PAN Y CIRCO


Hace algún tiempo que no escribo nada en el Blog , o no me organizo bien o las 24 horas diarias son escasas si quiero dormir una media de 5 horas. Menos mal que realizo única y exclusivamente las tareas que son de obligado cumplimiento. Hoy me he concedido unos minutos para completar una breve entrada, para mantener el cuaderno de bitácora vivo y por algo que me ha llamado la atención. No voy a escribir sobre nada nuevo, simplemente me apetece plasmar aquí unas sensaciones, unos pensamientos, manifestar incredulidad y un asombro ante una situación que no por esperada y conocida me deja indiferente.

Por circunstancias que no vienen al caso, tengo que ir a diario al centro de Madrid, me encanta esta ciudad. Casi la estaba olvidando y de la misma forma que la he ido perdiendo la estoy recuperando. No es la mejor época para disfrutar Madrid, al menos no a las 4 de la tarde, pero es cuando me acerco a ella. Es un gusto ver la gente pasear, moverse, ahora sí, sin prisas cuando el calor aprieta. Hoy en cambio, la ciudad se ha transformado, miles de personas se han vestido de rojo y amarillo y han salido a la calle. La ciudad multicultural y multicolor se ha transformado en un mosaico bicolor.

Recibimos a los HÉROES. Enviamos a nuestros mejores gladiadores a luchar contra las hordas extranjeras más salvajes y sanguinarias, les enviamos en busca de fortuna, crédito y honor. Ellos vuelven con los deberes cumplidos, cansados pero satisfechos por haber ganado la guerra, peleado en batallas impensables para los meros mortales. Nos traen gloria y reconocimiento, ESPAÑA ya es una grande.

Panem et circenses, pan y circo, su origen describía la costumbre de los emperadores romanos de regalar comida (trigo) y entradas para los juegos circenses para tener a sus vasallos distraídos de la política.

Estoy encantado de que la selección española de fútbol haya quedado campeona del mundo, por afinidad, por cercanía y en este caso hasta por juego me apetecía que ganase. De hecho, YO LO VI. No soy forofo, menos que eso ni siquiera entiendo la afinidad a los equipos de lo que sea, entiendo que por proximidad se pueda tener simpatía por unos más que por otros, pero no mucho más. No tengo intención en entrar en un juego de luchas por un reconocimiento, de luchas por ganar batallas, como si estuviéramos aún en tiempos pretéritos y hubiéramos cambiado las  guerras por el poder, por otras que, menos cruentas, también ocasionan conflictos y pueden dar lugar a los odios y enfrentamientos más encarnizados.

Dad circo al pueblo, se merece de vez en cuando alegrías, se merece momentos de distracción.  El pueblo lo necesita, no puede ser todo trabajo, penuria, supervivencia. Pero creo que el pueblo también merece pan, pero no un pan regalado y fácil como el trigo de los romanos. Ahora conseguir el pan es tarea complicada, no van a darnos la oportunidad de ganarlo, nos lo quitan, nos lo esconden, no nos lo facilitan. Tenemos que conseguirlo, pero no sólo obtener el pan, ahora demás tenemos la obligación de ganar la posibilidad de conseguir ese pan. En esta crisis que vivimos, el más perjudicado, el que paga los platos rotos, como siempre, es el pueblo. Es el gran damnificado, pero al contrario que con los juegos, que se lanza como poseído a la calle a vitorear a sus héroes, cuando tiene que salir a pelear por su pan, por sus derechos, una desidia inaudita le mantiene en casa, en su hogar. Me gustaría que en Madrid, que en todas las ciudades que van a festejar la victoria de la Selección de fútbol, se congregase la misma cantidad de gente defendiendo sus derechos, su pan, no su circo. No quiero extenderme mucho con este tema, sólo es un calentón más. Entiendo, como he escrito antes que queramos disfrutar, divertirnos, pero me parece que si empleásemos el mismo tiempo, la misma fuerza y dedicación a pelear por lo que es nuestro, por lo que realmente es necesario la sociedad podría ser un poco más justa, los líderes políticos nos tendrían más en cuenta y el capital se tentaría las ropas antes de apretarnos tanto, de jugar con nuestro futuro y el de los que se quedarán aquí cuando nosotros desaparezcamos. Dije que iba  ser una entrada corta y cumplo, a ver si duermo pronto y mañana empiezo un nuevo día, más o menos feliz,  gracias o a pesar de ser parte de un país que ha ganado un mundial de fútbol.

Anuncios

Publicado el 12 julio 2010 en Sociedad y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: