. “

También se dice que en esa espiral que representa el triskel está representado el pasado, el presente y el futuro unidos en un punto en común. Quizá todos somos presente, hemos sido pasado y seremos futuro, pero somos una constante evolución, un cambio, un eterno buscar.

Bueno, ya tengo el triskel a mi lado, no es mi añorado amuleto, pero espero que viva conmigo tan buenos momentos como el otro. Espero que sea más fiel y no me abandone cuando las cosas se tornen de color gris, va siendo hora de dejar esto y descansar… la semana, con triskel o sin él será larga y hay que disfrutarla que no simplemente soportarla.

Anuncios

Publicado el 19 septiembre 2010 en Tonterías y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. hola jaja, buscando por google me topé con tu entrada… bueno solo aprovecho de compartir mi experiencia. me gustan mucho los triskeles, una vez mi papa viajo a francia y me trajo un collar con un triskel. desde ese momento me enamore del simbolo y bueno, lo usé siempre hasta que una vez se me perdió, lo busque desesperadamente y nunca apareció. todo eso coincidió con que una semana despues mi novia de ese entonces terminó conmigo… asi que fue una doble pérdida. ahora estoy con otra persona, y en enero me trajo otro collar con triskel de california… muy lindo pq es de plata. la cosa es que hace muy poco se me perdió… otra vez y no se si soy yo o son los triskeles que me anuncian algo jaja… bueno estoy de muerte pq me imagino que le costó mucho dinero y más encima no son muy comunes asi que horrible…:( no aparece en ningún lado y estoy segura que tiene que estar en mi casa… 😦 ahora estoy resignandome a comprarme otro, por tercera vez…

  2. He leído tu escrito sobre el Triskel…me ha gustado.Pero de alguna manera me entristece,buscar un símbolo para que ocupe el lugar de otro perdido….¿te suena?.Nada ni nadie ocupa el vacío que dejan los objetos o las personas que perdemos durante toda la vida,y pienso que tu triskel es algo mas que un símbolo,por eso me entristece,que no disfrutes de lo que tienes,si no que piensas en lo que tuviste,,,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: