Recuerdos y esperanzas


Hoy he hablado con una AMIGA, lo escribo con mayúsculas porque si no lo hago así no cabría todo lo que la aprecio y quiero, a pesar de la distancia, no sólo física si no temporal, desde que caminamos juntos en el añorado desierto del Sáhara en el año 2004, desde que compartimos espacio y experiencias en los campamentos de refugiados saharauis, ha estado a mi lado al igual que nuestras otras dos acompañantes. Se puede estar al lado de alguien sin tener contacto, a veces la vida une tanto que ni la vida misma, caprichosa, puede separar.

En tiempos revueltos nos agarramos a lo bueno y a las cosas que nos han llenado el corazón de felicidad, de esperanza y de ganas de vivir. En esos mismos tiempos nos cuesta trabajo olvidarnos de la maldad, de las traiciones, o simplemente de todo aquello que te hace dudar de que tu vida sea especial, de que tu vida vale la pena ser vivida. Ya lo escribí una vez, los malos no pueden adueñarse del guión, los que traicionan deben ser apartados y no pueden, ni deben conseguir que dudemos de nuestros principios, que dudemos de lo que somos y de que merecemos aprovechar lo que nos llega. Debemos tener una visión más global y ver  la realidad, que los que sufren son otros, que nosotros sólo pasamos por momentos complicados. Muchas veces no podemos ayudar a las personas que nos rodean y se merecen ser felices, todos nos merecemos ser dichosos, pero algunos hacen más méritos que otros, lo malo es que al final vemos con dolor que los que menos méritos hacen más felices son, y a los que queremos y deseamos lo mejor sufren y con ellos nosotros también lo hacemos. Cuántas veces nos hemos sentido como si hubiéramos sufrido un grave accidente de automóvil y el que lo ha provocado no sólo huye de la escena del siniestro, si no que además viaja tan feliz a su destino, a su fiesta, indemne, riendo y disfrutando, sin volver la vista atrás, sin remordimientos.

En este contexto de recuerdos, de reencuentros, de buscar las ganas de vivir que se escapan entre los dedos como la misma arena del desierto, he recuperado una carta que envié a mis acompañantes del viaje a los campamentos de refugiados en Argelia (entonces nos denominamos parvulariamente el dream team). Quizá no sea muy púdico reproducirla, es algo muy personal, algo muy sentido, pero me gustaría que para alguien a quien quiero sirva de punto de apoyo para seguir hacia delante, mirar para arriba y desafiar cualquier contratiempo pisando fuerte, tan fuerte como a veces el cariño nos une, como la bondad y la fuerza de la virtud nos ha de ayudar a mantenernos en pie, vivos y con la ilusión siempre renovada de que vale la pena luchar y sentir.

Esa experiencia fue única, tan única que me da miedo intentar reproducirla con otro viaje, sé que en esas “aventuras” se recibe mucho más de lo que se da, ahora tampoco puedo aportar mucho, quizá en un futuro próximo pueda ayudar la enésima parte de lo que me ayudaron entonces. La carta fue redactada unas pocas horas nada más volver del viaje a los campamentos, así que todo lo vivido estaba aún a flor de piel, todo aún era sentido, más que recordado, todo supongo que también fue magnificado, pero en el fondo todo fue real y desde ese día ninguno fuimos iguales, ni mejores ni peores, pero seguro que nos dejó una huella que aún perdura como una cicatriz de las que a uno le da gusto aún mirar.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches…. da lo mismo en qué momento del día hayáis leído este mensaje puesto que, seguro, en cualquiera de esos instantes habéis cerrado los ojos, ya no secos y terrosos por la arena que pisamos, si no húmedos y limpios por los recuerdos que almacenamos. El Sábado nos pareció que dejábamos atrás a una familia (nuestra familia), aunque nueva para la mayoría, es evidente que ya nos dimos cuenta entonces, y lo hemos verificado en estás pocas horas de nuestra cotidianeidad, perenne para todos.

Dije “nos pareció” porque el corazón los arrancó de ese pedazo de tierra cruel, dura, seca e injusta  y se vinieron, polizontes consentidos, en nuestras cabezas. Hubo un trueque de vidas, de sentimientos, que bajo las lágrimas, suyas y nuestras, que se unieron en el seco pedregal convirtieron dos mundos en uno, una parte de nosotros se quedó allí, no pienso que fuese como condena si no como libre, franca y responsable decisión para que parte de ellos se vinieran con nosotros, para que OLVIDO sea una palabra sin  sentido en una relación tan corta como intensa.

No quiero, no pienso, analizar que ha pasado en estos días, no me importa. Sí quiero agradeceros haberme permitido compartir con vosotras esta última semana. No sé si nuestro equipaje es lo suficientemente rico para poder agradecerles a ellos, no sólo los momentos que nos han regalado si no, más allá, su propia existencia,
su esperanza y su capacidad para poder mostrarnos sus sonrisas, en muchos casos tan roídas y ajadas por la precariedad como brillantes y hermosas por su significado.

Con nosotros siguen, están detrás de nuestra silla en el trabajo, en nuestra casa, en nuestras vidas todos los que han ido aferrándose nuestro corazón, desde la pequeña Lamira hasta el “gran elefante”  Mahamud con la siempre silenciosa, pero omnipresente, Enhebuha;  Lima, Monina, nuestro Neo Abdu, Yahil; el trío calavera: Hamma,  Bahia y el “tranquilo” Elhas, Enhebuha pequeña y todos los que  pasaron y nos regalaron un instante de su tiempo, puede que no  sepamos escribir bien sus nombres pero no olvidamos sus caras. No me olvidé de Lamira, no sólo por ser nexo de unión entre ellos y Eva, y  por ende, por ser nexo de unión entre ellos y nosotros, si no por ser fiel reflejo de quienes son, de como son y de como pueden penetrar en el corazón de la persona que tienen delante, de como dan lo que no tienen, miento, dan lo que son que es más importante que lo que poseen.

Me apetecía escribir y leer lo que escribo, me apetecía que el primer correo que os mandase, inmediatamente después de nuestro  viaje sin retorno, no fuese simplemente un chiste o cualquier otra chorrada de las muchas que os mandaré. El dream team comenzó siendo un equipo en el que creímos, el mejor equipo que podíamos formar, el “equipo soñado”; pero al final el verdadero significado de dream team me gustaría tomarlo, no como el “equipo soñado” si no el “equipo de los sueños” dreams team, creo que hemos sido afortunados  en participar de este sueño de viaje y espero que nuestros más profundos sueños, nuestros más íntimos anhelos y deseos se cumplan al igual que tuvimos la fortuna de encontrar en la lejanía de uno de los territorios más inhóspitos de la tierra (La Hamada) más razones para seguir creyendo, para seguir luchando, para seguir amando, y, por supuesto, más importante, que su lucha no sea estéril y su SUEÑO, que ahora también es nuestro, se cumpla.

EN SU MEMORIA EN NUESTRA MEMORIA

SALUD Y REPÚBLICA

Anuncios

Publicado el 19 mayo 2010 en Tonterías y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. La gente siempre acaba sorprendiendote……

  2. Hola amigo mío, he vuelto a recuperar este post tuyo…sólo estaba navegando un rato por tu blog y casi como la lluvia que nos acompaña en estos días, llevada y traída por el viento, he llegado hasta aquí…y he recordado la carta y he recordado el sentimiento y nos he recordado y no he podido más que sonreír mientras se me caía una lágrima… Gracias x traerme esta sensación. Os quiero.

    • Sherezade amiga mía me alegra oir tu voz en esta noche lluviosa, esa sensación no te la he traído yo que ya viniste con ella del desierto y espero que la conserves siempre como yo lo hago. Tuya, Encarna en las ondas….

      Sherezade, Sherezade, Sherezade vaya con el nombrecito de los cojones porque tú y yo sabemos que eres de un pueblo de Toledo, eso sí con nombre Árabe, que si no…..Ya me imaginaba en las mil y una noches…

  1. Pingback: ¡AHLAN! | Cajon Desastre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: