UNA VISIÓN DE LA TEORÍA DEL CAOS – LAS REFORMAS


Qué es exactamente el caos. El nombre de “teoría del caos” viene del hecho de que los sistemas que describe la teoría están aparentemente desordenados, pero la teoría del caos es en realidad encontrar el orden subyacente en los datos aparentemente aleatorios.

Vamos a tomar un concepto como es la dependencia sensible de las condiciones iniciales. Sólo un pequeño cambio en las condiciones iniciales puede cambiar drásticamente el comportamiento a largo plazo de un sistema

Caos no significa desorden ni comportamiento aleatorio, son sistemas complejos “no lineales”, que tienen entre otras propiedades, un comportamiento ordenado y razonable, bajo un disfraz lleno de opuestos y un “aparente” desorden. Por ejemplo, las organizaciones y la economía, son sistemas complejos y caóticos.

La alta sensibilidad a las condiciones iniciales de estos sistemas, es conocida como el “efecto mariposa de Lorenz”, (matemático y meteorólogo, que trabajó en este tema en la década de 1960), el cual dice que “un aleteo de una mariposa en California puede generar un tornado en Japón”. Son sistemas irreversibles, partimos de un estado X y luego el sistema pasa a un estado Y, pero si pudiéramos volver marcha atrás, no volveríamos a X dado que es un sistema complejo, “tal como es la realidad” y en cada transformación se pierde información, por lo cual nunca se pueden reproducir exactamente las mismas condiciones.

Si aplicamos esto a las organizaciones o las personas, un pequeño cambio en una decisión inicial puede generar resultados totalmente diferentes al cabo de varios ciclos de decisiones (recursivas) en el tiempo, o sea el resultado de cada decisión genera los datos iniciales para tomar otra decisión.

Es importante, considerar que TODAS las decisiones tienen un componente de “beneficio” y otro de “costo” (algún aspecto negativo que genera la misma, visible u oculto, aunque en el límite tan solo sea el costo de oportunidad de haber podido tomar alguna decisión mejor). En general las decisiones que toma la gente, generan rápidos beneficios y disparan en el tiempo los costos, con lo cual tienden a pensar erróneamente que el costo es cero.

Vamos a poner un ejemplo de caos, imaginemos por un momento que tenemos una casa antigua, no muy cuidada y con bastantes reformas por realizar. En esa casa tenemos unos cuartos que están muy deteriorados, con los techos a punto de caer.

Se nos ocurre una idea, como es un espacio no utilizado podemos hacer uso de ellos para montar un pequeño negocio, dar unas clases, o por ejemplo la brillante idea de dar masajes.

Hacemos cuentas de los beneficios que nos ocasionaría hacer ese negocio y como, en cualquier caso, hay que reformar los cuartos porque se caen a pedazos decidimos que los beneficios obtenidos en el negocio compensarán los gastos o costes de la reforma.

Pero claro si la casa necesita una mano de pintura no vamos a dejar eso de lado. Si queremos que nuestro negocio funcione. Tenemos que asumir trabajo y coste adicional, con el que no contábamos, para suplir las carencias de pintura de la vivienda.

La vivienda queda bastante bien pintada pero el patio ya desentona con lo que hemos hecho, un patio con parte solado y el resto con hierbajos queda raro, mejor ponemos el suelo en todo el terreno, así que compramos unas losetas que cubran la parte que no está solada. Pero claro, no vamos a dejar una parte con un tipo de loseta y otro con otra, alquilamos un martillo neumático para quitar la parte que está solada y para que todo el patio tenga el mismo aspecto.

Vaya, con el martillo neumático se nos ha roto una tubería de agua y un desagüe, deberíamos cambiar todos los tubos antes de poner el suelo, así queda todo saneado. Nos está costando cada vez más dinero y tiempo  haber decidido montar un negocio.

Pero ya que hemos empezado y con lo bien que se ha quedado las primeras habitaciones, por qué no quitamos el suelo del dormitorio, cambiamos las vigas que son de madera y les hace falta un repaso y ya que tocamos el techo lo bajamos a una altura estándar. Claro que como hemos tocado suelo y techo podemos quitar las humedades de las paredes y cambiar los enchufes ..vale y también cambiar los puntos de luz y los enchufes…

Así podemos continuar hasta el infinito y más allá, todo parte en principio de un desorden, de improvisación pero yo en el fondo sé que es una situación perfectamente definida y meditada. Una buena aproximación a la teoría del caos, mucho mejor que la de la famosa mariposa que sólo ocasiona tormentas en el otro extremo del mundo.

En definitiva, odio las obras, odio las reformas y este blog sigue vivo a pesar de ellas….

Anuncios

Publicado el 25 noviembre 2009 en Tonterías y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Al hilo del comentario anterior, estamos hablando de que como en el efecto mariposa o en el poder de lo pequeño si nos aliamos, si nos unimos, podemos cambiar el mundo?, es posible mediante la unión de los iguales la destrucción del poderoso, del final de la pobreza, la injusticia, las luchas fratricidas?
    Hablamos de la teoría del caos o de utopía, o al final la utopía refleja la teoría del caos en un modelo social óptimo, sin aparente orden, pero con un ordenamiento intrínseco tan bello como el mejor fractal.
    En cualquier caso, aun odiando las reformas, viva la meta utópica pues es la única que nos hará avanzar.

  2. qué bonito qué bonito qué bonito

    Quería comentar que referente al poder de lo pequeño, nuestras acciones individuales pueden parecer que no valgan para nada, pero según la teoría del caos eso no es cierto, y además puede repercutir notablemente en lo colectivo. Una persona puede votar afirmativamente a una propuesta, sin estar de acuerdo, tan sólo por que los demás compañeros la han aceptado. Según el poder de lo pequeño, el voto negativo podría haber originado un pequeño caos y se podría haber reformado dicha propuesta, mejorándola y haciendo avanzar al sistema. En conclusión, el ser positivo o negativo, puede afectar tanto a lo colectivo como a nuestro propio ser. (Para qué veas el poder de una pequeña piedra volcánica)
    Yo también odio las obras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: