Huelga General II


Hoy es viernes, 27 de Agosto, en la cercanía  barrunto el fin de las vacaciones, inicio del trabajo, vuelta a la normalidad. Espero que el 1 de Septiembre al menos llueva, haga mal tiempo y así la entrada de nuevo a la cotidianidad sea menos dura. Por lo demás no he escrito prácticamente nada en el blog desde Junio, en Julio no tuve tiempo nada más que para algún guiño fiestero, para mantener medio vivo el blog y de Agosto mejor ni hablar. Hoy me he sentado delante del teclado y cuesta saber por donde empezar, hay varios temas que tengo en la cabeza, pero como lo inminente es la vuelta al trabajo creo que puedo empezar tratando un tema candente sobre el que ya escribí, ahora en la distancia temporal lo escrito para mi sigue vigente, pero el final del cuento ya es otro.

En la entrada  “HUELGA GENERAL” , cuestionaba la oportunidad de realizar una huelga general, pensaba que era más interesante realizar otras medidas de presión para evitar las posibles acciones que el gobierno iba a realizar, azuzado y presionado por el Capital que maneja a su antojo a los estamentos nacionales e internacionales que se supone que deberían proteger y estar al servicio de los ciudadanos.

Posteriormente se han consumado los hechos, el 16 de Junio se aprueba el real Decreto-Ley 10/2010, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo. Durante casi 3 años se ha estado negociando una posible reforma en el mercado del trabajo entre los mal llamados agentes sociales, empresarios y sindicatos, evidentemente tal y como estaban las cosas no parecía que el escenario fuese optimo para una negociación entre iguales, nunca lo es pero en este caso, inmersos en una crisis económica sin precedentes y con un gobierno débil y no del gusto de los poderes más conservadores, mucho menos. Los empresarios sabían que si no había acuerdo, al final, conseguirían más por ley y además debilitarían aún más la consistencia del gobierno, preparando el camino a la entrada de un ejecutivo aún más conservador y con más afinidad a sus intereses.

La reforma, encima, ni siquiera es aprobada en el parlamento con consenso, aún parece pobre, descafeinada, ineficaz y cobarde para la mayoría de los grupos parlamentarios. Querían una reforma aún más profunda, aún les parece poco lo que se ha aprobado en el congreso y que ha dado su visto bueno en el senado, con alguna mínima modificación, no para mejorarla para los trabajadores y trabajadoras, si no para aún incidir más en los recortes a los derechos de todos nosotros y nosotras. Tan sólo se han pronunciado en contra por regresiva y por insolidaria los grupos de izquierda, su manifestación es simplemente testimonial porque no tienen escaños suficientes para modificar nada.

Mientras tanto ¿qué han hecho los sindicatos, los partidos de izquierda, las asociaciones vecinales, de jubilados, de parados….?, en fin todos los que se verán  afectados por las nuevas condiciones laborales, sociales, económicas. Evidentemente prácticamente nada de lo que yo creía que se debería haber hecho, al menos de cara a la gente de la calle, a las personas que se verán más perjudicadas por esta reforma. Sé a ciencia cierta que están trabajando en preparar una huelga general que sea exitosa, pero ¿qué significa que tenga éxito?, ¿que sea seguida multitudinariamente?, ¿que se pare el país? Y ¿al día siguiente qué?, ¿Va a cambiar algo? La reforma ya estará ratificada, no como Decreto Ley sino como Ley. Aprobada por el parlamento e inamovible. Sólo valdrá para dar pábulo a los que quieren elecciones anticipadas, pero nosotros nos la comemos, eso seguro. Está claro que lo único que se podrá sacar de la huelga es intentar evitar ataques posteriores, dejar claro que tiene al pueblo en contra e intentar que lo que se nos viene encima sea menor que si no tuvieran presión.

No sé si los agentes sociales, ahora sí, sindicatos, asociaciones…, que nunca me pareció la patronal agente social, como digo, no sé si los agentes sociales hubieran planteado la lucha en la calle a diario, en vez de dejarlo todo a una única carta de la huelga general, además en una fecha tan tardía, estaríamos en la misma situación o no, creo que no pero sólo es mi postura. Ahora evidentemente ya no nos queda más que la Huelga, y hay que hacerla. Si sale bien supongo que algunos se pondrán una medallita, otro se frotarán las manos porque ven más cerca el fin de este gobierno, pero es lo que nos queda para mostrar que los trabajadores y trabajadoras nos podemos mover y defender nuestros derechos. Aún quedan derechos que nos quieren arrebatar, aún pueden apretarnos más, pensiones, paro, privatizaciones…. Están atentando claramente contra el llamado “Estado de Bienestar”, cada vez más recortado pero aún existe y hay que defenderlo, no podemos permitir que sigan minándolo hasta que desaparezca  y al final vivamos en una sociedad insolidaria, donde sólo los más afortunados tienen determinados privilegios y la mayoría lucha por sobrevivir diariamente.

Ahora han tocado el mercado laboral:

La reforma laboral , tal y como está aprobada, hace más fácil, rápido y barato el despido, no mejora el acceso al mercado laboral, mantiene como acceso prioritario para los empresarios los contratos temporales puesto que las medidas para frenarlos son cantos al sol, no hay medidas claras para evitar la temporalidad injustificada, ni para frenar los abusos en esos contratos. Da más poder a las empresas en las negociaciones colectivas, permitiendo descuelgues salariales y de derechos en circunstancias nada claras y muy ambiguas, siempre beneficiando al empresario. Abre la intermediación laboral al negocio privado, levantando el veto a las empresas de trabajo temporal para que puedan trabajar en la Administración Pública. También pueden operar en sectores de riesgo como construcción y sanidad donde lo tenían prohibido.

Pero ya están lanzando mensajes de que no es bastante, de que no se van a conforma con eso, una vez aprobada como ley seguirán con las pensiones y no se pararán ahí.

En definitiva el 29 de septiembre hay Huelga General, a nadie le gusta ir a la huelga, pero o se hace algo o esto no tiene fin. Ya es un dicho que aún por manido no deja de ser cierto “la patronal es insaciable” y al final el más débil es el que paga los platos rotos. Cuando nos queramos dar cuenta nos han quitado hasta el aire para respirar.

Se nota que aún estoy de vacaciones, tengo la impresión de que el texto está deslavazado y poco claro, pero lo voy a dejar así, supongo que habrá alguna entrada más acerca de este tema antes del 29 de septiembre y estaré un poco más centrado. Sólo quería manifestar que hay que plantar cara a los que nos quieren quitar lo poco que tenemos. En este momento parece que el único camino que tenemos es manifestar nuestra postura con una Huelga General, pues tiene que ser un éxito y sólo lo será con el apoyo de todas y todos.

Anuncios

Publicado el 27 agosto 2010 en Sociedad y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: