Canon


Desde hace unos años, sobretodo desde que el crecimiento de las redes P2P se ha consolidado, los distintos gobiernos, empujados por lobbies de presión encabezados por grandes multinacionales de la industria de la música y el cine, han pretendido legislar para penalizar y perseguir los intercambios entre particulares de música, cine y últimamente literatura.

Se habla mucho de pérdidas económicas, de ánimo de lucro de los responsables de las páginas WEB que fomentan o facilitan el intercambio. Evidentemente hay pérdidas económicas para la industria, igual que tendría pérdidas económicas los atracadores de bancos si les pillase la policía después de haber robado. Las cuentas que se hacen es que si hay X descargas eso supone que pierden esa cantidad de ventas y por lo tanto esos ingresos. No dicen que sólo una mínima parte de esas descargas se convertirían en ventas debido a sus excesos, a sus insaciables ansias de obtener ganancias que se han traducido a lo largo de todos estos años de vacas gordas de la industria audiovisual en vender a unos precios prohibitivos, obteniendo beneficios exagerados.

Los autores, bien alimentados durante años por esta industria, ven como sus ingresos también merman, el hecho de que los royalties les asegurasen unos devengos vitalicios les ha hecho acomodarse a lo que los capos de la industria audiovisual han querido. Hacer un par de buenos productos ya les asegura unos ingresos al margen de que vuelvan a hacer algo que a los consumidores les pueda interesar, o al menos al margen de que se lo trabajen haciendo conciertos u otros proyectos.

¿Te imaginas que cada vez que entres en un edificio le tengas que pagar al arquitecto que lo diseñó?.
¿O que cada vez que pases un puente tengas que pagar a la familia del ingeniero que lo calculó?.
¿O cada vez que montes en avión al ingeniero que lo diseño?
¿Y que me cuentas del médico que salva la vida a un enfermo?
¿Le tendría que pagar el afortunado sanado un euro al día al doctor por cada nuevo sol que ve salir por haberle curado?

Todos hacemos nuestro trabajo y no pretendemos que el ya realizado nos lo paguen, mes a mes, hasta la muerte. Pero nuestros artistas parece ser que son especiales.

Podría hablar de la cultura, del acceso a la cultura mejor dicho, y de la fuente de poder que ello conlleva. Los gobiernos, o mejor dicho los gobernantes, ya sean los elegidos democráticamente o los ocultos en sus poltronas, banqueros, empresarios… siempre preferirán a un pueblo que puedan manejar, un pueblo inculto para tener asegurada su preeminente posición. Maquiavelo lo dejó bien claro, negro sobre blanco en su magistral obra “El Príncipe”, aprovecho para aconsejar su lectura. Pero escribir acerca de eso lo dejaré para otra entrada del blog.

Recientemente se reunió la Ministra de Cultura, Sinde_SGAE, con un grupo elegido de usuarios de Internet, para explicar lo relacionado con descargas e Internet que estaba presente en el Anteproyecto de Economía Sostenible en el que está trabajando el Gobierno de España. La reunión parece que fue un fiasco y los interlocutores salieron bastante enfadados. A raíz de ello ha habido movilizaciones, y actuaciones de colectivos que se ven amenazados por dicho anteproyecto.  Entre ellas hay un manifiesto que me gustaría publicitar y que reza de la siguiente manera:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Al margen de este manifiesto hace tiempo que hay movimientos de internautas intentando defender nuestros derechos, es interesante la carta promovida por la Asociación de Internautas que no voy a plasmar aquí pero sí quiero dejar su enlace.

Carta por la Innovación, la Creatividad y el Acceso al Conocimiento

Creo que es fundamental movernos, defender la cultura como algo social, no como un negocio del que somos consumidores. Un pueblo es por lo que conoce y por lo que es capaz de hacer y eso necesita de un abono rico en cultura y conocimiento. Que nadie decida por nosotros es algo por lo que vale la pena luchar

Anuncios

Publicado el 13 diciembre 2009 en Sociedad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: